Facebook Twitter RSS Reset

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue PresoGIF

Albert Pierrepoint, el más famoso verdugo británico, llevó a la horca a 433 hombres y 17 mujeres en 24 años de servicio a la corona británica.

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

El célebre verdugo ejecutaba a los reos con una técnica veloz y eficiente, respetando su dignidad , sin aflojar los nervios ni conmocionarse ante la crueldad de un oficio al que se sentía destinado, y de camino al patíbulo, clavaba la mirada en el reo, inmovilizaba sus pies y manos, le cubría la cabeza con un trozo de tela blanca y le ajustaba la soga al cuello.

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

 Accionaba después la palanca de la trampilla hacia la muerte sin desvelar emoción alguna.

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

 También imponía respeto mientras liberaba el cuerpo del ahorcado, revisaba la profundidad de la herida y limpiaba su piel sin vida. “Esta persona ha pagado el precio por sus pecados. Lo que queda de él merece ser tratado con dignidad”, solía decir a sus ayudantes.

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

A Pierrepoint le enorgullecía el trabajo bien hecho. Aprendió el oficio de su padre y de su tío -Henry y Thomas, respectivamente-, y depuró la técnica hasta convertirse en el más eficiente verdugo en la historia judicial británica.

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

La destreza radica en hacer el ajuste necesario para la persona: un nudo muy corto causa el estrangulamiento y muy largo la decapitación.

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

 Siguiendo al pie de la letra la Tabla Gubernamental Oficial de Caídas de 1913 (la pequeña gema de la burocracia británica), Pierrepoint media literalmente a sus clientes, calculaba su peso y altura, observándolos cuidadosamente, muchas veces oculto desde algún punto de la celda.

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

 Anotaba en un diario detalles de cada ejecución, y en 1951 registró su mejor marca: siete segundos tardó en ahorcar al preso James Inglis.

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

 Era el número uno en la lista oficial de justicieros, y en una declaración atribuida al mariscal británico Montgomery, este dice: “Quiero que el mundo sepa que nuestras ejecuciones son las más eficientes y las más humanas”, ya que el célebre militar le había confiado el ahorcamiento de 200 nazis.

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

Inglaterra dio trato de héroe al verdugo de los nazis. Pierrepoint no perseguía fama, y la súbita popularidad precipitó el fin de su doble vida.

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

 Había guardado con celo el motivo de tantos viajes, los secretos contenidos en su diario. La horca le había asegurado prestigio entre las autoridades y una mejor posición social, pero no era tema de conversación en casa ni en la calle.

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

Pierrepoint se veía como un brazo inevitable de la justicia. Sentía que era un deber a cumplir en la intimidad, una tarea secreta y sagrada, una vocación que le había marcado el destino. 

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

Con la paga del Home Office, Pierrepoint pudo dejar su trabajo de repartidor de verduras y adquirir un bar en el norte de Inglaterra.

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

 Era jovial delante y detrás de la barra, le gustaba cantar y hacer gracias a dúo con su amigo Tish. Llevaba en secreto el otro negocio, el que implicaba ausencias esporádicas de su ciudad. 

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

En cárceles de Inglaterra, Irlanda, Austria, Alemania ajustició a cientos de sentenciados a morir asfixiados por el cuello, y siguió en la brecha incluso después de colgar a un íntimo amigo, hasta que finalmente presentó su renuncia en 1956.

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

 Nueve años más tarde se registraron las dos últimas ejecuciones en el Reino Unido, y en 1965 el Parlamento de Westminster aprobó la abolición de la pena capital.

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

En su autobiografía, Pierrepoint no explica los motivos de su dimisión ni parece arrepentido del papel desempeñado en la Administración de justicia. Pero la experiencia de verdugo le demostró que la pena capital no cumple su objetivo.

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

Mató a Más de 450 Personas y Nunca Fue Preso

Máscara en yeso de Pierrepoint

 “Si la muerte fuera disuasoria, yo debería saberlo. Todos los hombres y mujeres que he encarado en ese momento final me han convencido de que lo que yo he hecho no ha prevenido un solo asesinato. Si la muerte no sirve para disuadir a una persona, no debería preservarse para disuadir a ninguna otra”.

No comments yet.

Leave a Comment