Facebook Twitter RSS Reset

Mascherano: a chile le ganamos solo con la camiseta

Mascherano: a chile le ganamos solo con la camisetaMascherano: a chile le ganamos con la camiseta

claro que ganar es la cuestión: para eso se compite a nivel profesional. Pero son las formas de ganar lo que enamora. Y las formas de perder son lo que entristece. Y en las formas están expuestas las razones de por qué muchos de los apellidos que desfilaron en los seleccionados “sin títulos” de los últimos años nunca irán a parar al rincón de los injustamente llamados “perdedores ilustres”.

En ese renglón está Javier Mascherano. Jugador valiente para hacerle frente a los grandotes del equipo rival (como contra Bélgica en Brasil 2014 o como contra Panamá en esta Copa América Centenario).

Y también valiente para llorar por una derrota, al punto de preguntarse en voz alta ante las cámaras de televisión si el problema de que la selección no gane es él. Obvio que la frase, dicha bajo emoción violenta, está bastante lejos de lo cierto.

Si hay un jugador hecho para la selección, ese es Mascherano. Debutó primero de celeste y blanco y luego en su club.

Si Messi es el que maravilla, Mascherano es el que emociona. Por las formas. Y hasta cuando pierde cautiva. Si conmovió a todos con sus cortes ante Alemania aún con el partido 0-4.

Ni hablar la vez que le tapó el gol a Robben en la semifinal del Mundial. Lo de romperse “todo” fue más literal que nunca aquella vez.

Si de Messi se puede discutir sobre algunos de sus rendimientos en la selección, de “Masche” hay bastante menos que debatir.

Tan líder es que dejó el simbolismo de la cinta de capitán para un Messi que no tiene las características de mando que suelen esperarse (caudillo, por ejemplo). Ceder comodidad propia para “el bien común”, para colaborar en el crecimiento de la confianza del compañero, es una grandeza que él también tiene y que no perderá aun “perdiendo” la final de hoy.

Pero hay que decirlo: ni Messi merece tanto un título como él.

No comments yet.

Leave a Comment