Facebook Twitter RSS Reset

(Mardel) Tiene 15 años, salió a matar y su papá lo entregó.

(Mardel) Tiene 15 años, salió a matar y su papá lo entregó.

(Mardel) Tiene 15 años, salió a matar y su papá lo entregó.
Tiene 15 años, mató a un joven en un asalto y lo entregó su papá
Mar del Plata.La víctima, de 19 años, intentó defenderse y recibió un balazo en la cabeza. El acusado ya había sido detenido en febrero por el crimen del ex novio de su hermana.
(Mardel) Tiene 15 años, salió a matar y su papá lo entregó.

Como si se hubiera tratado de una tregua, luego de algunas semanas sin crímenes Mar del Plata volvió a ser sacudida por el asesinato de un joven de 19 años que intentó defenderse de un asalto. Lo mató un chico de 15 años que en febrero de este año había cometido otro homicidio: apuñaló a un ex novio de su hermana. Estuvo detenido y quedó en libertad. Esta vez, fue su papá quien lo entregó a la Justicia.

Por estas horas el acusado sigue el mismo proceso que cuando cometió su primer homicidio. En ese entonces fue alojado en el centro de recepción de menores y luego, a partir de una medida cautelar, pasó a un instituto para ser tratado por sus adicciones. Pocos días después regresó a la calle y, seis meses más tarde, volvió a matar.

El lunes a las 18, acompañado por su hermano y un amigo, el adolescente encaró a dos jóvenes que estaban en una plaza del barrio Los Pinares, en Rejón y Gorriti. Los amenazó con un revólver e intentó asaltarlos.

Según informaron fuentes del caso a Clarín, las víctimas se defendieron. Y todo terminó en tragedia: el menor le apuntó a uno de ellos, Lucas Leguizamón (19), y gatilló tres veces. La bala no salió. Pero la cuarta sería la vencida. El joven recibió un disparo en la cabeza y murió horas después en el Hospital Interzonal Oscar Allende.

Aunque las primeras versiones hablaron de un ajuste de cuentas o de un supuesto accidente, la declaración de uno de los testigos, amigo de Leguizamón, permitió determinar que se había tratado de un intento de robo. 

Según relató el joven, fueron tres los adolescentes que los increparon cuando estaban en la plaza. Los investigadores suponen que se conocían porque eran del mismo barrio. Pero descartaron que hubiera un conflicto previo entre ellos. “El menor de 15 años, revólver en mano, fue el que les dijo que entregaran todo lo que tenían. Ellos se negaron y fue ahí cuando comenzó a gatillar hasta herir a la víctima”, detalló una fuente del caso.

Tres horas después del crimen, el papá del acusado decidió entregarlo a la Policía. El adolescente quedó a disposición de la fiscal de Responsabilidad Penal Juvenil Mariana Baqueiro y ayer se negó a declarar. Anoche, todavía no habían hallado el arma utilizada en el homicidio.

Fue la misma fiscal Baqueiro la que intervino en el crimen de Jonatan Escobar, de 18 años, el 7 de febrero de este año. La víctima había sido pareja de la hermana del menor, que entonces tenía 14 años. Estaban en una casa de Ricardo Rojas 49, discutieron y el más chico le dio una puñalada en el esternón. Lo detuvieron horas más tarde.

(Mardel) Tiene 15 años, salió a matar y su papá lo entregó.

“Estuvo en el centro de recepción de menores, hubo una medida de abrigo y se lo alojó en la Posada del Inti (un centro de rehabilitación de drogadicción y alcoholismo). Luego fue sobreseído”, explicó a Clarín la fiscal Baqueiro. Anoche, el adolescente había sido trasladado a Batán. Fuentes del caso adelantaron que seguramente siga los mismos pasos que cuando cayó por el homicidio de su ex cuñado. 

Amigos y familiares de Leguizamón, un apasionado de las motos, lo despidieron ayer a través de las redes sociales. “Todavía no caigo amigo. Alto pibe eras. Siempre con esa sonrisa en tu cara. Te voy a re extrañar, eras como mi hermano mayor”, escribió Germán en su perfil de Facebook. “No sabés lo que darías porque vuelvas un rato”, agregó “Chechu”.

El asesinato de Leguizamón elevó a 45 el número de víctimas que acumula Mar del Plata en lo que va del año. Se trata de muertes por conflictos personales, violencia familiar y hechos de inseguridad. Por una decisión política, y luego de cinco meses de gestión, ayer dejó la Secretaría de Seguridad el diputado Rodolfo Iriart. El cargo lo ocupará ahora Fernando Telpuk, jefe de la Policía Local, que aún no debutó y estaría lista, con sus primeros agentes en la calle, para el inicio de octubre.

“Es cierto, Mar del Plata no es Disneylandia pero tampoco es lo que los medios expresaban hace cinco meses”, dijo Iriart en su despedida de una ciudad, que en estos días mantiene refuerzo federal, con cientos de efectivos de la Prefectura Naval en las calles. Son más de 300 agentes que llegaron en abril, luego de un fin de semana en el que hubo cinco crímenes.

delincuente
(Mardel) Tiene 15 años, salió a matar y su papá lo entregó.
mato a un joven

(Mardel) Tiene 15 años, salió a matar y su papá lo entregó.

homicidio

(Mardel) Tiene 15 años, salió a matar y su papá lo entregó.

No comments yet.

Leave a Comment