Facebook Twitter RSS Reset

Marcelo Gallardo: “En Nacional me recibí de técnico”

Cualquier nacionalófilo recuerda con mucho cariño el nombre de Marcelo Gallardo. Campeón Uruguayo como jugador en la temporada 2010/2011 y, luego de colgar los botines, como entrenador, en la 2011/2012, el argentino tiene muy presente su paso por el conjunto tricolor, donde según le confesó al periodista Diego Borinsky, autor del libro “Gallardo Monumental”, se “recibió” de entrenador.

Por Guille Bueno

El fenómeno despertado por el multicampeón internacional River Plate dirigido por Gallardo animó el interés del periodista argentino Diego Borinsky, quien dedicó casi el último año a mantener un diálogo constante y cercano con el estratega nacido en Merlo, Buenos Aires, para así plasmar esas charlas en un libro muy rico, donde se conoce por dentro la “vida, pensamiento y método de un líder”.

Borinsky, periodista de El Gráfico, Cadena 3 y Fox Sports, comentó a Espectador.com que “el motivo fundamental para escribir el libro fue que nunca había visto jugar a River como lo hizo en los dos primeros meses de la era Gallardo. Sumado a esto que le había hecho la nota de las 100 preguntas para El Gráfico en febrero de 2014 y me sorprendió gratamente el personaje. A Marcelo lo conocía de entrevistarlo un par de veces como jugador, pero en esa nota larga de 2014, cuando se acercaba a los dos años sin trabajar, realmente me sorprendió la seguridad y convicción en sus respuestas. También me gustó en esos dos meses cómo se desenvolvía en las conferencias, cómo contestaba. Y también porque era el DT de River y yo soy de River, así que motivación duplicada. Se lo propuse a los dos meses de asumir, al principio me dijo que sí, luego dudó y finalmente me confirmó en abril del 2015″.

Adiós jugador, hola DT

Ganador de la Copa Sudamericana en 2014 y, en 2015, de la Libertadores, la Suruga Bank y la Recopa Sudamericana, además de alcanzar la final del Mundial de Clubes, el “Muñeco” consiguió ser uno de los técnicos más respetados a nivel mundial. Encuestas entre periodistas y ránkings de organismos deportivos lo sitúan entre los mejores entrenadores del globo. Sin embargo, quienes hoy lo premian quizá no recuerdan que el palmarés de Gallardo como DT no comenzó en River, sino en Nacional.

Tras su tercer paso como futbolista de River Plate, Gallardo estaba pensando seriamente en retirarse de las canchas a mediados del 2010. Dueño de una calidad técnica y una inteligencia magnífica, pero de un débil físico (“motor de Ferrari en carrocería de Fiat 600”, como el kinesiólogo de River, Jorge Bombicino, lo define), las lesiones lo persiguieron toda su carrera.

La oferta de Nacional, el convencimiento de los dirigentes de esa época en el tricolor (presidencia de Ricardo Alarcón), lo llevaron a optar por cruzar el Río de la Plata y calzarse la del tricolor, como forma de despedida de los rectángulos de juego.