Facebook Twitter RSS Reset

Manual de levitación de Buda

RAMT HA

BUDA Y LA CIENCIA DE LA LEVITACIÓN

___________________________________________________

Cuando se abre el loto de los mil pétalos

Esta colección de enseñanzas fue creada para todos los estudiantes de la Gran Obra que aman las enseñanzas de Ramtha.

Prepárate.

Abre tu mente al aprendizaje.

Sé un genio.



¡Bienvenido a la Escuela de Misterio!


LOS ESTADOS DE CONCIENCIA LOCALIZADOS EN EL CEREBRO

________________

Saludos, mis hermanos maestros. Os saludo desde el señor Dios de mi Ser al señor Dios de vuestro ser.

Oh, mi amado Espíritu, el sagrado,

tu reino y tu poder omnipotente.

Oh, mi amado Espíritu, a tí te entrego

mi alma humilde, para que rehagas

y reconsideres mi destino. Oh, mi amado Espíritu, que desde la creación resides siempre en mi vida, eso deseo de tí.

Que así sea. Por la vida.

BUDA Y LA CIENCIA DE LA LEVITACIÓN

¿Se te ha ocurrido, puesto que hemos estudiado el cerebro en partes integrales, que cada parte integral aloja un estado diferente de conciencia? ¿No sería lógico eso? ¿Para qué tener este maravilloso y enorme organismo con todos estos distintos compartimientos en él, si su único trabajo es funcionar con gasolina súper? ¿Y si en realidad puede funcionar con todo? ¿Y si en realidad cada área del cerebro está específicamente sintonizada con áreas específicas de la conciencia?

Por ejemplo, las personas psíquicas muy dotadas operan desde su cerebro medio. Lo que resulta interesante aquí es que durante sus actividades diarias normales operan desde el cerebro amarillo, la neocorteza.1 ¿Me sigues? Sólo cuando se dedican a alguna suerte de tarea mundana, como lavar la vajilla –un menester tan cotidiano que hacerlo requiere muy poca concentración, porque ya es un hábito-, mientras la realizan, repentinamente se trasladan desde el cerebro amarillo, que ahora está en modo automático,hasta el cerebro medio. Y mientras están desempeñando las tareas más comunes, de pronto reciben la información más extraordinaria. No puedes ser psíquico y al mismo tiempo un intelectual concentrado; no funciona. Lo uno es incompatible con lo otro.

Los individuos de gran capacidad psíquica dan la impresión de ser un tanto caóticos a los ojos del observador, y es casi como si fuesen algo hipócritas, pues utilizan su cerebro amarillo, se tropiezan, no saben las respuestas a ciertas cosas, compran billetes de la lotería y nunca ganan. Una paradoja, ¿no? Nunca ganan, pero repentina-mente pueden pasar a otro estado de conciencia y saber las cosas más extraordinarias. ¿Por qué no son constantes? Porque nunca han aprendido acerca de las distintas partes del cerebro; ese es el motivo. No saben cómo se aceleran los estados de conciencia; nadie lo sabe. Así que lo que sucede es que se dedican a sus quehaceres cotidianos, tal como lo haces tú, y cuando intentan usar esa facultad, ¿con qué parte del cerebro tratan de ejercitarla? Con el cerebro amarillo, la neocorteza. La corriente de conciencia que alberga el cerebro amarillo, ¿es la misma corriente de conciencia que alberga el cerebro medio? No.

Eso significaría, entonces, que a esta persona común y corriente, poseedora de esta facultad extraordinaria, nunca se le ha enseñado a mantener ese don en una situación cotidiana, pues literalmente no puede hacerlo. ¿Cómo lava uno la vajilla en el futuro? ¿Entiendes? En otras palabras, si anduviese todo el día situada en su cerebro medio y se ocupara de sus quehaceres, entonces lo que estaría creando sería el futuro más aburrido y redundante del mundo, ya que lavaría los platos, aspiraría el suelo y limpiaría la letrina con un enfoque del cerebro medio y en la banda alta del infrarrojo. Por lo tanto, eso es lo que estará haciendo en dos semanas.

Es mucho lo que hay que decir con respecto al comportamiento paradójico de los individuos superdotados. Cuando se los pone a prueba, casi siempre fracasan. Los escépticos se precipitan y afirman que estas personas son un fraude, porque cuando se los pone a prueba, se los evalúa según el uso aplicable del cerebro amarillo, y el cerebro amarillo no tiene la capacidad que posee el cerebro medio.

Si hubiesen sido disciplinados y hubiesen adquirido una enorme cantidad de conocimiento, y pudiesen aprender a pasar a diferentes estados de conciencia, realmente tendrían la facultad de trasladarse al cerebro medio a voluntad, y en ese estado no fracasarían jamás en las pruebas. Mas el miedo, la intimidación, el ser sometidos al escrutinio –en otras palabras, ser espiritualmente débiles, porque nunca lo han desarrollado- siempre los hará objeto de la burla y el ridículo.

Por otra parte, yo espero que algún día tú te sometas a las pruebas más rigurosas que ofrece el MIT2. Aprenderás a distinguir cuál es la diferencia entre los estados de conciencia, para que cuando efectivamente ingreses en ellos, el flujo forme parte de tí. Y en cuanto salgas de ese estado, percibirás que lo has abandonado.

Realizar el Trabajo de CampoSM y enfocarte en el Vacío3, tiene una aplicación mucho más importante que simplemente aprender a encontrar tu tarjeta en la valla. Sus aplicaciones más magníficas son aprender a definir los estados alterados de conciencia y ser capaz de acceder a los mismos.

En la ciencia del cerebro las distintas partes del cerebro registran frecuencias diferentes. Los estados de frecuencia en los que entra el cerebro son alfa, beta, theta y delta.

Eso es un poco contrario a lo que dice la ciencia, sin embargo, si aplicas lo que has aprendido a las distintas secciones del cerebro y trazas un mapa, podrás entender por qué los puse en ese orden.

Si la ciencia con su tecnología de la Edad de Piedra puede medir la actividad de las ondas cerebrales por medio de este recurso primitivo, entonces eso también debería indicarte que el cerebro funciona con alguna suerte de sistema de cambio de velocidades. El motivo de que cambie la frecuencia cuando tú cambias de velocidad es que el cerebro está dando cabida a una corriente de conciencia.

Esto no es una ciencia convencional. La ciencia convencional quiere considerar al cerebro como el creador de la conciencia, y se confunde con respecto a lo que es la conciencia, lo que es la mente, y lo que es el cerebro; pero de una u otra forma, el cerebro es responsable de darle fuerza a todo este fenómeno. Dada la idea de la ciencia moderna de que hay niveles de conciencia que entran como una corriente en el cerebro, y de que éste es esencialmente un receptor/transmisor, entonces empieza a tener mucho sentido el hecho de que el cerebro funcione en formas moduladas de frecuencia. Cuando los científicos se armen de suficiente valor como para realmente admitir eso, aún cuando no

tengan una prueba, ello contribuirá a explicar un sinfín de aflicciones que aquejan a la humanidad.

LOS MATERIALES PARA CONSTRUIR EL MONUMENTAL PALACIO

QUE ES TU VIDA

_________________

El cerebro amarillo es un don y una condenación. Es un don, porque constituye un inmenso territorio que aún yace inactivo en tí. Usas menos de un décimo de tu cerebro, entonces ¿qué está pasando con el resto? ¿Hay alguien en casa? La evolución tiene esta actitud de que lo que no se usa, se suprime, tal como sucedió con el dedo meñique de tu pie y con el otro que solías tener allí. ¿Por qué no tienes mucho más vello en el cuerpo del que acostumbrabas? La evolución dice que el medio ambiente y tu actitud ante él dictan el cambio biológico en el organismo, entonces, ¿por qué no has perdido tu gran cerebro? Si usas al menos de un décimo de él, ¿por qué todavía lo tienes? Sin duda es una carga, a menos que, desde luego, esté allí estrictamente para sujetar tu cara y para que te crezca el pelo. Cuando el cerebro amarillo se use adecuadamente, producirá un Dios total, ya que el cerebro amarillo, además de asumir la carga del funcio-namiento del cuerpo en elementos diferentes, también cuenta con un inmenso espacio de oficina para alquilar y arrendar. Esto se debe a que el cerebro amarillo es supuestamente el órgano dentro de tí que recolecta información, en otras palabras, conocimiento.

El cerebro amarillo es como una inmensa computadora lista para recibir información con el fin de poder almacenarla. El cerebro amarillo ya está ubicado encima del tesoro más grande que existe, el cerebro medio. No se puede mejorar, sólo se puede desarrollar, ya que es lo mejor que puede ser. Este trono amarillo está situado encima del recurso más fabuloso que se haya creado. Está allí para albergar más memoria. Y el motivo de que necesite cumplir esa función es que cuanto más conocimiento adquieras acerca de todo, más enlaces neuronales tienes para construir nuevos paradigmas o nuevos modelos de pensamiento basados en ese conocimiento. Esos nuevos modelos de pensamiento son los que crearán la línea de tiempo futura.

Si no acumulas conocimiento, caminas empobrecido. Piensa en el conocimiento como en las herramientas y los materiales de construcción del gran arquitecto, constituido por el cerebro medio y el cerebelo inferior. El gran arquitecto desea edificar una catedral palaciega para tu vida, y usamos esto como una analogía del monumento histórico y excepcionalmente divino que es tu vida. Entonces él acude al depósito que está en el piso de arriba, donde pululan y corretean las ratas y cuelgan las telarañas. Ahora que tiene el diseño, trata de saber con qué clase de materiales de construcción cuenta. ¿Y qué encuentra? ¿Cuánto sabes acerca de cualquier cosa? En otras palabras, ¿qué clase de conocimiento tienes almacenado ahí arriba que un Dios pueda extraer? Al igual que un gigantesco rompecabezas, saca un poco de esta sección, y luego, uniéndolo todo, empieza a poner los cimientos de la gran catedral. Y todo lo que se necesita está ahí, y este Dios, entonces, se pone a levantar los cimientos y a construir. ¿Qué clase de materiales precisaría? Es obvio que tendría que ser una cantera muy rica en piedra, mármol y alabastro, una rica cantera de la cual el Dios pudiese extraer todo lo necesario para construir este hermoso palacio.

Digamos entonces que en vez de piedra caliza, alabastro y mármol, sustituimos esos materiales por conocimiento variado. ¿Cuánto conocimiento tienes de mecánica cuántica? ¿Cuánto

conocimiento tienes de los campos subatómicos? ¿Te importa siquiera? Los campos subatómicos son los cimientos invisibles de toda la vida. Los campos subatómicos no sólo son partículas, sino también energía, y explican cómo se estructura la materia a través del Observador. ¿Cuánto sabes de eso?

Si no sabes gran cosa, entonces lo que sucede es que queda eliminada la capacidad de generar un acceso inmediato a las herra-mientas probables, pues la fuente de todas las herramientas de construcción es el mundo subatómico. Si no sabes nada acerca de eso, entonces ese será tu punto débil, y no podrás explotarlo. ¿Y qué ocurrirá? Tú dirás: “Bueno, no tengo nada de eso”. Y tu Dios te dirá: “¿entonces cómo esperas que te demos un futuro que sea el renaci-miento de tu propia genialidad latente? ¿Cómo te vamos a brindar una vida fabulosa si ni siquiera tenemos dentro de tu cerebro la aceptabilidad y los materiales para edificarla?”

Tú puedes decir: “Bueno,no cuento con eso, pero tengo muchos estudios sobre las relaciones personales. Sé cómo construir estatuas de hombres y mujeres para el umbral de las puertas”.

–¿Eso es todo? –Eso es todo.

–¿Cuánto sabes de física? Aunque te resulte aburrida, ¿no te parece que si constituye la piedra fundamental para construir cual-quier deseo que tengas, ya es hora de que aprendas acerca de ella? No tienes que ser un matemático,porque las matemáticas no son más que un lenguaje para describir lo que es.

Entonces, la próxima vez que te diga que vamos a disolver tu pasado, tú me mirarás y sabrás exactamente a qué me refiero. Para tí el pasado son modelos de la red neuronal instalados en tu cerebro que hacen que tu vida actual y presente se mantenga intacta. Culpa, vergüenza, ineptitud, todas las cosas con las cuales tienes dificultades mantienen tu vida unida en este mismo momento, incluso a las personas que hay en tu vida. Entonces, cuando yo te diga que vamos a cambiar tu pasado y que lo vamos a disolver, sabrás que me refiero a que desconectaremos la red neuronal del pasado y conservaremos todos sus recursos de sabiduría. La vamos a desconectar y dejaremos que se disuelva.

Lo que verías, lo que sabrías de inmediato y con aceptación total, es que en el momento en que el Observador borra el programa de la red neuronal –los patrones de energía que conservan a todas estas personas en tu vida, y a todos estos problemas en tu vida, y a todas estas insuficiencias en tu vida–, todo el mundo que te rodea se desmorona y se disuelve. Tu sabrías eso, porque entenderías cómo funciona el campo cuántico de la ciencia de las partículas. Entonces me mirarías y dirías: “Estoy listo. Que así sea”.

Si no supieras eso, dirías: “Bueno, deposité mi confianza en tí.” ¿Confiaste en mí? ¿Por qué querrías hacer algo así? ¿Por qué no querrías confiar en tí mismo? Yosoy tu profesor, ¿por qué tengo que cargar con el peso de tu confianza? ¿No te parece que eres tú quien debe cargarlo? Eso es ser un Dios.

Si te dijera que voy a disolver tu pasado, y tú no sabes nada sobre cómo opera este campo, ¿sabes lo que te va a suceder? Va a surgir el miedo en tu red neuronal, un miedo de perder algo. Eso causa confusión y hace que fijes con más fuerza aún tus actitudes en tu subconsciente. ¿Y qué pasa cuando te enfocas en ellas? Se convierten en el tema predominante en tu cerebro durante días y no puedes dejar de pensar en eso. Tepones a llorar, estás afligido, rechinas los dientes, te comes las uñas hasta que acabas con ellas, y te comes la ciudad donde vives. Lo veo todo el tiempo.

¿No es el miedo la raíz de la supervivencia? Incluso las personas más abatidas y deprimidas, te lo juro, andan con el ánimo por los suelos, pero si un día les dijeras: “Disolveré tu pasado y lo eliminaré”, te matarían.

Dicen: “Tengo un problema con la comida”.

“¿De veras? Bueno, deja que te envíe un mensaje y lo desconectaremos”. Te odian. No quieren desconectarlo; sólo quieren hacer alarde del asunto.

Así que los desdichados, aún cuando tenemos la solución para el problema de sus vidas y poseemos la extraordinaria sabiduría de saber cómo corregirlo, prefieren la desgracia antes que lo desco-nocido; las penurias antes que el alivio, y trabajarán con verdadero ahínco para cambiar todo en su vida, sin que importe que esté atascada en una cierta posición, ya que sólo puede permanecer así. Aprenderán a cambiar las cosas de lugar, moviéndolas de acá para allá en la paleta de su mesa, y simplemente tomarán esta actitud, la pondrán por aquí y dirán: “Ya está, ahora me siento mucho mejor”. La actitud sigue allí presente. La cambian de sitio, pero no la eliminan jamás.

Si realmente vas a ser el maestro de la superconsciencia, tienes que ser el maestro del tiempo. Eso incluye el peso de tu propio pasado, porque el pasado es como llevar puesta ropa vieja que nunca te cambias y, sin embargo, te preguntas por qué hueles mal todo el tiempo. Tu pasado despide el mismo olor, y se te ha impregnado.

Si tu cerebro amarillo necesita crear un futuro nuevo para tí, requerirá recursos para lograrlo. El cerebro amarillo es una gigantesca oficina vacía a la espera de que la llenen de bibliotecas de conocimiento.

Deberías estudiar mecánica cuántica, sin ninguna duda. Hazlo. Deberías estudiar otro idioma. Deberías aprender a tocar instru-mentos musicales, porque eso va a desarrollar el lado izquierdo y el derecho del cerebro simultáneamente. Deberías aprender todo lo que puedas acerca del cerebro, de las células, de las hormonas. Lo que no sepas, léelo e investígalo, y toma notas y estúdialas. Y hazlo exactamente como te enseño aquí. Al final de tu estudio dibuja una caricatura de lo que acabas de aprender. Si lo haces, tu cerebro se enriquece.

Hasta el momento, el cerebro amarillo tiene un conocimiento muy pobre. Sólo es propiedad de tus hábitos. Lo usas para que se ciña a un ritual cotidiano; ese es el único uso que le das. Lo usas para tu sexualidad, para tu apariencia, lo usas para tu imagen, pero no lo usas para el conocimiento ni para cambiar tu vida. Si las únicas herramientas que tienes sirven para lucir bien, oler bien y comer bien, si eso es lo único que tienes allí en tu cerebro, ¿qué clase de palacio vamos a poder construir para tí? Ese es el dilema del gran arquitecto.

Ten en cuenta que cuanto más sabes, más ignorancia eliminas, y cuanta más ignorancia eliminas, mayor es tu nivel de aceptación y convicción respecto a lo que haces. Lo que eso significa es que según tu cerebro amarillo, tu capacidad de aceptar un destino es sólo igual a la medida en que crees en él. Y la medida en que crees en él, sólo es igual a lo que sabes de él.

Las personas no tienen mucha tendencia a aceptar aquello que desconocen.

A la mayoría de las personas no les gusta admitir que tienen una franja de aceptación muy estrecha, sin embargo, prácticamente todos la tienen así. Dentro de la esfera de lo que aceptamos, podemos manifestar de inmediato, con facilidad, sin ningún problema. Si salimos de esa esfera, tenemos dificultades. Ahora entiendes la necesidad de adquirir una cantidad considerable de conocimiento. Cuando te hablo de eliminar tu pasado, lo entiendes desde un punto de vista estructural y un punto de vista neuronal, por lo tanto esa comprensión no está acompañada por el miedo a la pérdida. Cuando es así, podemos remodelarlo y convertirlo en algo mucho más grandioso que aquello a lo que has estado acostumbrado.

Neurobiología de un pensamiento

Si el cerebro amarillo es el área fundamental para el lenguaje, para descifrar los sentidos y describirlos en forma de lenguaje, también es la sede de la actitud, de manera que vamos a entender qué son las actitudes.

Veamos este dibujo que tenemos aquí.

Figura 1: Conexiones de una célula nerviosa.

Manual de levitación de Buda

Las células nerviosas se parecen un poco a un calamar, un montón de calamares diminutos en el cerebro. Las dendritas son bases de acoplamiento para otras neuronas y otras células nerviosas. Aquí hemos dibujado tres células nerviosas que están interconecta-das, y vamos a utilizar esta ilustración como modelo de estudio de los patrones neurosinápticos del cerebro.

Figura 2: Las neuronas disparando y el espacio sináptico.

Manual de levitación de Buda

Si todas las células nerviosas están disparando en el espacio neurosináptico, ¿para qué tenerlas a todas interconectadas si lo único que hacen es disparar? ¿No sería tan sólo una tormenta eléctrica en el cerebro? En esta caracterización de las neuronas y su conglome-rado, ¿qué es lo que hace que el holograma aparezca en el cerebro? Dado que esta célula nerviosa genera un flujo magnético tanto en el interior como en el exterior del axón, y que efectivamente envía una chispa por su axón, ¿supones que cuando sale la chispa por cada uno de estos zarcillos,de estas neuronas,será la misma chispa la que salga de todos ellos? En otras palabras, ¿alojan todas la misma chispa, como en el caso de las bujías?

El axón de una célula nerviosa tiene unas puertas diminutas que se abren y se cierran. La carga en el interior de una célula nerviosa en reposo es positiva. Eso significa que hay más moléculas positivas en su interior que en el exterior; afuera hay más moléculas negativas. La razón de que el brazo de la célula nerviosa, el axón, sea tan largo es que en realidad es una fábrica de sustancias químicas, y en su interior tiene todas estas partículas de carga negativa y positiva. En su estado de reposo, cuando no está disparando con sus neuronas, tiene una carga neta positiva. Es una entidad eléctrica.

Lo que crea el impulso de la carga en el brazo del axón es que a su alrededor, fluyendo en líquido, en el fluido del cerebro, hay partí-culas que también están cargadas, pero cuyo estado de reposo neto es negativo. De modo que tenemos reposo positivo y reposo negativo. A lo largo del brazo existen unas puertas diminutas, y por cada puerta de entrada, hay una puerta de salida. Hay una puerta para que las partículas de afuera fluyan hacia el interior del brazo, y hay una puerta para que las partículas en el interior del brazo fluyan hacia fuera.

Cuando el soma y el núcleo excitan una carga eléctrica en su núcleo es como un relámpago en la membrana: la chispa se enciende a lo largo del brazo. La única manera en que esa chispa puede viajar es si las cargas eléctricas netas se contrarrestan a cada lado, lo que significa que en cuanto se inicia la carga, las puertas se abren y permiten la entrada de las partículas negativas,y simultáneamente,se abre otra puerta para que salga la carga positiva. Ahora tenemos electricidad; hay una corriente eléctrica en movimiento que oscila alrededor de este brazo.

De acuerdo con el metabolismo, cuando estas pequeñísimas puertas se abren facilitan la salida del flujo positivo y la entrada del flujo negativo, y conforme lo hacen, la chispa desciende por el brazo como electricidad rotatoria, y luego viaja al exterior de la neurona.4 Cuando esta chispa cargada sale de la neurona, dispara y segrega las enzimas de la serotonina. Conforme dispara, una dendrita recoge el neurotransmisor desde la célula nerviosa donde está alojado. Está ocurriendo un intercambio. A medida que esta carga eléctrica avanza por el brazo, las puertas empiezan a cerrarse otra vez detrás de ella. El brazo regresa a lo que se llama un estado de reposo positivo neto, y a su alrededor fluye un estado negativo neto, a medida que la carga se desplaza por el brazo.

Estamos haciendo un esfuerzo por explicar una ciencia que incluso los neurocientíficos más prominentes encuentran difícil de explicar, pues en realidad, no saben cómo es que las neuronas, con su actividad de disparos sucesivos, pueden producir una imagen holo-gráfica. No entienden cómo podría funcionar eso.

Demostrártelo en un nivel tan simple te permite adquirir suficiente conocimiento como para empezar a conectar la idea de cómo es eso posible.



LA LEVITACIÓN: UN CAMBIO EN EL CAMPO DE RESONANCIA

______________________________________________________________________________________________________

Después de entender cómo se emite una carga, demos el siguiente paso y veamos la carga propiamente dicha.

Maestra de la Música, responde a esta pregunta: este es el aspecto del si bemol como onda de sonido5. ¿Qué sucede si la onda de sonido que vemos en la figura de la derecha cambia de aspecto y se ve como en la figura de la izquierda? ¿Qué ha ocasionado que haga

eso? Música: Un cambio de frecuencia. Ramtha: ¿Qué cambio?

Música: A una frecuencia más baja. Ramtha: ¿Sigue siendo si bemol? Música: No lo creo.

Ramtha: ¿Qué sería? Música: Otro armónico.

Ramtha: ¿Pero es el mismo si bemol?

Música: Bueno, éste es una octava más alta, pero sería un si bemol.

Ramtha: ¿Entonces en realidad es un si bemol? ¿Es eso lo que dices, Maestra de la Música?

Música: Supongo que sí.



Figura 3: Esquema del cambio de frecuencia


Manual de levitación de Buda

Ramtha: ¿Lo supones? Hemos tomado un sonido, un tono, y los hemos exagerado. ¿Significa que su volumen es más alto o que es una frecuencia diferente? No es la misma frecuencia. Si piensas que sí lo es, entonces quisiera que me expliques la paradoja. Es si bemol, y su volumen es más alto, pero ¿es la misma frecuencia? Que sea más alto significa que el ritmo de su frecuencia ha cambiado.

Este el es motivo de que esto sea importante, y tiene una complicación, una paradoja. Cuando discutimos la posibilidad de que tú levites, la levitación ya no es un mito, sino que se convierte en una parte integral de nuestra filosofía. Si hablamos de eso en términos de filosofía, puedes tener la certeza de que en el momento que yo empiece a discutirlo, habrá una forma de lograrlo.

Teóricamente, cuando una entidad levita, se debe a que ha cambiado el campo de resonancia de sus bandas.6 Está envuelta en una burbuja de una frecuencia más alta que la dimensión de espacio-tiempo en la que existe en la actualidad. Para hacerlo más simple, eso quiere decir que una persona que está a tu lado vibra a la misma velocidad que tú; es si bemol. No importa lo iluminado que te creas, si puedes ver, tocar y oler a esa persona, ella es si bemol. Ahora, eso quiere decir que ella resuena tal como resuena el campo de la materia en este tiempo.

Si hemos de aceptar una filosofía tan excepcional como la levitación, tenemos que cambiar ciertas perspectivas convencionales. Tenemos que cambiarlas, pues si no lo hacemos, nunca llegaremos a levitar. Esto es verdadera genialidad. Yo te enseñaré a levitar una vez que hayamos trabajado en tu enfoque. Lo que empezarías a hacer es que cambiarías el campo de resonancia en el cual te encuentras actualmente.

Intercalemos algo aquí antes de que se me escape. Recuerda esto cuando leas cualquier literatura acerca del fenómeno de campo. El fenómeno de campo se asemeja a la radiación, a los campos de microondas, a los campos electromagnéticos. Escúchame con mucha atención: todos los campos son el producto de una corriente de conciencia; son un fenómeno de la conciencia. Entonces, teniendo eso presente, todos los campos conocidos y desconocidos, están sujetos a corrientes de conciencia. ¿Y cuál es el acelerador más grandioso que tú posees que se puede sintonizar con diferentes corrientes de conciencia? El cerebro. Ten eso presente.

Aprender a levitar es cambiar el campo de frecuencia resonante en el que habitas actualmente. Eso querría decir que si eres el si bemol que está en la parte de arriba del cuadro, y te hiciéramos resonar como la figura de abajo,7 seguirías siendo si bemol, pero tu frecuencia cambiaría. Tu frecuencia está subiendo de volumen.

En otras palabras, estamos cambiando tu frecuencia resonante. Aún eres si bemol, pues todavía podemos verte y tocarte, pero vamos a acelerar ese campo. Vamos a intensificar ese campo, no para que puedas oírlo, sino para que puedas verlo. Y la frecuencia será distinta, pero aún eres si bemol. Es una paradoja. Sin embargo, si no aceptas esta paradoja, aunque vaya en contra de la ciencia física, entonces nunca experimentarás lo que no saben los científicos.

No vamos a trabajar dentro del marco del pensamiento aceptado, porque a tí no te gustaría que yo te hiciera eso; estamos yendo más allá de lo que la ciencia ni siquiera sabe todavía. Pero entonces, en vista de eso, aprenderías a acelerar tu campo de resonancia. Esto hace que las bandas entren en un flujo magnético. En ese estado, ellas son realmente comedoras de gravedad. El campo es la antigravedad, porque ya no está resonando en si bemol, está resonando en un armónico más alto, más fuerte y, por lo tanto, consume la gravedad, lo cual hace posible que la entidad despegue y flote en el aire. En realidad, está consumiendo los campos si bemol que te rodean y los lleva a un vórtice de energía que hace posible que exista la antigravedad, y eso produce el estado de levitación.

Veamos otra paradoja. ¿Por qué dije que el campo de resonancia que se crea al alterar el campo de resonancia se come la gravedad? ¿Por qué lo diría? ¿Por qué diría que el nuevo campo creado a partir del si bemol, si bien ha cambiado, aún es si bemol? ¿Por qué hice ese comentario extravagante? ¿Por qué consume la gravedad?

Te doy una pista. Yeshua ben José, cuando se presentó en la montaña antes de su crucifixión, apareció en compañía de unos individuos muy famosos de la antigüedad. Está escrito que fue visto con ellos.8 ¿Recuerdas quiénes eran? Bueno, fue hace mucho tiempo. Tú ni siquiera puedes recordar lo que sucedió hace treinta y dos días a las 10:00 a.m. Bueno, tengo entendido que los individuos se llamaban Elías, Moisés y Jacobo. Y él hizo un interesante comentario a sus pobres e ignorantes discípulos. Dijo: “Ahora no me toquéis”.

Y ellos replicaron: “Por qué no? Estás resplandeciendo”.

Les dijo: “En este momento, soy de esto mundo, pero no estoy en este mundo”.

“¿Eres de este mundo, pero no estás en este mundo? Eso nos va a tener ocupados durante dos mil años”.

A lo que se refería es a que había creado un campo alterno, y puesto que lo hizo, pasó velozmente a otra dimensión en la cual podía hablar con camaradas que estaban en su mismo nivel, en un tiempo que no tenía nada que ver con el tiempo de aquí. Por ese motivo podía hablar con estas entidades que supuestamente habían muerto y resucitado pues, aunque se lo podía ver, él no estaba en ese mundo. El motivo de que dijera “no me toquéis” se explica en sus propias palabras: “Porque consumiré vuestra energía si lo hacéis, pues vibro a una velocidad tan alta que estoy consumiendo el tiempo y el espacio en virtud de ocupar este espacio donde actualmente me encuentro”.

El si bemol puede ser si bemol porque ocupa un campo determinado; está pagando alquiler para vivir aquí. Está arrendando ese tiempo y espacio con el fin de ser si bemol. El momento en que cambia y se convierte en un campo rotatorio –completamente extraño, aunque sigue siendo él mismo– consume todo lo que lo rodea, pues todo lo que lo rodea ocupa el espacio que ocupa porque está sometido a la gravedad. Cuando cambia, consume toda la gravedad que lo rodea, pues su espacio está vibrando más velozmente que el espacio inferior que ocupaba previamente. Para que pueda volar por los aires y existir en este tiempo sin ser de este tiempo, consume el tiempo en el cual se encuentra actualmente.

Entonces, ¿qué sucede si de pronto ya no te encuentras en un campo gravitatorio? ¿Qué te sucedería si desapareciera la atracción que ejerce la Tierra sobre tí? ¿Es eso teóricamente posible? Pasa todos los días.

Cuando cambias tu frecuencia resonante, alteras el campo en cual te encuentras y el campo se vuelve maleable al dictado de la conciencia enfocada. Ese campo, superpuesto en este campo, será un campo de antigravedad, porque consumirá la gravedad para sostener su resonancia más alta.



SIMBOLISMO OCULTO DEL BUDA QUE LEVITA Y LA FLOR DE LOTO

____________________________________________________________________________________________________

Cuando te digo que el cerebro es interdimensional, se debe a que el cerebro posee esta característica fabulosa de poder existir en mundos múltiples simultáneamente, pues es un conductor de aquello que se llama energía del campo de resonancia. Si tu cerebro amarillo pudiese disparar imágenes en la frecuencia del infrarrojo, entonces podríamos ver que los pensamientos son realmente levitaciones del futuro, porque existen aquí y ahora como tiempo real, pero su frecuencia está en otro mundo, otro mundo que se convierte en el progenitor del futuro.

Según lo hemos tratado en la ciencia viable de la levitación, el que tú seas un objeto tridimensional pesado que vibra a la par que los hercios del planeta, te permite tener la misma estabilidad de la materia propiamente dicha. Si de pronto cambiaras tu campo, también cambiaría la materia de la cual estás hecho. Seguirás siendo tú, pero estarías vibrando en otra frecuencia. Al vibrar así, seguirías en el mundo, pero sin ser del mundo. En otras palabras, te podemos ver y tú aún eres Fulano de tal, pero no estás en el mundo, puesto que ya no te ciñes a las leyes de la gravedad y la física de aquí. Y efectivamente, estás levitando a cinco metros sobre el suelo; te pode-mos ver, pero estás consumiendo el tiempo circundante en este tiem-po. Y mientras te encuentras allí, en realidad estás en el futuro. Te hallas en otra dimensión de tiempo que algún día será tu futuro lineal.

Si eso es verosímil y teóricamente posible, entonces aquí estamos tratando un modelo completamente nuevo: que el símbolo del Buda que flota encima de la flor de loto no es simplemente un hermoso mantra o mandala que se puede estudiar.9 En realidad, se trata de un simbolismo codificado que te muestra que en ese estado de intensa concentración, tú puedes levitar. Pero, ¿qué pretende representar el símbolo del Buda que flota encima de la flor de loto? Que ahora Buda vive en una línea de tiempo inmortal; él flota allí, pero en realidad, esta viviendo miles de años adelante en el futuro, pues si bien se lo ve hace cinco mil años, aún le faltan dos mil años para ir a esta línea de tiempo.

También representa el pensamiento del Buda, lo que significa que su simbolismo era que él estaba ahí sentado en absoluta paz, desafiando las leyes de la gravedad, que él también representaba un pensamiento, un pensamiento construido, que la forma más alta de pensamiento se asienta en la cabeza y se llamaba el tercer ojo, y el Buda representaba el tercer ojo. Y que lo que nos estaba diciendo actualmente en simbolismo mudo, era que todo lo que piensas es igual al Buda levitando, que si yo tengo una persona en esta escuela que pueda levitar 15 pies del suelo, entonces todo el que medita alrededor de esa persona es lo mismo con esa entidad, porque para construir un pensamiento, que también es antigravedadtrabajando en altas bandas infrarojo, es igual al Buda o igual a ustedes flotando en un campo de no gravedad, porque el pensamiento es lo mismo que el Buda.

El Buda representó que los pensamientos creados arquitectóni-camente viven en una línea de tiempo lejana en el futuro distante y que aunque los pensamientos no se pueden ver en tu cabeza desde afuera, es porque está viviendo en un tiempo dimensional futuro y está en un campo antigravedad. Dado esto entonces, entenderíamos porqué ese pensamiento que se dispara apropiada y constantemente es realmente un Buda o un arquetipo que empieza a levitar. Cuando lo hace, está levitando en la banda alta del infrarrojo, lo cual se hallanmuy lejos en el futuro, y proyecta su sombra hacia abajo en esta dirección. Ese pensamiento, entonces, a medida que cae empieza a manipular la energía y a colapsarla en forma de partículas con el fin de crear la forma aquí. El pensamiento ha levitado aquí10 y encuentra un marco de tiempo linear aquí afuera.11 De manera que la levitación es lo mejor que el cerebro amarillo puede hacer con la ayuda del cerebro medio. ¿Está bien explicado?

Entonces tú dices: “Aguarda un momento, ¿estás diciendo que mis pensamientos levitan?” Es exactamente lo que digo. ¿Pero sabes por qué tú no has levitado? Porque no sabías que tus pensamientos levitaban. Ahora que sabes que lo hacen, eso cambia la idea total de tu flexibilidad en el tiempo, porque el cerebro proyectaun pensamien-to en la frecuencia del infrarrojo –hace que el si bemol resuene en una onda de sonido fuerte– y así el modelo del pensamiento se sitúa encima de la cabeza. La cabeza realmente lo proyecta; está levitando sobre tu cabeza. Nadie puede verlo, pero si estuvieras en la banda del infrarrojo podrías verlo, y está levitando. Y lo que hace, si se lo man-tiene allí durante un período de tiempo, es que empieza a consumir el campo gravitatorio que lo rodea. ¿Qué significa eso para tí? Eso quiere decir que una idea puede consumir tu pasado.

Piénsalo de este modo, pues vamos a adentrarnos en la ciencia de las neuronas y de cómo cumplen con esta magnánima proeza: si el cerebro está disparando una chispa a través de millones de neuro-nas, cada chispa es como la cuerda de un arpa cuando se la pulsa. Resuena, y la suma total produce una imagen de naturaleza holográ-fica que se puede analizar en términos tridimensionales. El cerebro tiene la capacidad de hacerlo. ¿Dónde tiene lugar el holograma? ¿Dónde yace el destino del holograma proyectado? Tú crees que está dentro de la cabeza, pero realmente se encuentra sobre la cabeza.

Cuando caminas en el campo enfocándote en tu tarjeta,12 si lo haces correctamente, estás creando un holograma que ocupa el mismo campo de resonancia que ocupa un maestro cuando está levitando. La única diferencia entre la forma de pensamiento como holograma y el maestro que levita reside en que al maestro que levita a tu lado lo tocas, lo sientes, pero él empieza a cambiar su frecuencia resonante. Está consumiendo la gravedad. Tú aún puedes verlo. No puedes ver un pensamiento, pero está allí y ocupa así el mismo campo gravitatorio de un maestro que levita; uno está al lado del otro. La idea del Buda que levita sobre la flor de loto era para demostrarte que el pensamiento de Buda también está levitando.

Todavía ves al maestro que resplandece; lo puedes ver. Él parece de este mundo porque aún conserva el aspecto de la persona que conoces; sin embargo, no está en este mundo, puesto que ahora está viviendo en la banda alta del infrarrojo. Su imagen permanece, pero sólo sigue allí mientras se alimenta del flujo de tiempo que acaba de dejar atrás.

El motivo por el cual un solo pensamiento puede cambiar tu vida si te concentras en él el tiempo suficiente es que si haces levitar un pensamiento allí arriba, tal como lo estudiamos, el cerebro funciona en el ahora-futuro. Así que construimos un holograma y lo situamos allí arriba, y está levitando. Lo que te ocurre, cuando lo sostienes durante un período de tiempo, es que también se alimenta de la dimensión del marco de tiempo. Entonces, ¿de qué se alimen-taría el campo del pensamiento? Bueno, empezaría a consumir la gravedadque lo rodea. ¿Y quées la gravedadquelo rodea?Es tu pasado.

Ahora vamos a describir en términos físicos cómo se lleva a cabo este concepto formidable, y resolverá muchos problemas que surgen cuando emprendes la lectura de libros sobre el cerebro, lo cual quiero que hagas. Cuando llegues a este tema, recuerda nuestra conversación, recuerda lo que dijimos acerca de las neuronas cuando dispa-ran, de la red neuronal colectiva, y de las imágenes holográficas, que no se hallan dentro del cerebro, sino que realmente se proyectan encima de la cabeza. Entiendes que están en la banda alta del infrarrojo. Entiende todo esto, porque no estará en tus libros; sin embargo, podrás llenar los blancos de aquello que leas con lo que has aprendido aquí. Estarás sumamente feliz de haber aprendido esto, y también te alegrará lo que tu futuro te depara en esta escuela, elevado a cinco metros del suelo.

El motivo que tenían los antiguos budistas para usar la flor de loto de múltiples pétalos en su meditación enfocada residía en que empezaban por el capullo e iban abriendo paulatinamente cada uno de sus muchos pétalos. La meditación enfocada en la flor de loto de mil pétalos, en la cual se concentraban diariamente con intensidad y persistencia, daba como fruto la iluminación. Es interesante que una flor engendre la iluminación, pero ¿qué es lo que intentan transmi-tirnos a lo largo de los siglos por medio del simbolismo? Simplemente esto: si un estudiante de mente trabaja todos los días abriendo los pétalos de una flor de loto en la mente, y esa flor se hace cada vez más abundante, existe la promesa de que en el centro del loto encontrará la joya de la flor.



Figura 4: Mantra de Avalokiteshvara

OM MANI PADME HUM “Yo soy la joya del loto en el corazón”

Manual de levitación de Buda

Lo que intentaban que hicieran todos –lo cual es verdad- es que cada día al emprender esto, empezaran por una pequeña red neuro-nal, una pequeña idea que ocupara un pequeño espacio encima de la cabeza. El siguiente día que lo hacían, avanzaban un poco más. Contaban más pétalos y mantenían la visión arriba de la cabeza. Al día siguiente lo hacían, avanzabany contaban más pétalos. Les lleva-ba unos dos años poder contar mil pétalos en una meditación visual.

El capullo nace encima de la cabeza. Cada día, el estudiante tenía que abrir la flor de loto, y cuando era capaz de desplegar completamente los mil pétalos, aparecía una joya. Para efectuar dicha tarea, acudes al cerebro extraordinario, sin embargo, para que el cerebro proyecte la imagen de cien pétalos, requerirá que cien mil neuronas estén disparando. Si tenemos que contar mil pétalos, ¿cuántas neuronas más se necesitan? ¿Sabes cómo multiplicarlo o elevarlo al cuadrado? Una cantidad colosal. Entonces, ¿por qué vamos a encontrar una joya al final de los mil pétalos? Porque crear el holograma de una flor de loto de mil pétalos requerirá un billón de neuronas para lograrlo.

¿No implica ello consumir el pasado? Pues, ¿de dónde vas a obtener el resto de las neuronas necesarias para llevar a cabo una tarea de mil pétalos? ¿No vas a tener que correr hasta tu cerebro derecho y pedir prestado a la inseguridad? ¿Te imaginas corriendo hasta allí, abriendo de golpe el baúl y sacando estas cosas?

–¿La inseguridad? Aquí la tienes, puedes llevártela. ¿La envidia, los celos? ¡Oh! Aquí están, llévatelos. ¿La guerra, la duda? Aquí tienes la guerra, pero a mí me gusta mucho la duda. El éxito, aquí está. El fracaso… por aquí hay una maleta llena. Veamos, ¿qué me queda? Carencia…, un poco de prejuicio…carencia a manos llenas…

–Necesitamos un poco más.

–A ver por aquí. Veamos… Ah, eso es, el dolor. Aquí está, puedes llevártelo. Ya no me queda nada. Hurga por ahí; puedes tomar todo lo que quieras. No me importa; es tuyo.

–Es precisamente lo que quería oír.

¿Entendemos ahora el misterio de meditar en la flor de loto de mil pétalos? La joya que se despliega ha consumido completamente tu pasado a medida que su campo se expande al desenchufar las vías nerviosas que te conectan con tu personalidad y tu pasado. La joya es Dios, totalmente abierto.

Imagina que esta flor de loto de mil pétalos que levita aquí arriba ha consumido tu pasado, ha utilizado cada parte de tu personalidad para desarrollar la vía nerviosa destinada a crear una visión neuronal extraordinaria en la banda alta del infrarrojo, y ahora está proyectan-do la sombra hacia el futuro. ¿Y qué otra cosa sería el futuro, sino Dios? ¿Acaso Buda no es eso?

Cada célula nerviosa, con sus subsecuentes neuronas, que se proyecta a través del axón se especializa en distintos grados de emisión de la frecuencia de la chispa que posee. Cada célula nerviosa en el cerebro es un poco distinta. Su biología atómica cambia ligeramente con respecto a la de su vecina. Eso significa que cada neurona microscópica tiene la capacidad de emitir una fase diferente de la misma chispa. Piensa en las fases de una chispa. Si pensáramos en la chispa como en una muralla, entonces veríamos a las fases como los bloques de piedra que construyen esa muralla. Cada neurona es una especialista en fases. Cuando se necesita el color amarillo, la fase del armónico amarillo es un grupo especializado de neuronas que sabe cómo disparar aquella fase para proporcionar ese color.

Empezamos a ver cómo todos los soldados del cerebro realmen-te son especialistas en su capacidad de emitir ese disparo. Cuando emiten el disparo representan una fracción de fotón de una imagen completa. Proyectan una fase de frecuencia proveniente de su espe-cialidad en particular, y cuando todas se juntan, se crea una imagen.

Es tan simple como esto: si todas las neuronas del cerebro proyectaran su fase al mismo tiempo o emitiesen la misma frecuencia de la chispa, entonces sólo habría un resplandor confuso. No habría definición, matiz, color ni profundidad. Se necesita que cada una de estas neuronas dispare su fase/frecuencia específica para que la imagen adquiera integridad y vida tridimensional.

Entonces vemos que el cerebro es más maravilloso todavía; y el cerebro amarillo contiene todas estas células nerviosas, y cada una de esas neuronas tendrá una fase distinta de acuerdo con la carga que se desplace por el axón. Estas fases pueden ser más altas, más bajas, entre medio, más lentas, y de volumen más fuerte. Si te fijas cómo están conectadas estas células nerviosas, verás que cada una se conecta con distintas partes de las demás, y podemos ver que cada neurona realmente está ayudando a su vecina en la fase.



CUANDO NUESTRA MOTIVACIÓN ES LA SUPERVIVENCIA EN LUGAR DE LA EVOLUCIÓN

______________________________________________________________________________________________________________

En todo el universo, vosotros deberíais ser considerados los especialistas en las vías nerviosas emocionales.

Las vías nerviosas emocionales es de lo que hablamos original-mente cuando iniciamos esta discusión sobre el cerebro y dijimos que el trabajo fundamental del cerebro es la supervivencia del organismo total. Para la supervivencia hay un banco central de conexiones en el cerebro. Es como un panel de enchufes.

Todas estas emociones –dolor, inseguridad, miedo, guerra, du-da, éxito, fracaso, carencia, prejuicio– las has acumulado desde el día en que naciste, y representan, fundamentalmente, lo que dio origen a las bases de tu personalidad, y todo eso comienza bajo el código de la supervivencia; todo lo hace.

Si consideramos a estas tres neuronas como un microcosmos,13 podemos ver que todas estas actitudes específicas nacieron porque representan vías nerviosas que fueron creadas, fundamentalmente, para permitir que continúe la supervivencia. Si tomas la supervi-vencia como eje de la explicación y repasas estas actitudes en tu mente rápidamente,14 y las conectas con la supervivencia, dirás:

“Inseguridad; ¿por qué soy inseguro? Porque no me gusta arriesgarme. ¿Por qué no me gusta arriesgarme? Porque temo por mi supervivencia”. Si puedes aceptar eso, entonces empezarás a ver cómo se han desarrollado los aspectos fundamentales de la debilidad de tu personalidad.

¿No te parece que eso te ilumina un poco con respecto a tí mismo? Además, si tienes miedo de que no vas a sobrevivir, estas endiabladas emociones siempre entran en acción y hacen que la enti-dad viva con la sensación de que algo malo le va a pasar. Sin embargo, también es parte de la responsabilidad del cerebro hacer esto para proteger al organismo. Es similar, como diría la naturaleza, a la supervivencia del más fuerte. De modo que si usamos ese término y repasamos estas actitudes, podemos ver cómo todas ellas se vuelven viables.

Cada una de estas actitudes ocupa una enorme porción de red neuronal. Te des cuenta o no, todo lo que haces está conectado con su nivel básico, todo. Si rastreáramos el origen de cada decisión que has tomado, de cada cosa que has dicho, y de todo lo que has hecho, llegaríamos hasta estas bases neuronales fundamentales. ¿No encuen-tras eso un tanto inquietante? ¿Qué en vez de estar motivado por el amor, estás motivado por la supervivencia? Cuando se trata de la supervivencia, tu pellejo será siempre el pellejo más importante de todos, y venderás todo juicio moral con tal de estar en un modo de supervivencia. Te digo que es una de las perdiciones más grandes de la humanidad, y por eso convertirseen un maestro lleva tanto tiempo en las lentas ruedas de la reencarnación, pues todos están dispuestos a venderse por el pan de cada día. Me parece horrible.

Los auténticos mártires de la antigüedad era aquellos que no se vendían, aquellos que se volvían grises ni eran diplomáticos. Y si bien eran excéntricos, fueron en verdad, en una cultura civilizada estanca-da, vientos refrescantes que despertaron verdadera controversia, resolvieron el caldero y rompieron el suave barniz que esconde todas estas actitudes malvadas.

Me gusta mucho ese dicho que reza: “¿Qué gana el hombre si gana el mundo entero y pierde su alma?” ¿Qué ha ganado? ¿Y es posible que pierdas tu alma? Bueno, de una u otra forma lo es, pues si no te pones a la altura del propósito del alma que se te proporciona por medio de la reencarnación y la vendes por la simple convicción de sobrevivir, en verdad sales perdiendo en una vida. Cuando realmente te enteras, cuando te llega la hora y tienes que volver y mirar todo esto, entonces caes en la cuenta de que lo que hiciste fue vivir en la alianza de la carne en vez de en la alianza del Espíritu.

El Espíritu no es ninguna de estas actitudes,y podemos entender por qué no podría serlo, pues si el Espíritu está aquí para hacer conocido lo desconocido, ¿qué tienen de desconocido estas actitudes? ¿Cómo podría tener celos de sí mismo un Espíritu que es omnipo-tente? ¿Cómo es posible que un Espíritu todopoderoso viva en la carencia? ¿Qué es lo que hay que odiar? El Espíritu no necesita sobrevivir; es aquello que da origen a la supervivencia.

Tu Espíritu es el moralista supremo. Es más, tu Espíritu es el aspecto ilimitado y formidable de tí que no tiene nada que ver con la supervivencia, sino que tiene todo que ver con los motores que ponen en marcha la evolución, pues los motores que impulsan la evolución constituyen, en verdad, la capacidad de hacer conocido lo desconoci-do; ese es su propósito. Pero los seres humanos riñen por el pan de cada día y ejercitan todas esas técnicas insidiosas para salir adelante; está presente en todos vosotros.

Lo que resulta problemático con respecto a esto y a las ense-ñanzas es que esto ocupa una enorme parte de tu vida. ¿Recuerdas cuando me refería el hambre del Espíritu y a que tú jamás pasas por alto una comida, pero matas de hambre a tu Espíritu? Bueno, podría decirse que ese es el problema aquí. Estás tan inmerso en tu huma-nidad y en la red neuronal de tu humanidad que estás matando de hambre a tu Espíritu. Tenemos que llegar a tales extremos como enseñarte a que te sientes inmóvil y te concentres en una flor de loto que florece hasta que hayas elaborado mil pétalos visualmente. Sólo

cuando podemos lograrlo el Espíritu domina realmente el cerebro y elimina la humanidad. ¿Por qué queremos hacer eso? Porque si tu meta es llegar a ser un ser ilimitado, excepcional, milagroso e inmortal, entonces tienes que deshacerte de esto, pues menoscabará todo lo que hagas. Es más, empezarás a enfocarte para conseguir la supervivencia en vez de la evolución. ¿Sabías que cuando te enfocas con el fin de la supervivencia lo haces a partir de la carencia y no de la abundancia?

Ahora escucha este mensaje aterrador: si estás enfocándote en la supervivencia, ¿qué es lo que va a aparecer inmediatamente en tu vida? Repasemos la lista: dolor, inseguridad, miedo, guerra, duda, éxito, fracaso, carencia, prejuicio. ¿Te suena conocido? En cuanto empiezas a enfocarte en algo que realmente necesitas, repentinamen-te sale de la nada el cuerpo emocional, como un ejército en marcha que corta cabezas y rebana todo a su paso. Te despertaste enfadado y feo y ni siquiera supiste por qué. Pateaste al gato, despediste a la cocinera, se te desinfló una llanta. ¿De dónde salieron estas cosas? De tí, porque esto está fundamentalmente atado a la supervivencia, de modo que cuando te enfocas en la necesidad, quiere decir que es-tás en la carencia.

Está atada a todas estas otras cosas; está aquí, en la supervi-vencia. Entonces, con el fin de sobrevivir, tu red neuronal empezó a disparar aquello a lo que está atada. Así se explica tu enfado. En lugar de ser feliz por la prosperidad de tu amigo, sólo se lo dices de la boca para afuera. Dices: “Me siento verdaderamente feliz y orgulloso de tí”, y por dentro lo odias a muerte. “No se merece esto. ¿Qué ha he-cho para merecérselo?” Le tienes celos, lo odias secretamente, ¿y de dónde vino todo esto? Vino de la supervivencia. Así que cada vez que empieces a enfocarte en manifestar algo que necesites, vas a hacer que surja esta imagen, y esto explica por qué.

No tenemos suficientes años para tratar el alcance y la magnitud de este hostigamiento, pero ha sido hecho por el hombre, ha sido hecho por la mujer, y se debe a la supervivencia; se debe a que te vendes por lo que necesitas en vez de por lo que sabes.



Desconectar las vías nerviosas emocionales indeseadas

Por eso Yeshua ben José dijo: “Escucha, si tus ojos siguen viendo el mal, arráncatelos. Si tus brazos siguen haciendo cosas viles, córtatelos. Si tus piernas siguen corriendo a los bares, córtatelas”. Lamentablemente, después de eso, muchos monjes lo tomaron verdaderamente en serio, y la castración estuvo a la orden del día, pues sus penes los violaban, así que simplemente se los cortaban. Esa fue la solución del problema.

Lo que eso quiere decir aquí es que desconectes esas redes neuronales.

Y tan eficiente es tu cerebro, que cuando empiezas a enfocarte en algo, él se pone en marcha y esa red neuronal entra en juego. ¿Cómo es esto? Se sitúa justo allí arriba, en tres dimensiones, en el infrarrojo. ¿No es eso maravilloso? Está disparando todas esas cosas; se sitúan allí y proyectan una sombra en tu futuro, y en vez de conseguir lo que necesitas, obtienes un montón de tonterías.

Queremos desconectarlas; queremos arrancarlas. Queremos lidiar con ellas, ¿pero cómo lidias con eso? Los budistas tenían una solución maravillosa: siéntate y enfócate en hacer que florezca el capullo de un loto de mil pétalos.

Un occidental loco se rascaría la cabeza y diría: “¿Qué demonios tiene que ver eso con la inseguridad?” Y el budista responde: “Todo”.

¿Por qué lo ponemos a hacer eso? Porque tarde o temprano, si fue verdaderamente sincero en su deseo de cambiar, creará un holograma de pensamiento que consumirá el campo que lo rodea y consumirá la red neuronal a fin de completar la visión. ¿Cómo sucede eso? Simplemente se desconecta. Lenta y seguramente, empieza a desconectarse.

Ahora, por medio de fotografías tomadas a intervalos regulares, la ciencia ha probado que cuando se superpone constantemente un pensamiento nuevo, estas pequeñas neuronas en el espacio sináptico de la dendrita empiezan a replegarse y se enganchan en alguna otra parte hasta que finalmente se conectan.

Tenemos que desenchufar esa red neuronal, ningún maestro puede tolerar estas actitudes en su cerebro. El maestro crea un pensamiento enfocado que ha concebido minuciosamente, y cuando irrumpe un pensamiento familiar, lo reemplaza con una de las otras visiones. En cuento se pone a pensar desenfrenadamente o con carencia, lo sabe. Conforme asoma la emoción de la carencia, la suplanta con un pensamiento nuevo y se sigue enfocando en él hasta que la desconecta. Entonces, el cuerpo emocional empieza a apagarse lentamente. Y para la próxima vez que empiece a sentirse celoso o envidioso, ya tiene preparada una visión de la flor de loto. La próxi-ma vez que se sienta así, cuando empiece a sentirse emocionalmente enojado, se enfoca en esta tarjeta o en esta forma de pensamiento, y obliga a su cerebro a que se desconecte y que empiece a construir esta catedral y, a medida que construye, el cuerpo emocional empieza a apagarse. Tal vez tenga que hacerlo durante treinta días, pero después de esos treinta días finalmente habrá solucionado el conflicto de la red neuronal convirtiéndolo en sabiduría. Éste se habrá desconectado permanentemente en el cerebro y sólo se guardará como sabiduría, porque el hipocampo contiene la sabiduría como memoria a largo plazo. Ya no hay una parte fundamental del aparato mental del ser humano que esté activa todos los días. Vamos desconectando lentamente todas estas actitudes, y a medida que las desconectamos, las reemplazamos por nuevos modelos y obligamos a la red neuronal a que se reconfigure.

La conquista de nuestro cuerpo emocional y la conquista de nosotros mismos

Tienes que querer hacer esto. Tienes que querer conquistarte a tí mismo. El Bel Shanai, al entregarme la espada cuando yo era un muchacho, me dijo: “Aquí tienes, Ram; ve y conquístate a tí mismo”. Conquistarme a mí mismo quería decir exactamente lo mismo que te enseño hoy. Y me dediqué a desconectar mi odio, ira, rencor e ignorancia y los reconecté en la naturaleza. Con el transcurso de los años mi energía pasó de la violencia a la iluminación en una sola vida. Pero yo lo quise.

Tienes que tener ganas de hacer esto; igual que cuando fui al baúl y saqué la vestimenta de la duda, y realmente no se la quería dar a la visión, porque deseaba tener un poco de poder. Quiero ser capaz de desconectar la duda, y si le entregara mi duda a la visión, entonces le entrego mi poder. Ese es el asunto de fondo de proteger tu humanidad. La duda es una espada que llevas; puedes cortar lo que quieras con ella, y será totalmente aceptable hacerlo. Sin embar-go, hasta que no la entrego no soy libre de ella, y sólo puedo conver-tirme en el viento cuando ya no dudo.

Voya concluir esta enseñanza con una explicación acerca de las emociones; las emociones son lo que llamamos el cuerpo emocional contenido en el cuerpo físico. Después de la enseñanza sobre el cerebro, empiezas a entender que la emoción es un reflejo celular causado por la acción de las vías nerviosas. Es simple, salvo que no queda muy bien en una tarjeta de felicitaciones: “Causaste un reflejo en mis células”.

Ahora ves que en el drama humano nos enfrentamos a un dilema problemático, en el sentido de que la necesidad del cerebro de cuidar el cuerpo se basa en su necesidad de que sobreviva. Bajo los auspicios de la supervivencia, la estructura básica de la personalidad hace que broten estas diversasemociones, las cuales realmente tienen varios grados pues presentan ligeras alteraciones y diferencias en sus

centros nerviosos o en su red neuronal. Recuerda que el axón de una célula nerviosa puede medir más de un metro de longitud. Entonces vemos que a través de estos grupos de nervios que parten del tálamo en la puerta y se extienden por todo el organismo, cada red neuronal en el cerebro causa un reflejo muscular o celular en el cuerpo.

En vista de eso, si te da un ataque de cólera, tu cerebro dispara un rechazo en contra de algo que ha sucedido según se lo dicta su entorno, y eso provoca el síndrome de “luchar o huir” en el cuerpo. La emoción de la ira prepara al cuerpo ya sea para luchar o para huir, y lo consigue al hacer que los nervios ocasionen un reflejo en los músculos y tendones, y que las glándulas suprarrenales derramen en el torrente sanguíneo las hormonas suprarrenales que posibilitan la interrupción de los procesos intestinales, haciendo que toda la sangre fluya hacia los músculos para una defensa emocional. De modo que el cuerpo emocional está atado a cada uno de estos programas de las redes neuronales, y el programa mismo es un código. El cuerpo no puede evitarlo, tan pronto como recibe estas señales del cerebro, tiene que responder consecuentemente: tu corazón empieza a latir en rápi-da sucesión, te embarga una emoción extrema, entras en un estado de tensión y estrés, porque tu cuerpo está respondiendo a las vías nerviosas emocionales del cerebro.

El cuerpo es el receptor del cerebro que está aquí arriba y que también está proyectando un holograma. De manera que este holo-grama no sólo está proyectando el destino futuro que vas a experi-mentar, sino que también está causando una reacción retardada en el cuerpo físico. Cuando te digo que el cuerpo vive en el pasado, vemos que lo que sucede aquí arriba en el presente, está ocurriendo más allá en el futuro, y el último en recibirlo es el cuerpo. Mucho después de que se te ha pasado la rabieta, tu cuerpo todavía está sudando. A esto lo llamamos el cuerpo emocional.

Para cada una de estas redes neuronales, hay un grado de respuesta física en particular: llanto, enojo, estrés, felicidad. Todos vosotros conocéis bien estos sentimientos. Cuando una persona entra en lo que se llama un ciclo emocional, significa que ha sido activada por algo en su entorno que está presionando uno de esos botones. Esos botones empiezan a emitir disparos; eso a su vez provoca una respuesta física en el cuerpo. La respuesta física puede ser llanto, depresión, ira, o comportamiento imprevisible. Entretanto, esta red neuronal aquí arriba ha proyectado la sombra infrarroja al futuro. Cuando te encuentras en un estado emocional, con el transcurso de los días empiezas a experimentar lo que creaste dos días antes, y eso hace que estés más molesto todavía. Le dicen “llover sobre mojado”. Ese es el ciclo.

Entonces, ¿por qué lloras y por qué estás deprimido? Tú lo hiciste; cámbialo. ¿Por qué no puedes dejar de llorar? Si no dejas el llanto, vas a continuar en el ciclo; es más, crearás un futuro penoso.

Si no desconectas este trauma, este cuerpo que vive en el pasado se va a cansar hasta tal punto de cerrar los receptores de sus células a los nutrientes –pues para poder luchar se está matando de hambre–, que se rehusará a consumir todo el alimento que le proporciones y lo almacenará en forma de grasa. Lo que va a suceder es que el cuerpo se quebrantará y morirá, y toda enfermedad que ya se aloje en tí como un potencial florecerá en tu organismo, porque ahora el cuerpo vive en un ambiente ácido.

Cuando una persona está deprimida, se debe a que se encuentra atrapada en un ciclo emocional de la red neuronal mediante el cual continúa crea

No comments yet.

Leave a Comment