Facebook Twitter RSS Reset

Malos hábitos de trabajo.

Todos nosotros tenemos unos hábitos de trabajo si llevamos mucho tiempo dedicados a un puesto en concreto. A veces no nos damos cuenta de ellos porque estamos en una zona de confort de la que no queremos escapar. Puede que en algunos sectores estas rutinas no sean del todo malas pero a la hora de convertirse en emprendedor todo cambia.

Malos hábitos de trabajo.
Es un puesto que requiere mayor autoridad y a la vez mayor libertad. Tus acciones y movimientos no sólo influirán en la productividad y salud de la empresa, sino que eres un reflejo para todas aquellas personas que trabajan contigo. Debes inculcar una forma de trabajar y unos valores que sientan como suyos y que formen parte de la compañía.

Malos hábitos de trabajo.
Tanto para tu día a día laboral habitual como si estás pensando en montar tu propio negocio, debes tener en cuenta estos malos factores e intentar eliminarlos antes de comenzar.

Malos hábitos de trabajo.
Puede que estés acostumbrado a llegar a la oficina y ver cómo transcurre el día haciendo tareas según surjan o te manden desde arriba. Como empresario tus prioridades han de estar claras en todo momento. Organiza los trabajos y reuniones según el orden de importancia. No hagas cosas sin prioridad antes de algo que si merece tu tiempo.

Malos hábitos de trabajo.
A todos nos gusta que nos respondan con la mayor brevedad posible, pero si sólo estás pendiente de contestar a los correos que te llegan a la cuenta de correo electrónico no invertirás tiempo en las tareas importantes. Además darás la impresión de que pueden localizarte siempre que ellos quieran, dominando las prioridades de tu negocio y vida.

Malos hábitos de trabajo.
Conversaciones con tu equipo o clientes, reuniones con personas importantes o para proyectar una estrategia. Es importante ser claro y que todo el mundo haya captado el mensaje a la perfección. Evitarás quebraderos de cabeza y parecer poco profesional. Si no tienes seguridad en el habla no dudes en acudir a clases para mejorar esta habilidad.

Malos hábitos de trabajo.
Es una opción que está bien para ser muy productivo cuando siempre haces las mismas cosas, aunque se puede caer en la comodidad y no rendir como se esperaba. La cuestión es que no sabes que va a deparar el futuro o como se va a mover el mercado. Necesitas ser flexible para adaptarte lo mejor posible a lo que pueda pasar y resolverlo con solvencia.

Malos hábitos de trabajo.
Ser emprendedor requiere de mucho esfuerzo y dedicación. Seguro que quieres tener el máximo tiempo posible para hacer cuantas más cosas mejor. Es importante tener tus horas de descanso y dejarlo cuando sientas que no puedes más. Es mejor realizar 7 horas de gran trabajo que 10 horas donde el rendimiento sea mucho más bajo. Además acabarás completamente quemado.

Malos hábitos de trabajo.
Cuando formas parte de una empresa puede que no pase nada porque tardes un tiempo en comenzar tu rutina diaria o que llegues 5 minutos tarde a una reunión de escasa importancia. Como emprendedor siempre has de llegar a la hora para dar imagen tanto a los clientes como al equipo que diriges.

Malos hábitos de trabajo.
Es probable que en tu puesto actual o a lo largo de tu vida hayas tomado pocas decisiones importantes o alguien las haya realizado por ti. Como responsable de la empresa no puedes apartarlas. Para bien o para mal has de posicionarte. Es mejor equivocarse que no hacer nada.

Malos hábitos de trabajo.
Cuando empiezas en una compañía la palabra no parece estar prohibida y comienzas a adquirir el hábito de decir si a todo. Pero en esta nueva posición tienes que aprender a decir que no. No todos los clientes son importantes. No todos los empleados te reportarán productividad. No todas las ideas son brillantes. No todos los equipos funcionan bien.

Malos hábitos de trabajo.
Tener estos malos hábitos no implica que tu negocio vaya a fracasar instantáneamente, pero si que van a interferir de forma negativa en él, llegando a un punto que te lastrarán completamente. Eliminarlos es cuestión de paciencia y tiempo, pero en cuanto lo consigas tendrás una empresa más próspera.

Malos hábitos de trabajo.

No comments yet.

Leave a Comment