Facebook Twitter RSS Reset

Macri acelera reformas para eliminar restricción cambiaria

Macri acelera las reformas para eliminar la restricción cambiaria

Macri acelera reformas para eliminar restricción cambiaria

Espera recaudar a corto plazo unos 8.000 millones por la liquidación de la cosecha de granos retenida hasta ahora por los productores



Una de las principales promesas del programa electoral de Mauricio Macri fue la eliminación del denominado ‘cepo’ al dólar -la restricción cambiaria impuesta por el Gobierno kirchnerista en 2011- desde el día siguiente a su nombramiento como nuevo presidente de Argentina. Una medida que tendrá que esperar hasta que el nuevo Ejecutivo de centroderecha logre atraer una buena suma de dólares para recomponer las mermadas arcas del Banco Central.



A finales de 2011, el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, que acababa de renovar su mandato con una aplastante victoria electoral (54%), decidió restringir la compra-venta de dólares para frenar la fuga de dólares del país. Argentina es el segundo país del mundo con más dólares en metálico del mundo. Sólo le supera, por razones obvias, Estados Unidos. Pero los argentinos tienen esos dólares en cuentas bancarias en el exterior, en cajas de seguridad de bancos nacionales o, directamente, debajo del colchón.

La medida aprobada por Kirchner, que la prensa local bautizó como “cepo al dólar”, restringió el acceso a las divisas y sólo con el paso del tiempo se abrió una pequeña rendija -el denominado “dólar ahorro”- que permite a trabajadores con nómina comprar dólares a través de Hacienda por un monto mínimo mensual.

“El ‘cepo’ se instauró para evitar la fuga de divisas en Argentina. No logró eliminar esa fuga pero sí reducirla. La consecuencia no deseada que provocó fue un freno sobre la economía. El Gobierno no logró generar confianza en el exterior y desde entonces empezó un proceso de recesión económica que dura hasta hoy”, explica a El Mundo Martín Kanenguiser, columnista económico del diario ‘La Nación’ y autor del libro ‘El default más tonto de la historia argentina’ (Planeta, 2014). Los efectos colaterales también afectaron a las franquicias de empresas extranjeras, que no pueden girar dólares a sus casas matrices, y a los importadores argentinos, con graves problemas para acceder a divisas.



Argentina sólo dispone de 10.000 millones de dólares de reserva no comprometidos

“El ‘cepo’ lo levantamos el día 11 (un día después de la investidura presidencial)”, declaraban eufóricos los portavoces económicos de Macri en plena campaña electoral. Palabras acaloradas que fueron ya matizadas por el nuevo ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, días antes de que asumiera el nuevo Gobierno. “Vamos a levantar el ‘cepo’ cuando veamos que están dadas las condiciones”, declaró en varias entrevistas.



Y para que se den esas condiciones es fundamental que el Gobierno de Macri cuente con un buen ‘colchón’ de dólares en las reservas del Banco Central. De ahí el giro hacia una actitud más prudente por parte de los nuevos responsables económicos de Argentina. Según el Gobierno saliente, el Banco Central cuenta con unos 25.000 millones de dólares en reservas, pero la disponibilidad neta, es decir, los fondos no comprometidos de antemano, apenas llegaría a 10.000 millones de dólares, una cantidad exigua para un país que tiene un PIB de unos 400.000 millones de dólares.



“Macri no ha podido cumplir su promesa de levantar el ‘cepo’ de un día para otro porque si lo hace sin tener suficientes reservas en el Banco Central se puede originar una corrida bancaria (movimientos especulativos) y generar una gran devaluación”, subraya Kanenguiser. Y augura lo que puede pasar en los próximos días: “La lógica indica que a medida que el Gobierno vaya obteniendo dólares del exterior o de las exportaciones del sector agrícola, se pueda ir abriendo el ‘cepo’ poco a poco para dinamizar la economía”.

 


Macri trabaja ya en dos direcciones para recomponer las reservas de divisas. Por un lado, está negociando con bancos estadounidenses y europeos la entrada de dólares a cambio de un bono del Banco Central argentino. Y por otra parte, se espera que en los próximos días el poderoso sector agrícola del país (los productores de soja, principalmente) comience a liquidar su cosecha (retenida en parte por el atraso cambiario).



Macri negocia con bancos estadounidenses y europeos la entrada de dólares a cambio de un bono.

Antes de que esa eliminación del ‘cepo’ se produzca, el nuevo Gobierno prevé aprobar una devaluación del peso. El atraso cambiario de la moneda argentina (cotiza a 9,75 unidades por dólar) y la prohibición para adquirir dólares libremente han alimentado el mercado paralelo. El denominado ‘dólar blue’ se consigue de forma ilegal (pero más o menos tolerada) en las ‘cuevas’ financieras de las grandes ciudades, generalmente en la trastienda de las casas de cambio. Y a día de hoy la brecha con el dólar oficial supera el 50% (un ‘dólar blue’ se cambia a unos 14,75 pesos) y ha llegado a sobrepasar el 70% en algunos momentos.

Según un informe de la filial argentina del Banco Itaú de Brasil, la inminente devaluación de la moneda argentina podría dejar el valor del dólar en torno a los 13 pesos (es decir, mucho más cerca de la cotización del ‘dólar blue’ que del oficial). Una paridad similar a la que espera la ‘city’ porteña.



Pero la devaluación, que podría generar confianza entre los inversores extranjeros, tendrá efectos perversos a corto plazo. Se espera que esa depreciación genere un aumento de los precios de forma automática en un país donde la inflación ronda el 25% y es, de lejos, el principal problema económico del nuevo Gobierno. “Todos los economistas coinciden en que la inflación aumentará durante los primeros meses de 2016 y que el primer semestre del año será muy complicado desde el punto de vista económico”, advierte Kanenguiser.

No comments yet.

Leave a Comment