Facebook Twitter RSS Reset

Los negros son superiores físicamente? Pasá y averigualo

Los negros son superiores físicamente? Pasá y averigualo

EL MITO DE LA SUPERIORIDAD FÍSICA DEL HOMBRE AFRICANO

Los negros son superiores físicamente? Pasá y averigualo

No aceptar y asumir la diferencia es lo que hace que nazca en toda instancia el igualitarismo, la forma más perfecta y abominable de racismo. El igualitarismo, no obstante, ha forjado sus mitos, sus mitos de odio hacia todo atisbo de civilización del hombre europeo aunque con ellos caiga en contradicción. El mito siempre surge de cierta substancia real. Los mitos surgen porque se quiere ensalzar una cualidad peculiar, dándole cierto estatus divino: los mitos florecen porque calan de forma magistral en el imaginario, porque enseñan algo, porque ayudan al hombre a hacerse… ¡y porque el hombre los necesita! El mito por sí mismo tiende a crear un arquetipo, a la dilucidación de algo; pero por sí mismo el mito es impreciso, porque los mitos no hablan de la realidad misma, sino de ciertas realidades, de las realidades de unos o de otros aderezadas con la formidable imaginación. De esta forma encontramos los mitos de las culturas clásicas europeas, que ensalzan a hombres arquetípicos que habrían de servir de parangón al demos al que va dirigido. Una cultura de mitos fuertes, de grandes ejemplos… ¡una cultura que idolatra a Aquiles o a Heracles tiene el ejemplo de dos hombres formidables, y quienes sigan su ejemplo están destinados a la gloria o al menos todas sus acciones ya van dirigidas o encaminadas a tal fin, hacia algo tan elevado! El mito de Jesús, del crucificado, aquel de mejillas posadas a un lado y a otro, es el ejemplo para la modernidad, el paradigma de todo hombre que hoy aspire a aquello establecido como bien, aproximando a la sociedad moderna a su suicidio, a su humillación, a su postración.

En un contexto así, donde el hombre europeo es educado para sentirse culpable de su existencia, sacrificando su europeidad en aquello que conocemos como occidentalismo, surge el mito del hombre negro como un ser físicamente superior. Tal realidad es evidente, pregunten en la calle; existe la idea de que el hombre negro es superior físicamente. Esto es racismo antiblanco inoculado en el imaginario popular y complejo del hombre blanco acebado con comida basura, atiborrado de televisión y hechizado por el porno a mansalva de internet y otros medios. Pero la realidad es que el negro por sí mismo no es superior a nadie. Ensalzan su dotabilidad sexual, su rapidez, su fuerza, su destreza, como si todo ello fuera lo que puede hacer a un hombre superior y como si todo ello fuera la verdad absoluta, dándose por sentado que así es. Los medios de comunicación han jugado un gran papel en fomentar el mito, de hecho vivimos un mundo donde el fenómeno de la afromanía sigue un ritmo ascendente. A ello han contribuido también muchas mujeres europeos desinhibidas y un tanto emputecidas, amantes poseídas por africanos, que más que seducidas por lo exótico, viven poseídas por el mito. El mito del hombre negro, el mito del hombre salvaje y viril… seduce a las mujeres como a un europeo el mito de cualquier héroe antiguo de la cultura europea: en el primer caso un mito sirve para que las mujeres se rindan al africano mientras los hombres europeos se sienten complacidamente inferiores; en el otro para que los hombres se vean reflejados en algo superior, en algo que les haga más fuertes. Nuestro mundo actual necesita nuevos mitos, sin duda, pero sobre todo necesita de la verdad (de un baño de realidad), de la verdad asible, de certezas.

Bien me llamó poderosamente la atención esta noticia:

Los negros son superiores físicamente? Pasá y averigualo

Esta noticia, sin duda racista, pretende poner bajo relieve la inferioridad blanca e imagino que a Christophe Lemaitre no le gustó: nadie dice por qué un africano jamás será campeón de ajedrez o de natación. Y es que hoy ensalzar cualquier cualidad de los blancos sería calificado de supremacismo blanco y por lo tanto de racismo.

Me llamó tanto la atención este hecho que me fui a una fuente donde se desglosaran las plusmarcas de las diferentes disciplinas de atletismo. Me fui a las plusmarcas porque una plusmarca es la cumbre máxima a batir por todos los apasionados de cada disciplina. Me dije: “si los negros son tan formidable físicamente deben ser los que copen todos los records de todas las modalidades”. Mi sorpresa fue mayúscula.

Con lo que sigue no voy de ninguna forma a colocar al africano en una posición de inferioridad. Simplemente voy a desmontar el mito tan expandido sobre la superioridad de éste, ayudándome de los datos y de la objetividad.

El sexo masculino

Los negros son superiores físicamente? Pasá y averigualo

Analizando las plusmarcas masculinas cabe destacar la polaridad entre africanos y caucásicos. En la modalidad de “carrera” la superioridad africana es considerable e indiscutible tanto en carreras de velocidad como a larga distancia. En un orden de cosas realista es asumible la idea de que tendrán que pasar muchos años para que un hombre blanco bata la marca del hombre negro más rápido en este tipo de modalidad (carrera). Esta superioridad del africano responde a ciertas características físicas, que lo hacen único. Sin embargo en las pruebas de marcha (donde la resistencia es fundamental) y lanzamiento (una mezcla de fuerza y técnica) el hombre caucásico es ostensiblemente el dominador. En las pruebas de salto existe paridad entre africanos y caucásicos.

Entre los plusmarquistas cabría esperar la existencia de muchos mestizos. Recordemos que para la cultura occidental el mestizo es como una “raza” superior (como portador de la universalidad). Sin embargo sólo nos encontramos al estadounidense Ashton Eaton (*), dominador en decatlón.

Dicha polarización entre caucásicos y africanos responde a ciertas predisposiciones raciales. La raza es algo más que el color de la piel. El color de la piel es el espejo de una genética que consigo lleva un sin fin de capacidades y de predisposiciones. Negar esta realidad es el auténtico racismo. Quien dice que las razas no existen fomenta el genocidio.

Cabe puntualizar que en los Juegos Olímpicos se ensalzan mucho las pruebas de atletismo en su modalidad de carrera, además de que existen muchas más variantes: 100m, 200m, etc. Para un corredor como Usain Bolt, que es el mejor en 100m lisos, no es relativamente difícil hacerse con el record de 200m lisos. Por ello en la tabla veréis que los nombres se repiten. No existen tantas pruebas de lanzamiento, donde sin duda destacaría el hombre caucásico. Sería interesante que hicieran pruebas oficiales con martillos de diferente peso, jabalinas de diferente peso o longitud, etc. Es decir, imaginad la prueba de lanzamiento de martillo de los 5Kg o la de 4Kg. Pero no, sólo existe una prueba de martillo.

El sexo femenino

Superioridad[/align

]Con el sexo femenino sí que me llevé una sorpresa, pues entre las mujeres las caucásicas son auténticas dominadoras en todas las disciplinas, incluso en las de carrera. Al menos así observamos en las plusmarcas olímpicas. Y en las no olímpicas dominan las africanas en carreras de larga distancia, pero a un sólo vistazo se ve que también dominan las caucásicas, llevándose un porcentaje de plusmarcas idéntico al de las africanas (42.1%). También nos encontramos a varias orientales, destacando en carrera.

Con esto no quiero hablar de superioridad física caucásica, pero sin duda llama la atención estos datos cuando siempre nos bombardean con la superioridad física de los africanos.



Conclusiones (resumen nvl 5)

Como conclusión podríamos decir que no existe una superioridad física adjudicable para un origen racial u otro. Existen disciplinas donde parece que particulares formas de ser hombre destacan la una sobre la otra. Esto no sucede por el color de la piel, sino, como dije anteriormente, porque la raza es algo más que el color de la piel. El africano tiene una predisposición a la explosividad y a la velocidad, mientras que el caucásico es más resistencia y fuerza, así como más dado a la estrategia y a la dosificación, lo que se demuestra en pruebas durísimas como los Ironman, los Ultratrail, el ciclismo, etc., donde dominan los caucásicos. Pero esto no es casualidad, el espíritu heroico y de superación (entrega a la grandeza para uno mismo) lleva al hombre caucásico a enfrentarse a colosales pruebas, como las derivadas por ejemplo del alpinismo. Es curioso cómo el africano ha mostrado poca curiosidad por el alpinismo. Sin duda su espíritu es distinto.

Los negros son superiores físicamente? Pasá y averigualo

No comments yet.

Leave a Comment