Facebook Twitter RSS Reset

Los Baales, dioses de ayer y demonios de hoy

El demonio en la tradición judeocristiana.

****

El pueblo hebreo era un aglomerado de tribus de pastores trashumantes y bastante salvajes que luchaban por el espacio vital y las tierras de pastoreo con otros pueblos y tribus de similar condición. Su fortaleza frente a sus enemigos derivaba de su propia cohesión como pueblo y es muy posible que adoptaran en su cosmogonía el novedoso patrón monoteísta representado por Yahvé en aras precisamente a aumentar esa cohesión e imponerse como pueblo entre sus feroces adversarios.

Los Baales, dioses de ayer y demonios de hoy

Sin embargo abandonar los viejos dioses y renunciar a las fuerzas y poderes particulares que estos representaban, no fue nada fácil para las salvajes y primitivas tribus hebreas. De ello da sobrados ejemplos la Biblia y poco a poco, a medida que los ídolos van siendo postergados, vemos cómo van “naciendo” nuestros demonios, aquellos con los que hemos convivido, que han acechado en nuestras oscuridades, entre los que hemos crecido y que antes que demonios fueron dioses o ángeles.

Los Baales, dioses de ayer y demonios de hoy

Como el malvado Belcebú, por ejemplo, segundo tras Lucifer en la jerarquía demoníaca. En el libro II de los Reyes se cuenta que Ocozías, monarca hebreo y rey de Israel, se cayó por la ventana de una sala de la casa que tenía en Samaria y resultó malherido. Entonces envió unos mensajeros a los que dijo: «Id y consultad a Baal-zebub, dios de Ecrón, si he de sanar de estas mis heridas»”. Ese fervor idólatra, muy frecuente en los tiempos que corrían, enfadó mucho al señor Dios Yahvé y a su profeta Elías, que maldijo al rey y predijo su muerte con consecuencias desastrosas para el pueblo de Israel.

Los Baales, dioses de ayer y demonios de hoy
Representacion del dios Baal

Baal significa príncipe y el nombre de esa divinidad cananea con poderes de augur era Baal Zebul, venerado en Ecron, una de las cinco grandes ciudades filisteas. Aquel antiguo y respetado dios cayó en desgracia, le hicieron diablo y pasó a habitar los más siniestros abismos del sheol. Su nombre fue trascrito al hebreo como Baal-zebub , que significa señor de las moscas, probablemente por aumentar el matiz despectivo de la divinidad pagana y relacionarle, como a estos insectos, con la putrefacción y la muerte. Ya en el Nuevo Testamento aparece nombrado como Belcebú, jefe de los demonios.

Los Baales, dioses de ayer y demonios de hoy

Belcebú

Lo cierto es que en realidad nuestros demonios son inventos relativamente recientes, es ya en tiempos de cristiandad cuando aquellas viejas divinidades paganas que fueron en su día temidas y respetadas por los hebreos pre-monoteístas pasaron a componer una rica mitología infernal de la que nuestra cultura es heredera.

Los Baales, dioses de ayer y demonios de hoy

No comments yet.

Leave a Comment