Facebook Twitter RSS Reset

Los argentinos consumen 100 litros de mate por año

Como cada 30 de noviembre, hoy se festeja el día de una de las infusiones preferidas de la Argentina. En esta nota, un recorrido por su historia y los beneficios para la salud que conlleva su consumo

Los argentinos consumen 100 litros de mate por año

Una de las mayores tradiciones argentinas encontró finalmente su conmemoración nacional. Por eso, a partir de hoy y todos los 30 de noviembre se celebrará en el país el “Día Nacional del Mate”. Se trata de un homenaje a una infusión que dejó una huella marcada en los vínculos de los argentinos y demostró aportar numerosos beneficios para la salud.

“Lo queremos tanto al mate… Se convirtió en un ritual tan incorporado a nuestras vidas que nos cuesta detenernos a observarlo, mirarlo, olerlo y tocarlo. Es fundamental investigar y profundizar sobre esta infusión para conocerla y disfrutarla mucho más”, explicó Valeria Trapaga, primera sommelier del mundo especializada en la cata de yerba mate.

El mate era una bebida consumida hace siglos por los pueblos originarios guaraníes. Luego, su uso se trasladó a los colonizadores españoles en la región y así se convirtió en una pieza fundamental de países sudamericanos como Argentina, Uruguay o Paraguay.

LOS ARGENTINOS CONSUMEN UN PROMEDIO DE 100 LITROS DE MATE ANUALES PER CÁPITA

En el país, las cifras del consumo del mate son elocuentes: una investigación del Instituto Nacional de la Yerba Mate indicó que los consumidores de la infusión ingieren un promedio de 100 litros anuales de mate. Un número que deja en el camino a los 50 litros anuales promedio de las gaseosas, a los 30 litros del vino y a los 34 de la cerveza. En tanto, cada año se compran 240 mil toneladas de yerba mate, mientras que de café se compran 33.400 toneladas y 6 mil toneladas de té.

Como si fuera poco, uno de los grandes valores añadidos del consumo de esa infusión es la consolidación de un ritual de plena índole social. El mate es prácticamente sinónimo de una reunión de charla entre amigos, nexo conector para estudiantes en una noche de preparación para un examen o testigo de una charla histórica entre un padre y su hijo.

“Es un elemento que aparece en el medio de todas las diferencias, acercándonos y rompiendo el hielo. Cualquier distancia que exista, se irá diluyendo con cada cebada. Frente al mate somos todos iguales”, aseguró Trapaga.

Aporte a la buena salud

El mate contiene nutrientes y aporta diversos beneficios a la salud de sus consumidores. En primer lugar, la mateína, su compuesto principal, tiene propiedades energizantes que estimulan al sistema nervioso central, brindan lucidez intelectual y aumentan la concentración.

Además, la yerba mate fue revelada como un antioxidante más potente que el ácido ascórbico, de la Vitamina C. Los llamados polifenoles que contiene, además, detienen el envejecimiento celular, ayudan a prevenir ciertos tipos de cáncer, y aumentan las defensas naturales del organismo.

Como si fuera poco, el mate aporta al organismo las vitaminas A, B1, B2, B3, B5, B6, C, E y hasta 15 aminoácidos. En cuanto a minerales, la yerba mate aporta calcio, hierro, magnesio, potasio, sodio y fósforo, mientras que sus saponinas resultan un factor clave para la reducción del colesterol.

Cómo distinguir una yerba de calidad

Trapaga explicó la importancia de “aprender a percibir el mate con los cinco sentidos y compartió las herramientas necesarias para enriquecer la experiencia de consumo”. Además destacó que “sólo de esta manera es posible detectar si la yerba mate es de buena calidad o no”. Trapaga enumeró cinco puntos en donde cada sentido es el protagonista para reconocer la nobleza del mate:

Vista: el color de la yerba tiene que ser verde claro con tonalidades amarillentas; las hojas deben exhibir un aspecto limpio y parejo en su color y formas, y los palos tienen que presentarse lo más enteros posibles.

Tacto: el polvo debe desprenderse fácilmente de la palma de la mano.

Olfato: debe sentirse un aroma a hierba seca con un leve dejo tostado. Puede apreciarse pleno, puro y hasta complejo según sea su procedencia; siempre deben encontrarse esas notas redondas que refieren a su correcta maduración.

Oído: al tomar un puñado de yerba mate y presionarlo acercándolo al oído, debe percibirse un crujido. Esto es algo virtuoso porque indica que dicha yerba pasó por un buen proceso de secanza.

Gusto: en esta instancia logran fidelizarse todas estas características y los aromas de boca deben enriquecerse con otros matices; es decir, que aparezca un leve toque amargo es una característica agradable. Según haya sido el tratamiento de dicha yerba, sus medios y finales de boca podrán ser cortos, aterciopelados, dulces y redondos o largos, persistentes, profundos y más salvajes.

No comments yet.

Leave a Comment