Facebook Twitter RSS Reset

Lodeiro toma nota: Mercado metió el penal su ultimo partido

Lodeiro toma nota: Mercado metió el penal su ultimo partido
La espera valió la pena. Luego de setenta y dos días, River volvió a jugar de manera oficial y consiguió una buena victoria frente a Sportivo Rivadavia, para seguir adelante en el gran objetivo del semestre.

De entrada, y como era de esperarse, River tomó la iniciativa y estuvo cerca de abrir el marcador. Lucas Alario agarró la pelota en el vértice del área, se sacó a un rival de encima y sacó un buen derechazo que fue despejado por el arquero.

Sin embargo, Sportivo Rivadavia sorprendió e instantáneamente respondió con dos contragolpes que derivaron en remates desviados que no llevaron peligro, pero sí alarmaron a Augusto Batalla y la defensa.

Pero La Banda tiene a un goleador de raza; antes del cuarto de hora, el Pipa tuvo revancha y no perdonó. La paró de pecho en el área y, de volea, puso el 1 a 0, para hacer delirar a la gente en Formosa.

A partir de allí, River comenzó a dominar con tranquilidad las acciones del partido, ante un rival que no modificó el estilo y esperó agazapado para golpear de contra.

Cerca de la media hora, Andrés D’Alessandro estuvo cerca de estirar la diferencia, con un buen zurdazo de media distancia que fue controlado por el arquero. River bajó la intensidad, pero continuó como único dominador.

Y antes de que terminara la primera mitad, Ignacio Fernández apareció con un zurdazo inatajable para poner el 2 a 0. Un gol determinante para darle tranquilidad al Más Grande antes del descanso.

El complemento comenzó de la misma manera, con River siendo el único dueño de la pelota y sin pasar sobresaltos. El Muñeco apostó por los mismos once para no subestimar al rival y liquidar cuanto antes la serie.

Antes de los cinco minutos, remates de media distancia de Jorge Moreira -por duplicado- y Leonardo Ponzio volvieron a poner a River cerca de un nuevo gol, mientras que el equipo de Venado Tuerto apenas buscó con tibios centros que cruzaron el área de Batalla.

Sobre los diecisiete, una jugada combinada entre el Pity, Nacho, Alario y Driussi encontró al último a punto de marcar un verdadero golazo, aunque el arquero le ahogó el grito.

Gallardo movió el banco y puso a Mora, Andrade y Alonso, quien faltando quince minutos tuvo el tercero en sus pies, aunque trató de tirarle un sombrero al arquero y falló en el intento.

Para el cierre quedó el penal que le hicieron a Alonso, quien tuvo un gran gesto y le cedió la pelota a Mercado. El lateral ¿se despidió? con un grito y sentenció el resultado en Formosa.

Argañaraz dijo basta y River festejó. Dio el primer paso hacia el gran objetivo de ganar la Copa Argentina. El semestre comenzó como se esperaba y el Millonario sigue adelante en el certamen. ¡A seguir así!