Facebook Twitter RSS Reset

Lo mejor está en dejarse sorprender.

Lo mejor está en dejarse sorprender.GIF

Muchas personas sienten una ligera nostalgia por la inocencia que ha quedado atrás, aquellos momentos que estaban llenos de colores y sonrisas, característicos de la infancia, esa etapa de nuestras vidas en la que reinaba la creatividad y nos dejábamos sorprender por los pequeños detalles.

Lo mejor está en dejarse sorprender.
Conforme vamos creciendo comenzamos a cuestionar aspectos que, probablemente, no deberíamos, y no, no me refiero a lo político o social -aspectos que por supuesto debemos tener presentes y ser conscientes de ello-, sino a las pequeñas maravillas que la vida tiene guardadas y que dejamos de disfrutar por desconectarnos del aquí y del ahora.

Lo mejor está en dejarse sorprender.
Dentro de este contexto es importante nombrar a María Inés Malamud, mejor conocida como Niní, una joven de 30 años nacida en Mendoza, Argentina. Desde su infancia participó en diferentes cursos y talleres de pintura y en su adolescencia asistió a la Escuela de Bellas Artes.

Hace 10 años viajó a Buenos Aires con la idea de estudiar Cinematografía pero un giro la puso en la carrera de Cine de Animación, pasó por varios cursos hasta reencontrarse nuevamente con el arte de sus inicios; después de unos años, cuando volvió a su provincia natal, decidió aprender también Diseño Gráfico y Publicitario.

Lo mejor está en dejarse sorprender.
Es fácil darse cuenta que Niní no sólo es una gran artista sino que también es una emprendedora. Además de exponer en diferentes sitios, ha participado en el 3er Festilus Chile 2015, un festival internacional de ilustración organizado por “PLOP! Galería”; se destacó en la 2da Edición MIME (Mercado de Ilustración de Mendoza) por realizar un mural sobre una pared negra para que los visitantes pudieran intervenirla con tizas de colores; ha realizado Arte de tapa en el CD “El tiempo” de la cantante Mariana Päraway y ha sido parte de diferentes publicaciones de obras literarias haciendo lo suyo, dibujar, algo que disfruta con todo su ser.

Lo mejor está en dejarse sorprender.
Nuestra protagonista abre su corazón y cuenta cómo es que encontró su estilo: “no lo elegí sino que vino de una búsqueda, antes hacía cosas muy oscuras y después de ser madre se me destapó otra faceta y creo que lo de ahora es una mezcla de ambas”. En cuanto a las técnicas que utiliza, le gusta mucho la acuarela porque confiesa ser poco paciente y ésta le da resultados rápidos aunque también le encanta el blanco y negro en micro fibra o lápiz. A la pregunta de cómo se definiría, contesta muy sincera “te diría que odio hablar de mí, por eso dibujo”.

Lo mejor está en dejarse sorprender.
Sus ilustraciones nos remiten a universos que nos convidan a tomar el aire como lienzo y nuestro cuerpo como pintura para trazar la alegría, la inocencia y la felicidad para gozar de los detalles pequeños pero sublimes que dotan de creatividad al ser.

Lo mejor está en dejarse sorprender.
Observar las imágenes que nos regala Niní son una gran oportunidad para crear historias que estén llenas de esperanza y amor, que nos permitan recordar que la libertad de la imaginación es el motor más grande que poseemos para seguir adelante en la vida.

Lo mejor está en dejarse sorprender.
Bosques, mar y cielos son los principales escenarios en los que la artista nos sitúa, tal vez porque las sensaciones que éstos ambientes traen consigo son aquellos que más disfrutamos y nos remiten a sentimientos reconfortantes y de ensueño. Nosotros bien podríamos ser aquellas aves, ratones, osos o niños que muestran sonrisas y felicidad en cada línea.

Lo mejor está en dejarse sorprender.
Niní y sus ilustraciones son un recordatorio de que la felicidad está dentro, y de que la libertad y amor nunca nos hará falta si vamos de vez en cuando hacia nuestra caja interior y jugamos con nuestro yo infantil que siempre nos espera con los brazos abiertos

.

Lo mejor está en dejarse sorprender.

No comments yet.

Leave a Comment