Facebook Twitter RSS Reset

Le partí la nariz a un chorro y te lo cuento.



Yo no soy muy partidario del crap pero voy a venderme por unos bitcoins (así es la vida), de todas formas después publicaré algo productivo para redimirme, en fin vamos a la historia.

Estaba saliendo del laburo, trabajo en un edificio en punta del este como cadete (básicamente hago mandados a la gente y ayudo en lo que haya para hacer) como hago horario cortado, salgo a las 9 de la noche.

Estaba en la mía, me había puesto los audífonos e iba de lo más “langa” por la calle escuchando Sabbaton al palo, estaba metido en mi virgofantasías mentales de ser un guerrero en plena lucha, yo me voy en omnibus y para llegar a la parada tengo que hacer tres cuadras caminando por un lugar medio oscuro, aunque como es una zona media “chetita” no esperaba encontrarme con formas de vida hostiles.

Le partí la nariz a un chorro y te lo cuento.


De pronto me para “El Bryan” y su amigo “El Kevin”, como dije antes, iba metido en mi mundo así que no pensé mucho en que me podían afanar, me quité un audífono y le pregunté – ¿Qué pasa? –.

Le partí la nariz a un chorro y te lo cuento.

El Bryan responde – ¿Ameo’ no tenes una moneda? –

– No man, disculpame – le respondo.

Y trato de seguir caminado pero el Brian me pone la mano adelante y su amigo, se para al lado mío.

El Bryan medio prepoteando me dice – Ah pero vos estas laburando ameo tenes que tener una moneda-.

Le partí la nariz a un chorro y te lo cuento.



Mi cara era de sorpresa, no esperaba que insistiera así que le digo – No, mira no tengo nada – meto las manos en el bolsillo, las saco y caí en la bobada de mostrarle mi encendedor, no fumo pero en casa para prender la cocina necesito encendedor y olvide sacarlo del bolsillo antes de ir al trabajo, entonces el Bryan me dice – Bueno, dame un cigarro, loco-, el Kevin seguía de testigo silencioso.





Yo estaba medio cagado pero a la vez andaba algo aceleradito por los temas de sabbaton y mi mente algo belicosa a la hora de fantasear quería repartir piña, tenía bien apretado el encendedor porque recordé que una vez mi hermano me dijo que para partirle la cara a alguien agarrabas un encendedor en el puño y te dejaba la mano más firme para pegar.

Le partí la nariz a un chorro y te lo cuento.

Le dije al Bryan – No, no tengo cigarros yo –.

Entonces se calienta y me dice -¿Qué te pasa? ¿No me queres dar nada? ¿Queres que te robe la mochila?-

En eso el amaga a sacar algo del bolsillo y justo revienta la parte del tema de sabbaton 40:1 que dice “The orders from high command: Fight back hold your ground!”, en ese momento no lo pienso y le meto una piña en el ojo con la mano izquierda y luego le doy otra (con la mano del encendedor) en la nariz y el tipo se tira al piso agarrándose la cara, miro al Kevin para darsela y el tipo hecha para atrás y me dice -¡No no no! ¡Tranqui loco! No te vamos a robar queríamos pedirte una monedas nada más, tranqui-.