Facebook Twitter RSS Reset

Le hice el cesto a mi novia.

Le hice el cesto a mi novia.

Ante la eventual rotura de mi anterior cesto para ropa sucia, decidí comprar uno.

Dejé a cargo a mi novia de la búsqueda de uno no tan feo, mas o menos barato y que dentrase en el ñoba debajo del lavatorio.

Obviamente como mi novia no es roberto, vio cosas por el estilo:

Le hice el cesto a mi novia.

Le hice el cesto a mi novia.

que rondaban de 300 a 600 pesos… cosa que no iba a pasar mientras yo este vivo.

Como laburo en un lugar donde hay carpintería, y puedo sacar algunas maderas de arriba, decidí a hacer uno casero, a mi medida, y por el módico precio de 0 peso’.

Le hice el cesto a mi novia.

Materiales:

Listones de álamo, 2 tornillos pasantes, arandelas y mariposas.

Herramientas

Cosas de carpintería, ustedes se imaginan.

No voy a describir el proceso, ya que la idea es mas o menos mostrar y no tiene mucha ciencia..

SIN MAS VUELTAS:

Le hice el cesto a mi novia.

Le hice el cesto a mi novia.

Le hice el cesto a mi novia.

Le hice el cesto a mi novia.

Le hice el cesto a mi novia.

Le hice el cesto a mi novia.

Le hice el cesto a mi novia.

Le hice el cesto a mi novia.

Le hice el cesto a mi novia.

Le hice el cesto a mi novia.

Hice lo mismo para dos listones mas y le puse los largueros…

Le hice el cesto a mi novia.

Le agregué unas varillas cilindricas abajo para reforzar…

Le hice el cesto a mi novia.

Con esto terminaba mi trabajo:

Le hice el cesto a mi novia.

La parte de “corte y confección” la hizo mi lincesa…

terminado y colocado en su posición final quedo ási:
Le hice el cesto a mi novia.
Le hice el cesto a mi novia.

No comments yet.

Leave a Comment