Facebook Twitter RSS Reset

Latido (poema)

Solo cenizas quedan de su partida.

Recuerdos de un porqué que no elegí,

cerrando puertas que quería cerradas,

sofocando corazones delatores bajo el piso.

La certeza se tuerce y se resquebraja.

Y ahora siento latidos entre las grietas del suelo,

aun cuando lo prohibí, aun cuando lo negaba.

Hay llamas sin luz que brotan bajo mis pies

abrasando toda la razón y todo el miedo.

La precaución se vuelve riesgo.

Lo prohibido, necesario.

Mientras las llamas repiten:

“A veces, caer es volar”.

Latido (poema)

No comments yet.

Leave a Comment