Facebook Twitter RSS Reset

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

| 15 |

Blood Tea and Red String (2006)

Unos extraños bichitos del bosque se fabrican una muñeca “blanca como la nieve, sonrosada como la sangre y de cabello negro como la madera de ébano”. Después de introducir un huevo en el interior de su vientre de algodón, la cuelgan de un árbol y celebran el fin de su orfandad mediante hermosos y absurdos juegos de niños, bajo los auspicios benévolos de otros seres extraños del bosque.

Pero al irse a dormir con la llegada de la noche, otras criaturas codiciosas suben al árbol y raptan a la diosa de trapo, llevándola consigo a quién sabe dónde. Lo que seguirá después es la historia -surrealista por completo- del viaje que emprenden los bichitos del bosque para recuperar a su Wendy/Blancanieves/Frankenstein de las malignas garras de los ratones de los ojos rojos que la han arrebatado de sus amantes brazos.

“Blood Tea and Red String” es una preciosa rareza que rebosa autosimbolismos, celebraciones de significados íntimos que tal vez sólo residan en la cabeza de Cegavske y que a nosotros no acaban de alcanzarnos. Su valor narrativo es casi nulo, exceptuando las referencias a los cuentos de hadas europeos y su mínimo hilo argumental, pero su belleza artística es única y se despliega con hipnótica intensidad, mostrándose simple, pura, sin desvíos, absolutamente “rose is a rose is a rose”.

Los admiradores de esa maravillosa técnica de animación que es el stop-motion (y que dio vida a obras como “Pesadilla antes de Navidad”, de Selick), no deben, no pueden perdérsela. A otros, pedirles que le echen un poco de paciencia y atrevimiento porque si les gusta el arte, esto es arte en movimiento, digno de museo antes que de pantalla de cine.

Lejos de la perfección, pero decididamente recomendable.

surrealista

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

| 14 |

Cowards Bend the Knee (2003)

Maddin recupera aspectos de la mitología clásica en esta fascinante película donde la estética es la protagonista. El canibalismo, la ambigüedad sexual y la paranoia se mezclan para adentrarnos en un universo onírico que contagia cualquier signo de realismo.

Cabe destacar la figura de la madre, sacada del romanticismo vampiresco (como ocurre en otros filmes de Maddin), que está impregnada de tintes autobiográficos del propio director.

Los escenarios absorbentes, la transformación de los personajes y el encanto del cine mudo, hacen de esta pieza una joya de la cultura. Sin duda, un auténtico regalo para la vista.

cine

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

| 13 |

You, the Living (2007)

Hay muchas maneras de cambiar el clásico método de narrar en cine (el método, por ejemplo, del cine norteamericano), el de un relato coherente, aristotélico (donde no sobra nada), que podemos entender y seguir.y al cual estamos acostumbrados. Una de esas maneras de romper la tradición es, por ejemplo, la disparatada película “Pierrot el loco”, de Jean Luc Godard (1965); otro método frecuente es el “flashback” (o el “flashforward”Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21 o la introducción de escenas que no tienen nada que ver con el relato, etc. Esta película, con unas cincuenta escenas que no cuentan un relato (por lo cual se suele decir, tal vez erróneamente, que no tiene guión) pero igual representan la vida humana de un modo original y encantador gracias a la mirada de un sueco sobre sus coetáneos, utiliza también el recurso de presentar sueños como parte de la sucesión de escenas. Así se recorren diversas situaciones de la vida humana: la queja depresiva, el amor sexual, el amor melancólico, el acto público, la locura, la muerte, la religión y la culpa, etc. en una sociedad de interiores despojados y personajes taciturnos, por los cuales conocemos algo más de nuestros congéneres nórdicos. Cine para ver y gozar, con excelente banda sonora.

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

| 12 |

Borgman (2013)

Borgman fue galardonada con el premio a la mejor película en el festival de Sitges (2013), relevando a Holly Motors (2012). Ambas son películas extrañas, tienen dobles lecturas y una gran dosis de surrealismo. Sin embargo, Borgman es mucho más accesible y disfrutable.

Esto no quiere decir que sea una obra liviana o de fácil visionado, pero sí que al menos se encuentra conectada por un hilo argumental claro. Su apariencia es sencilla, pero su significado no lo es tanto. Dependiendo del espectador, Borgman será un thriller político que enfrenta a burgueses y clase obrera, una historia de vampiros o una comedia, y las tres hipótesis podrán ser suficientemente argumentadas. Es este uno de los puntos fuertes de la película, su equilibrio entre ambigüedad y explicitud.

De la misma manera, es reseñable la mezcla de lo cotidiano y lo sobrenatural, de lo rutinario y lo onírico, dando un resultado desconcertante, perturbador en muchas ocasiones.

Se ha descrito a Borgman como una obra fría, algo que no creo que sea del todo correcto. Lo que ocurre es que las acciones más brutales, así como las más extraordinarias (entendamos por extraordinario aquello que no es normal) están narradas como si formaran parte de esa cotidianeidad. Lo terrenal y lo sobrenatural se solapa, sin dar más importancia a una de las dos. Es quizá esta normalidad con la que se afronta la historia lo más inquietante.

Es Borgman, por tanto, una película extraña y sugestiva, que desesperará al público que espere respuestas claras. El director y guionista holandés Alex van Warmerdam, quien también se reserva un papel en la película (y otro a su esposa), huye de cualquier explicación oficial, dejando al espectador la reconstrucción de lo que ha visto, y su interpretación final.

Por el camino, humor negro, surrealismo, crítica social, un estilo muy europeo, y unas buenas interpretaciones.

surrealista

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

| 11 |

A Field in England (2013)

Wheatley nos lleva a un campo inglés en plena guerra civil,de la mano de un puñado de actores que se entregan a la causa, con un buen blanco y negro y una banda sonora curiosa consigue sumergirnos totalmente en su historia.

Sus diálogos, sus personajes y la crudeza del entorno y de la situación funcionan perfectamente.

La guerra, la brujería, las alucinaciones, los tesoros ocultos y la lucha por sobrevivir se dan la mano en esta extraña película de gran intensidad.

cine

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

| 10 |

The Act of Killing (2012)

Pone los pelos de punta contemplar como asesinos irredentos hablan como si tal cosa de sus crímenes y atrocidades de hace medio siglo como si con ello hubieran realizado un favor inevitable a su país (Indonesia) y a la humanidad. Esa total insensibilidad hacia sus víctimas, esa perturbadora y perturbada noción de que matando al prójimo (que piensa diferente, que es diferente o que tiene la nacionalidad o etnia ‘equivocada’) se está limpiando y mejorando el paisaje social. No resulta fácil contemplar tanta impasible demencia – delante de sus familiares, de sus correligionarios o de su pueblo – y tanta falta de remordimiento o de culpa.

Pese a que este documental no muestra ninguna atrocidad ‘real’, sino que se limita a hablar sobre ellas o a recrear de forma fantasiosa o fantástica aquellas notorias vicisitudes, no es para almas sensibles ni para estómagos delicados visionar durante dos horas el infierno encarnado en tus semejantes, tan lunáticos, tan monstruosos, tan obstinada y pertinazmente locos.

Entre esta galería de los horrores hay personajes deleznables que supuran mezquindad y demencia a la legua, aunque también hay alguno que parece sentir y tener cierto corazón y un mínimo de sensibilidad y que a punto está de reconciliarnos con la humanidad, pero uno teme que solo sea un espejismo y que a la primera de cambio renueve su vesania y encuentre una excusa banal para matarte o destrozarte la vida.

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

| 9 |

The Taste of Tea (2004)

Conglomerado de historias y personajes que componen un rompecabezas alrededor de una mesa de comer. Familia heterodoxa, trazada descriptivamente mediante el empleo casi exclusivo del lenguaje visual, sin el uso recurrente del diálogo excesivo, ni recursos explicativos como el uso de la voz en off. Tarea complicada cuando se intenta ensamblar distintas historias de diferentes personajes. Un ejemplo de definición de personajes fabuloso lo encontramos en el personaje de Hakime (Takahiro Sato). Hakime, adolescente y enamoradizo, regresa a casa exaltado y exhausto de pedalear tras conocer que comparte con la chica de sus sueños, el gusto por el juego del Igo. Balbucea incomprensiblemente las palabras, su nerviosismo es contagioso.

Katsuhito Ishii combina con acierto la fantasía con un cine de costumbrismo familiar con aroma de otro de los grandes directores nipones: Yazujiro Ozu (y parece que la semejanza no es baladí, pues Ishii recurre con frecuencia a tomas ferroviarias que mucho nos recuerdan al maestro Ozu). Historias de hilarante humor absurdo y ciertos momentos escatológicos marca Imamura.

Queda un resultado que por momentos peca de disperso (ante la magnitud del elenco de personajes) y adolece de nervio debido a un excesivo metraje (sobre todo en su parte central) pero que la fabulosa construcción de sus personajes, que como el té, tienes que saborearlos poco a poco hasta que descubras sus matices; y la extravagante combinación de anécdotas, acaban por conferir un filme de indudable calidad.

surrealista

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

| 8 |

Taxidermia (2006)

El director húngaro György Pálfi pretende con esta película algo muy difícil de conseguir: que algo vomitivo y sórdido se convierta en algo bello y sublime. Pero encontrar a alguien que deguste de lo repugnante y que a la vez sepa ver en ello algo “bonito” no es sencillo, con lo que es normal que se encuentre con miles de detractores. Así, una persona que, engañado por la fotografía à lo Jeunet, que crea que está ante una bella y agradable película de autor, tendrá que armarse con una bolsa de plástico para poder vomitar al ver tan asqueroso espectáculo, en el que se incluyen masturbaciones en cadáveres de animales, automutilaciones, y concursos de a ver quién es el que más come. En cambio, el degustador del gore más fácil y barato, se encontrará con un producto demasiado elaborado para su gusto, e incluso pretencioso. con planos demasiado perfeccionistas para el género y simbologías incomprensibles y gratuitas.

La película es inmensamente sórdida, sí, pero también inmensamente bella en su asquerosidad, como una pintura negra de Goya. Aunque no todos estén preparados para verla, nos encontramos ante una obra maestra; difícil, dura, sórida, pero obra maestra.

Y por último, es protagonizada por un diamond taringuero (como se ve en la imagen).

cine

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

| 7 |

Inland Empire (2006)

‘Inland Empire’ es David Lynch en estado puro, con más libertad creativa que en otras ocasiones; es decir, completamente desatado. Es, probablemente, su película más inextricable, más aún que ‘Cabeza Borradora’. Por eso ha generado tanto rechazo. Como la ha rodado en vídeo digital, la imagen es más sucia y porosa, incluso granulada para las escenas nocturnas de alta definición. Utiliza lo que yo denomino “cámara de entomólogo”, que nunca se sabe si es un plano subjetivo y que contribuye a crear expectación. Como siempre, Lynch crea atmósferas que te envuelven, y en eso tienen mucho que ver los múltiples recursos que extrae de la ambientación sonora, de su propia creación. Es un maestro del terror.

Como en ‘Carretera Perdida’, los pasillos en penumbra y las iluminaciones tenues se convierten en laberintos, pero a diferencia de ésta y de otras películas, en ‘Inland Empire’ las puertas son las grandes protagonistas. Detrás de ellas se esconden misterios y mundos paralelos. En ese sentido, Lynch ha jugado un poco a ser Ernst Lubitsch en clave de comedia negra. Al igual que en ‘Mulholland Drive’, los teléfonos conectan con otras realidades. Lo que no falta es el desdoblamiento de la personalidad, tema recurrente en Lynch desde ‘Carretera Perdida’. Se puede decir que estas tres películas forman una trilogía.

Si en ‘Mulholland Drive’ utilizaba la figura del mago para simbolizar el poder creativo del cineasta, convertido en demiurgo, aquí recurre al hipnotizador. Lynch es un encantador de serpientes, un embaucador en el mejor sentido de la palabra, y consigue lo que muy pocos pueden alcanzar: que tres horas de metraje inconexo se pasen en un abrir y cerrar de ojos.

Con ‘Inland Empire’ Lynch inventa un nuevo lenguaje cinematográfico. Sólo un genio que conoce al dedillo el mecanismo del cine se puede saltar todas las convenciones narrativas sin caerse por un precipicio de presuntuosidad y vacuidad. Es absurdo, pero es genial. ‘Inland Empire’ es todo digresiones y elipsis, como las últimas novelas de Robert Walser; un repudio a la linealidad temporal. Pero, por encima de todo, y aquí radica su éxito, es un desafío a la lógica, y eso a mí siempre me motiva. Te hace pensar. ¿De cuántas películas se puede decir lo mismo?

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

| 6 |

Eternal Sunshine of the Spotless Mind (2004)

Kauffman sorprende a sus fanáticos y a los seguidores de Jim Carrey que pasaban por allí con una historia que se desarrolla en gran parte en la mente del protagonista. Al más puro estilo David Lynch, aunque formalmente no tenga nada que ver, asistimos a la reconstrucción de la historia de amor del protagonista desde la fragmentación de su progresivamente destruida mente. Lejos de una representación lineal de la relación de Jim Carrey y Kate Winslet, conocemos fragmentos, saltamos de aquí a allá y Kauffman nos guía.

Esta película considera inteligente al espectador, y sólo eso ya le vale el calificativo de “buena”. Pero Kauffman no dificulta demasiado el entendimiento: un color de pelo cambiado, un desperfecto en el coche… son suficientes para ubicar al espectador, a pesar de la narración fragmentada donde flashbacks y flashforwards sólo se intuyen.

Los personajes… qué decir de ellos. Qué bonita historia de amor… qué bien tomada por Jim Carrey y Kate Winslet, que entienden perfectamente a sus personajes. Te enamoras de ella. Profundamente.

Y ahora viene lo mejor… Gondry coge todos estos ingredientes de genialidad y los mezcla perfectamente. Ayudado por su pasado como realizador de videoclips, nos sitúa en la mente de Carrey con unos recursos acojonantes. Un libro que se queda en blanco sutilmente, una calle que no recuerda en qué sentido iba, una estación de metro con gente que desaparece…

surrealista

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

| 5 |

Little Otik (2000)

La película más sencilla y clara de Svankmajer es la que se lleva el título más rebuscado como concesión a toda una vida. Porque tras esta antigua leyenda que va cogiendo forma como una realidad tenebrosa, se encuentran todos los elementos conocidos de este director.

La curiosa mentalidad de una niña nos acerca a una pareja estéril, con un deseo, tener un hijo al que amar. El deseo se convierte en una raíz con formas de infante que el hombre decide barnizar. La raíz se transforma en deseo y el deseo en realidad, así, se da paso a la vida. Un objeto con vida. El curioso razonamiento de la niña descubre al Otesánek, la raíz barnizada que sólo tiene un deseo, comer. El ciclo de la vida siempre continúa.

Por una parte tenemos los objetos que van cobrando vida para despertar el interés de todo aquel que se mueva a su alrededor. La materia razona y toma el control. Mientras esto ocurre nos presentan a los humanos, que fortalecidos por una vida creada de un modo natural siempre actúan por instinto, por deseo, sin un verdadero control. Cuando los objetos y los hombres se alían, reaparece la duda: ¿quién domina a quién? Hay un anciano cuyas gafas activan la vida propia que tienen sus pantalones ante una jovencita que desea tocar. Hay un hombre que mira absorto una televisión en la que la publicidad se convierte en objetos que se mueven sólo para que su deseo por obtenerlos aumente y quede hipnotizado. El crecimiento de una coles, o una madre que acepta cualquier incidente con tal de tener un hijo.

Todos juntos dan vida de nuevo a algo básico para Svankmajer, el cuento, esa interpretación propia y personal de una historia popular, que junto a los objetos humanizados y los hombres instintivos siempre transforman al mundo en algo extraño y a la vez divertido que intriga a nuestros instintos y que demuestra que cualquier elemento inanimado puede ser el centro de atención y expresarse sin necesidad de utilizar una sola palabra. Qué mejor modo de indagar en nuestra imaginación y en la ajena y aprovechar esas pequeñas cosas que forman parte de la vida sin inmutarse nunca.

cine

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

| 4 |

Mulholland Drive (2001)

Desde el principio, David Lynch nos invita a formar parte de un a veces delirante relato al que no le encontramos sentido hasta la última media hora de metraje, pero que en ningún momento llega aburrir pues se las escenas absorbentes visualmente y repletas de sentimientos (difíciles de olvidar los momentos del casting, la escena de la cama, la del teatro…). Y es que Lynch ahonda como no ha hecho nadie en el cine en lo subconsciente de la persona, en las ambiciones, deseos, temores reflejados en los sueños de una manera desbordante.

No debemos olvidar las magníficas interpretaciones femeninas, sobre todo la de Naomi Watts en sus dos distintas “caras” y la sensualidad de Laura Harring en su parte amnésica.

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

| 3 |

The Dance of Reality (2013)

Jodorowsky nunca se ha apegado a ninguna regla, es un inadaptado, un narrador lleno de influencias provenientes de sus creencias, de su forma de sentir, de lo que ha vivido. La Danza de la realidad está basada en el libro del mismo nombre, escrito por el mismo Alejandro, parece que aunque mesurada y un poco censurada la imaginación de Jodorowsky es enorme, aquella escena de la playa con los peces, las gaviotas y los pescadores se la desea el mismo Tim Burton. Aquí somos testigos de los amores y desamores del chileno, de los miedos, de la condición metafórica de su país, de la posición de crecer a la sombra de un padre con síndrome de dictador, de su amor y admiración interminable por su madre quien la ve como una cantante de ópera, así de idealizada la tiene. El filme tiene las conocidas extravagancias de su autor, y después de una primera hora brillante el filme cae en un letargo argumental que nos despista un poco su interés, también hay que agregar que no se logra la belleza visual que si tiene una Montaña Sagrada o El Topo, hay escenas muy hermosas si, pero hay otras secuencias mas ordinarias. También hay algún índice de sobre actuación para el actor que hace del Padre. Tal vez este sea el filme mas personal de Jodorowsky, hay diálogos hermosos que siguen sobresaliendo, una visión poética de una infancia difícil, que solo se soporta por que su protagonista sabia volar en su imaginación.

surrealista

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

| 2 |

Holy Motors (2012)

Holy Motors es una película tan extraña, tan fascinante, tan hipnótica y tan singular que resulta difícil hablar de ella. Y la hemos esperado tanto que no sabemos si hacia ella sentimos rechazo o pasión desatada. Viéndola como un collage de imágenes abstractas, el film transita unos mundos, unas texturas, unos colores y unas atmósferas nunca vistas que dejan a la audiencia pegada a la butaca. Y si se quiere acceder al corazón del misterio, la película se presenta árida, inexpugnable, poliédrica, esquiva, nocturna. Holy Motors se disfruta en dos planos diferentes. El primero, el más primitivo: la atracción por las imágenes, y aquí Carax nos brinda estampas para la historia. Y el segundo, el más sesudo: el interpretativo. ¿Que qué es, o qué puede ser, o qué quiere ser, o qué intenta ser Holy Motors? Da igual. O tal vez no. O todo lo contrario. Quién sabe.

Hay la descripción de un París familiar pero a la vez extraño, deshumanizado, carnívoro, oculto. Es un homenaje a la figura del actor militante que vive por y para sus personajes, creando a cada función una ‘tranche de vie’ que es una ficción, o una ficción dentro de una ficción, o un símbolo de la sociedad tan extraña en la que vivimos. Puestos a ir más allá, cabe la posibilidad de que ese actor que muta sea una metáfora del humano moderno, en constante cambio, paranoico e inestable, alguien que como Oscar parte de un no hogar para dirigirse a ningún sitio y que al ser muchas personas termina por no ser nadie, por carecer de raíz, estabilidad e identidad. De no haber crítica podemos regocijarnos en su humor marciano. Y si uno no está para tantas historias, siempre se puede pensar que todo lo visto forma parte de un retablo de locuras, la película dentro de la película que miran los espectadores cadavéricos de la primera escena.

Ver Holy Motors es como intentar contener agua en la palma de la mano: se escapa, cambia a cada segundo, se cuestiona y reformula con una rapidez increíble, desestabiliza al no saber qué será lo próximo y deja la sensación de una película tan viva como muerta que de alguna manera es un género cinematográfico en sí misma y es una mezcla de cosas, es unidad y es mosaico, es puro cine y al mismo tiempo pura figuración. Desde la duda, pero con la certeza de que Holy Motors cala hondo, Carax ha logrado una obra maestra a la que tendremos que volver queramos o no para redescubrirla, diseccionarla, saborearla. Un juego de espejos, de caras y de reflejos, que tiene su punto culminante en la escena musical protagonizada por Kylie Minogue. Carax sigue siendo el raro de la clase, el cineasta marginado y el artista maldito.

cine

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

| 1 |

My Winnipeg (2007)

Winnipeg, Manitoba, Canadá, ha tomado vida en el mundo gracias a esta nostálgica mezcla de cine mudo y documental antiguo, videos, fotos y animaciones, la mayor parte en blanco y negro, narrada de punta a punta por su director, oriundo y amante de esta ciudad fría, nevada y acosada a través de los años por la modernidad, que ha ido borrando muchos lugares caros al narrador. Al estilo surrealista es una sucesión vertiginosa de imágenes inconexas y carteles que anuncian cada época, cada tema, cuando unos personajes duermen en un tren y sueñan mientras el tren supuestamente sale de la ciudad, pues pretenden huir de ella, sin nunca lograrlo. Original y poética, esta narración es un homenaje nostálgico a los sucesos vividos por el director y guionista Guy Maddin desde su infancia. Al principio sorprende como un sueño o un delirio, pero poco a poco describe una ciudad que no conocíamos y que ahora de alguna manera vive en nuestro corazón y en nuestra memoria.

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

Otro post que pueden interesarte:

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

Las mejores 15 peliculas surrealistas del Siglo 21

No comments yet.

Leave a Comment