Facebook Twitter RSS Reset

Las cinco claves del Gran hermano que perdió su esencia

Hoy termina el reality que, en esta versión 2015, quebró tradiciones que lo hacían único, como el aislamiento. Uno de los candidatos a ganar es el polémico roquense Francisco Delgado

1.– La ruptura de las reglas: Todos hacían lo que estaba prohibido por el reglamento: sacarse los micrófonos, dejar que entren personas ajenas a la casa, hacer complots burdos y notables, mover cámaras, interactuar con los vecinos… No importaron las advertencias, las tarjetas amarillas, las sanciones que los enviaban a placa y los ponían en riesgo de irse, ni el enojo de Jorge Rial en las galas. Hasta les tocaron el bolsillo: por cada contravención se les quitaran 20.000 pesos del posible premio. Por eso, del monto final del premio Mariano ya perdió 40 mil y Francisco, Belén y Matías 20 mil.

Las cinco claves del Gran hermano que perdió su esencia

2.– La “puerta giratoria”: Este fue el “Gran Hermano” en el que más participantes abandonaron el juego y luego volvieron a entrar. El primero en hacerlo en 2011 había sido el ganador de esa edición Cristian Urrizaga, y siempre se había considera que era una excepción que se repitió este año dos veces: con Francisco y con Mariano. Otro que salió y volvió fue Matías, quien fue eliminado por el público y reingresó después de estar dos días fuera de la casa en un repechaje junto con Angie Pereyra. Un caso especial fue el de Camila Cortese quien fue eliminada por la gente, regresó en el repechaje junto a Francisco y se fue a los pocos día por voluntad propia.

3.- La violencia: Uno de los récords de este “Gran Hermano” es el de tener el primer expulsado en la historia del ciclo en la Argentina. Un sábado y en una edición especial después de horas de denuncias en Twitter Brian Lanzelotta abandonó la casa por haberle pegado una cachetada a su novia Marian. Ese fue el fin de una relación que iba de la pasión a la violencia verbal, sobre todo después de las fiestas. Pero la violencia también estuvo en varios enfrentamientos entre Francisco. La violencia de género estuvo presente todo el ciclo en las peleas de Nicolás y Romina y desde la manera despectiva en que los hombres trataban a las chicas e incluso al minimizarla entre ellas, al punto que Rial tuvo que darles, enojado, una advertencia en una gala.

Las cinco claves del Gran hermano que perdió su esencia

4.- Las redes sociales: Los cuatro finalistas atrajeron el amor y el odio de televidentes y sobre todo de su seguidores en las redes sociales, que se convirtieron también en protagonistas de esta edición con las denuncias de los usuarios de situaciones que después debían aclarar tanto Rial como David, y con fuertes “guerras” tuiteras.

5.- La falta de aislamiento: La esencia de “Gran Hermano” era el aislamiento, roto constantemente por la información que los participantes obtenían por los gritos con los que sus seguidores les daban información constantemente, alterando la mayoría de las veces el juego.

Las cinco claves del Gran hermano que perdió su esencia

Las cinco claves del Gran hermano que perdió su esencia

No comments yet.

Leave a Comment