Facebook Twitter RSS Reset

Las caras de la humildad

Las caras de la humildad

El santiaguero consiguió el subtítulo en el concurso de máximos acumuladores y el bronce en la final de barra fija

Las caras de la humildad
Foto: Anabel Díaz

No hay dudas de que el talento es determinante en los éxitos de un deportista, pero generalmente debe venir acompañado de mucha entrega y dedicación por parte de los protagonistas y entrenadores. Una prueba bien clara la encontramos en el gimnasta cubano Manrique Larduet, su preparador Carlos Rafael Gil y el resto del colectivo del acrobático deporte, ahora mismo en el epicentro del mundo atlético en nuestro país.

No es para menos, en el Campeonato Mundial de Glasgow, Escocia, el sensacional santiaguero consiguió el subtítulo en el concurso de máximos acumuladores y el bronce en la final de barra fija, lo cual le otorgó un boleto directo a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, confirmando así el regreso de la gimnasia cubana al entorno estival tras 12 años de ausencia.

Más allá de las rutilantes victorias, regresaron a Cuba con la misma humildad de siempre, sencillos hasta la médula, ansiosos por compartir los triunfos con su familia y todos los aficionados que estuvieron pendientes durante varias jornadas por su accionar.

Manrique, Randy Lerú, Marcia Videaux y Dovelis Torres, el cuarteto que puso bien alto el nombre de la Mayor de las Antillas, causaron sensación en el Aeropuerto Internacional José Martí de la capital, donde decenas de viajeros buscaban fotos mientras los jóvenes exponentes ofrecían sus criterios del certamen escocés.

“Trabajamos en base a buscar una medalla y clasificar a los Juegos Olímpicos, y al final lo logramos. Fue una competencia muy elegante, todo un show, y estoy muy orgulloso por triunfar en ese gran escenario, es por eso que hemos batallado desde hace nueve años”, confesó Manrique, quien lució sus dos medallas.

“Hemos logrado éxitos paso a paso y ahora solo nos falta los Juegos Olímpicos, por lo que debemos ponernos manos a la obra. Yo le prometí a Randy que clasificaría ahora y el me prometió que conseguiría su boleto en el Preolímpico de abril, para desfilar juntos con nuestra delegación”, añadió Manrique, quien también reconoció el tremendo apoyo de muchos cubanos en el exterior, contentos por el regreso de la gimnasia a la élite.

Y la emoción fue factor común en toda la comitiva, recibida entre otros por el estelar gimnasta Erick López, también medallista mundial y multicampeón panamericano. Particularmente, el entrenador Carlos Rafael Gil fue muy claro en sus declaraciones al expresar que desde hace una semana es el hombre más feliz del mundo.

“Te soy sincero, todavía no lo creo, no estoy bien seguro de lo que ha pasado, pero es algo grande, una impresión tremenda, al ver que tantas personas de experiencia se acercan a felicitarnos, es por lo que hemos trabajado y honestamente, no nada mejor que la sensación del deber cumplido”, precisó Gil, quien mantiene una marcada ambición de cara al futuro.

“Ahora toca descansar, justo de eso hablábamos en el viaje de regreso. Después de cargar las pilas seguirá el trabajo, pensamos mejorar el nivel de dificultad en varios aparatos y buscar la forma óptima de cara a Río, además de buscar con Randy y Marcia mayor presencia en los Juegos Olímpicos”, concluyó.

No comments yet.

Leave a Comment