Facebook Twitter RSS Reset

Las 5 claves de la goleada de Los Pumas

Las 5 claves de la goleada de Los Pumas

Cuarenta puntos en cuarenta minutos. Dominio apabullante, posesión limpia, ataque impiadoso. Y seis tries. Un segundo tiempo arrollador que terminó 40-0 para Los Pumas y terminó estableciendo en el marcador final una goleada que, tras la primera mitad del partido, se presumía insospechada.

Las 5 claves de la goleada de Los Pumas

La goleada tiene su explicación. Para pasar del ajustado 14-9 del primer tiempo al apabullante 54-9 de la chapa final, Los Pumas hicieron un click. Y el click llegó en el vestuario. “En el entretiempo nos planteamos jugar al rugby, divertirnos y ser disciplinados a la hora de hacer nuestro juego”, contó luego el capitán, Agustín Creevy.

Las 5 claves de la goleada de Los Pumas

Había bronca en el equipo, una bronca acumulada en la semana por la dura sanción a Mariano Galarza, que se quedó fuera del Mundial. La bronca se tradujo en nerviosismo en lugar de canalizarse de manera positiva. Entonces sobrevino la ansiedad. “El problema fue querer resolver los errores individualmente en lugar de ajustarnos al sistema”, contó tras el partido el medio scrum Tomás Cubelli.

Las 5 claves de la goleada de Los Pumas

Demasiadas infracciones. Ocho penales que le permitieron a Georgia marcar puntos y mantenerse cerca en el resultado. Y para colmo, en el cierre del primer tiempo, una misma jugada ensombreció el panorama aun más: un kick en defensa de Juan Martín Hernández que parecía buenísimo terminó saliendo por línea de pelota muerta, y además resintió al crack argentino de una distensión muscular en su aductor. Afuera por precaución.

Las 5 claves de la goleada de Los Pumas

Por todo eso, haberse ido al descanso arriba, aunque sea por el escaso margen de tres puntos, fue la primera clave de la victoria.

Las 5 claves de la goleada de Los Pumas

A decir verdad, el duelo entero se definió en el primer cuarto de hora la etapa final. ¿Qué pasó? Los Pumas mostraron otro rostro, pero pasaron rápidamente de la insinuación a la concreción gracias a una indisciplina de Mamuka Gorgodze, que cometió un burdo penal y se ganó la amarilla.

Las 5 claves de la goleada de Los Pumas

El capitán de Georgia ya había sido advertido por el árbitro por un par de tackles altos. Esta vez no perdonaron. Iban 4 minutos y Argentina, con un penal cerca de los palos que en otro momento habrían pateado en busca de tres puntos seguros, se vio en ventaja numérica y, para colmo, sabiendo que el que faltaba era el mejor del rival, su guía. Entonces jugaron y llegó el try de Cubelli, el del desahogo.

Y no fue lo único: Los Pumas castigaron la indisciplina de Gorgodze con otro par de conquistas en los diez minutos que el capitán georgiano estuvo fuera de la cancha. Cuando regresó, ya no había partido.

Uno de los tries en esa sucesión de conquistas llegó por el scrum. Y tuvo un valor simbólico más allá de los 5 puntos: esa formación, todo un orgullo del rugby argentino, había generado tres penales en contra en la primera etapa. “Nos fuimos al piso y a veces eso condiciona al árbitro”, comentó Creevy sobre esas faltas del primer tiempo. Pero cuando se plantó con firmeza, el pack albiceleste fue para adelante y se convirtió en plataforma segura de generación de juego, además de bajarle los ánimos a los europeos.

Y no fue la única formación: también el line aportó pelotas limpias, y a partir del crecimiento anímico las formaciones móviles fueron impecables.

Con un amplio poder tackleador en el centro de la cancha (el tridente Gorgodze- Kolelishvili-Nemsadze se había combinado para 68 tackles en el primer partido ante Tonga) se presumía que Los Pumas tendrían mayores posibilidades de romper la línea de ventaja por las puntas. Pero además, mover la pelota de lado a lado avanzando metros y con la pelota cuidada era el plan ideal para desbaratar el orden defensivo rival. Se trata, en definitiva, del estilo de juego que promueve Hourcade desde su llegada. “Es muy reconfortante porque logramos el triunfo jugando el rugby que veníamos trabajando hace mucho”, destacó el entrenador tras el partido.

Las 5 claves de la goleada de Los Pumas

Y ese juego permitió que se florearan los wines, y se despacharon con un par de tries cada uno. Juan Imhoff, una carta ofensiva consagrada en el equipo, pero también Santiago Cordero, que había demostrado ante Nueva Zelanda su buen rendimiento defensivo, pero necesitaba una chance de explotar su velocidad en ataque para ganar confianza. Y lo hizo tan bien que terminó siendo elegido como el Man of the Match, la figura del partido.

Fundamental para pelearle de igual a igual a las potencias. Llegar al minuto 80 con las mismas energías y fuerzas que en el comienzo del partido (o al menos que la merma física no sea pronunciada). Ante Nueva Zelanda, fue tan grande el esfuerzo del primer tiempo que se quedaron sin nafta en la última media hora. Ante Georgia, no bajaron el ritmo y terminaron a puro lujo. Claro que atacar siempre desgasta menos que defender. Allí cierra el círculo virtuoso de Los Pumas.

No comments yet.

Leave a Comment