Facebook Twitter RSS Reset

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.GIF











Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Hace tiempo que seguimos de reojo los trabajos de este barroco artista madrileño que no deja de producir imágenes increíbles que maravillan no sólo por su gran factura formal, sino por su enorme poder de sugerir sensaciones, o incluso reflexiones, sobre los sueños, la enfermedad, la muerte (esa calavera fetiche), la religión, el tiempo… lo mágico, lo maravilloso en definitiva.

Luis Toledo, (que no de otra manera se llama el autor) domina un estilo abigarrado, fronterizo con el surrealismo, o con la psicodelia, hijo digital del collage, que absorbe influencias de infinidad de culturas, mitologías, folklores y símbolos religiosos, procesándolo en la túrmix de su cabeza y devolviéndonos ilustraciones de una personalidad única, profundamente mestiza pero también profundamente original. Imágenes por las que perderse escudriñando detalles, saboreando formas y caminos, llenándonos los ojos de una riqueza visual que no satura porque está tratada con enorme delicadeza y un gran rigor en la composición.

Aunque sean imágenes que se puedan valorar de un vistazo (como parece que nos impone el twitter way of life en el que vivimos) os recomendamos demoraros en ellas, y que buceéis además en la web el blog del autor, donde podréis ver todas sus obras a mayor tamaño, para apreciar bien todos sus detalles.

Pasaréis un buen rato con la boca abierta.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

 

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

Laprisamata, ventana a lo maravilloso.

No comments yet.

Leave a Comment