Facebook Twitter RSS Reset

¡La venganza!





Lo que me queda de cordura me dice que estoy loco…





¡La venganza!







Mis manos tiemblan, mi vista se nubla por el sudor que entra a mis ojos…

Mi pecho arde en emociones….

Odio, el odio lleno de ira que se apodera de mi alma…

Y las voces, las voces de la nada, los susurros que me hablan, que me ordenan, que me guían como a su esclavo…

Y el peso, el peso del arma, que es bastante…

Pero no tanto como lo que pesa mi sed abundante de matarte, mi hambre de vengarme

Y los ruidos que dicen hazlo… dispara… ¡dispara! como si ellos conocieran mis deseos…

Y lo sé, ya no estoy bien, mi espíritu se ladea de un lado hacía otro…

Siento que la única razón por la que no ha caído es porque tengo que asesinarte…





¡La venganza!







Ya no sé si soy yo quien tiene el arma o el arma quien tiene de mí y me sujeta con fuerza…

Mis dedos son serpientes que deslizan por el arma en busca del gatillo, que siente el frió acero del revólver y acarician del detonante…

Lo saborean y enfermizamente lo disfrutan…

Y siento como si hubiera nacido para este momento, mi cuerpo lo nota, como si esta fuera su verdadera función…

Jamás he disparadoa un hombre, nunca he usado un arma…

Pero todo mi ser, en este momento, en esta tensión que se respira, está listo para acabar con tú vida…



No tengo miedo ahacerlo, no me aterra ver la sangre que saldrá de tu pecho cuando jale delgatillo… 





¡La venganza!

Ya no soy quienera, ya no soy quien tú crees, ya no soy yo…

Ahora no soy ningún sumiso, ningún débil…

Pues es en este momento donde se separa al débil del fuerte, al más apto del menos preparado, al grande del más pequeño…

Al dios… del mortal…

Y lo entiendo,ahora lo entiendo, no soy la víctima, no más… ni tampoco soy el asesino…

Sujeto el aire en mis pulmones, apunto hacía ti y te lo digo…





¡La venganza!







Yo no soy quien va matarte… no… vas a ser tú quien lo haga, fue lo que hiciste lo que va quitártela vida…

Pues quien dispara de este gatillo, es el rencor que tú creaste, el dolor que causaste…

Han sido tus actos lo que me ha matado, pues  yo… yo ya estoy muerto…

Porque quien queda sobre este cuerpo…

Quien cuando termine de hablar va a disparar…

Quien mira tus aterrados ojos y sonríe…

Es un dios, un dios cuyo nombre es…

Venganza.







(Dispara del gatillo)





¡La venganza!

Por: Kemed Jiménez

Vídeo narrando el monologo: