Facebook Twitter RSS Reset

La única verdad es la realidad y a Macri se le fue en contra

La única verdad es la realidad y a Macri se le fue en contra

Hoy es el peor día para Mauricio Macri de los 252 que ya lleva su gestión. El fallo adverso de la Corte Suprema, mucho más duro de lo que le habían anticipado sus ministros, es un golpe fulminante a uno de los ejes de su administración: la reducción de subsidios a los servicios públicos y el aumento expansivo de las tarifas para sostenerlo financieramente. “La única verdad es la realidad”, había sido la frase más impactante que Juan José Aranguren pronunció durante su interpelación en el Congreso, hace apenas 48 horas. Perón básico para responderle al peronismo. Algunos incautos lo festejaron hasta la media mañana de este jueves sorpresivo.

La única verdad es la realidad y a Macri se le fue en contraLa única verdad es la realidad y a Macri se le fue en contra

Lo que Macri, Aranguren y la mayoría de los integrantes del gabinete PRO nunca terminaron de entender es que la magnitud de las subas terminó provocando una ola pesimista en el país dramático. La disparada de la inflación convenció a los ciudadanos de todos los segmentos sociales, y hasta a los empresarios (sobre todo a los empresarios Pymes) acerca de la necesidad de restringir el consumo para los primeros y la de reducir la inversión y la generación de empleo para los segundos. Sólo el eventual éxito del blanqueo en marcha y el demoradísimo arranque de la obra pública pueden convertirse en salvavidas que ayuden a escapar de la recesión heredada y hasta ahora sin resolver. Pero, en estos ocho meses de iniciación compleja, la única verdad (para volver a usar la neofilosofía Aranguren) ha sido que la actividad productiva continúa congelada y sin señales por ahora de que finalice la agonía. Ese es el escenario que debe revertirse.

La única verdad es la realidad y a Macri se le fue en contra

Claro que la decisión de la Corte no es el final ni un réquiem para el proyecto inicial de gobierno que propone Macri. Lo que debe hacer el Presidente es replantear su estrategia energética y respetar las etapas que establece la ley. Avanzar con las audiencias públicas que se salteó para poder elaborar un proceso de aumentos graduales y más razonables. Menos snapchat, menos modernidad teórica y mejor lectura de los caminos embarrados de la economía real.

No comments yet.

Leave a Comment