Facebook Twitter RSS Reset

La Solapa (leyenda entrerriana)

Como en cada región del país, mi provincia tiene también sus leyendas.

Muchas veces nos equivocamos, y decimos que la Solapa es un duende. En realidad es un Hada protectora, que asusta a los niños que andan a la hora de la siesta, cazando pajaritos, en los montes entrerrianos

.La Solapa (leyenda entrerriana)

Nadie sabe el origen verdadero de este personaje. El que lo diga, lo ha inventado, porque no hay un comprobante exacto de autor, ni de tiempo. Solo es una leyenda muy antigua, que ha ido recorriendo los hogares de boca en boca, hasta lograr (como toda buena leyenda), que se imponga en el sentimiento cultural de una provincia.

Y lo ha logrado, porque esta señora de sombrero blanco grandote, y ropa muy blanca, ha asustado a niños de varias generaciones, que se escapaban en la siesta, a comer frutas silvestres, a cazar palomitas, y a exponerse al peligro de la temida yarará.

La Solapa (leyenda entrerriana)

Su alimento preferido, son las frutitas del monte, como el tas, pisingallo, las moras, la miel de lechiguanas, y otros manjares que son buscados también por los niños que se escapan en las siestas, mientras los padres duermen.

Los “gurises” como les decimos los entrerrianos a los niños, tienen a La Solapa como su duende protector. Pero ellos le tienen miedo, porque cuando comienzan las palomitas lloronas su canto plañidero, saben que ella anda cerca, vigilándolos, preparada para darles un gran susto. Y así sienten muy dentro de su cabeza, como en un gran eco, su nombre, de alguien que los llama, avisándole que está haciendo algo malo.

Los que se meten en un arroyo, bajo un verano caliente, y con el peligro de pisar algún vidrio (que algunos irresponsables tiran para que no vayan a bañarse ahí), o los que están cazando pajaritos, o destruyendo algún nido, o gomereando algún animal vacuno por diversión, suelen ver entre los árboles a alguien que los vigila, y que los llena de miedo.

Dicen que la han visto de cerca, que es una señora muy fea, con ojos rojos, que encandilan y que inmovilizan al que la ve. También cuentan los padres, que muchos niños no quieren ir más al monte, después de haber tenido esa aparición. Y que la gomera que siempre llevaban consigo, terminaba rota, y con el juramento de no matar nunca más un animalito del monte.

La Solapa (leyenda entrerriana)

Lo cierto, es que esta buena señora -porque a lo contrario que se ha inventado por ahí- nunca mató ni comió a ningún niño. Solo los asustaba, para que no tuvieran un accidente lejos de sus casas. Algunos cuentan que los envolvía entre sus blancas ropas, otros que volaba, otros que robaba gurises, pero son solo aportes que cada pueblo incluye, para meterle más miedo a los que se escapan a la siesta.

La Solapa (leyenda entrerriana)

Así que ya saben niños, nada de escaparse a la siesta, ni de andar zambulléndose en algún arroyo, lejos del control de sus padres. Porque doña Solapa los conoce, saben si son buenos o tienen malas intenciones, y sabe también cómo asustarlos. Y no la busquen en los montes, porque no la van a ver, salvo que se porten mal, y ahí sí que les recomiendo irse a sus casas, y soñar todas las noches con ella.

La Solapa (leyenda entrerriana)

Espero que este pequeño aporte sirva para informar al que necesite conocer algo de esta Hada entrerriana.

No comments yet.

Leave a Comment