Facebook Twitter RSS Reset

La piel electrónica de los robots del futuro será de grafeno

La piel electrónica de los robots del futuro será de grafeno

El grafeno vuelve a ser noticia con una nueva técnica de producción industrial hasta 100 veces más rápida y con una reducción en los costes de producción de un 99%

La piel electrónica de los robots del futuro será de grafeno

El material de moda de los últimos tiempos vuelve a ser noticia a tenor de las recientes investigaciones llevadas a cabo por científicos de la Universidad de Exeter, que aseguran haber descubierto una nueva técnica para la producción de grafeno de bajo coste y alta calidad que podría impulsar el desarrollo de piel electrónica flexible para los robots del futuro. Y no solo eso, además, la excelente rentabilidad de esta técnica supondrá todo un hito tecnológico para la explotación industrial del grafeno en masa.

Lo más significativo de esta nueva técnica de producción es que permite el crecimiento de grafeno de altas prestaciones de forma mucho más rápida que con las técnicas actuales y no requiere el desarrollo de tecnología ex profeso para su aplicación, ya que es 100% compatible con el equipamiento empleado habitualmente en la fabricación de semiconductores basados en grafeno. Por tanto, supone la explotación industrial de grafeno obtenido de forma mucho más rápida y sin incrementar ni un ápice los costes de producción.

La piel electrónica de los robots del futuro será de grafeno

Obtener grafeno 100 veces más rápido y un 99% más barato

Para llevar a cabo esta técnica los científicos de Exeter, bajo la dirección de la profesora Monica Craciun, han empleado la tecnología CVD de crecimiento de grafeno por depósito químico de última generación, desarrollado por la compañía tecnológica Moorfield Nanotechnology de Reino Unido. Pero para mejorar el rendimiento de producción de estas estructuras y adaptarlas al desarrollo de grafeno transparente de gran flexibilidad y alta conductividad eléctrica, los de Exeter han mejorado esta tecnología de forma conjunta con los ingenieros de Moorfield rebautizando esta técnica bajo el nombre de nanoCVD.