Facebook Twitter RSS Reset

¿La pedofilia es un fallo cerebral?




Los científicos vinculan la pedofilia con un fallo cerebral

¿La pedofilia es un fallo cerebral?

La investigación revela que los pederastas tienen menos «materia blanca», la sustancia que interconecta el cerebro.

La pedofilia podría ser el resultado de una alteración en las conexiones del cerebro. Así lo sostiene un estudio del Centro de Adicción y Salud Mental en Toronto (Canadá) publicado en el último número de la revista «Journal of Psychiatry Research». Los investigadores emplearon imágenes de resonancia magnética y técnicas de análisis informático de última generación para comparar un grupo de pedófilos con otro de no pedófilos.

Los resultados del trabajo muestran que los pedófilos tienen menos cantidad de una sustancia denominada «materia blanca», que es la responsable de conectar entre sí las diferentes partes del cerebro.

¿La pedofilia es un fallo cerebral?

La tesis que sostiene el estudio va en contra de la creencia generalizada de que la pedofilia se deriva de un trauma o abuso durante la infancia. A juicio de sus autores, el descubrimiento es la evidencia más fuerte hasta el momento de que la pedofilia sería en vez de ello el resultado de un problema en el desarrollo del cerebro.

¿La pedofilia es un fallo cerebral?

Menos inteligentes

Investigaciones anteriores de este mismo grupo sugerían que la clave para comprender la pedofilia podría estar en cómo se desarrolla el cerebro. Los pedófilos tienen, en general, un menor cociente intelectual, son tres veces más propensos a ser zurdos e incluso tienden a ser más bajos físicamente que los no pedófilos.

Otro estudio, de un grupo de científicos alemanes, también relacionó la pederastia con una alteración cerebral, en concreto, en las áreas del cerebro que regulan el deseo sexual. Sin embargo, la literatura científica no aclara por qué se producen estas alteraciones neuronales.

¿La pedofilia es un fallo cerebral?

Pero la vinculación con causas cerebrales no exculpa a quienes abusan de los niños. Según el doctor James Cantor, director del estudio, «no existe nada en esta investigación que diga que los pederastas no deberían ser considerados como criminales responsables de sus actos, al no ser capaz de elegir los intereses sexuales personales no significa que no se pueda elegir qué hacer».

El estudio, en el que participaron 127 hombres en dos grupos de tamaño similar con pedófilos y no pedófilos, sugiere que se debería prestar una mayor atención a cómo gobierna el cerebro los intereses sexuales. Tal información podría servir para producir métodos para evitar el desarrollo de la pedofilia.


No comments yet.

Leave a Comment