Facebook Twitter RSS Reset

La NASA se lanza a la conquista de la ‘Deep Web’

La NASA se lanza a la conquista de la 'Deep Web'
Hay una parte de Internet, de hecho la mayor parte, que permanece oculta a los ‘ojos’ de Google y de otros servicios de búsqueda. La NASA está dispuesta a dar pasos para sacar a la luz el ‘Deep Web’.

La NASA anunció el mes pasado que aunaría esfuerzos con la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA) para desvelar la parte oculta de Internet conocida como ‘Deep Web’ o Internet profunda.

La mayoría de los usuarios oyeron hablar de ello por primera en el contexto de ‘Silk Road’ (‘la Ruta de la Seda’), un mercado de drogas que estuvo alojado en un servicio web oculto. ‘Silk Road’ era accesible mediante el navegador del uso anonimato ‘The Onion Router’, o TOR.

La agencia espacial se dispone a explorar el ciberespacio ayudando a DARPA con su programa Memex, destinado a “acceder y catalogar este misterioso mundo de Internet”.

La NASA se lanza a la conquista de la 'Deep Web'
El internet profundo ocupa más de 90% de todo Internet. La idea de la NASA pasa por organizar el acceso al contenido del Internet profundo, y construir una alternativa para el servicio de búsqueda Google, una mejor manera de acceder a la información oculta.

La agencia espacial busca ante todo ayudar a los científicos, ya que, entre otras cosas, la información que envían a la Tierra las naves espaciales de la NASA aparece en el Internet profundo. Google no la indexa porque no figura en el formato apropiado para este servicio.

“Si va a Google, usted probablemente está a 10-30 clicks de distancia de la informacion real”, declaró al portal Fusion el investigador de Memex, Chris Mattmann.

¿Qué oculta el ‘darknet’, la famosa red oscura de Internet?
La NASA se lanza a la conquista de la 'Deep Web'
Drogas, armas y tráfico de órganos. ¿Qué más esconde el famoso ‘darknet’, el segmento oculto de Internet?
La red oscura, conocida también por su nombre original en inglés ‘darknet’ no tiene una definición universalmente aceptada. Sin embargo, se trata de un segmento oculto de Internet inaccesible al usuario común donde las personas comparten artículos o servicios ilegales que en la vida cotidiana pueden conducir a castigos penales: drogas, armas, documentos falsos o pornografía infantil.

Uno de los ejemplos del ‘darknet’ es el famoso proyecto Tor (‘The Onion Router’, en inglés), una red anónima que oculta las direcciones IP de sus usuarios y, además, mantiene la integridad y el secreto de la información que viaja a través de ella. Las autoridades están tan preocupadas por el desarrollo de este tipo de proyectos que el FBI, por ejemplo, trató de ‘hackear’ para revelar la identidad de sus usuarios.

Sin embargo, ¿qué ocurre en la red oscura en realidad?. Un periodista del portal ruso Furfur ha logrado entrar en ‘darknet’ y revelar datos. Algunos proyectos de la red ya son famosos como, por ejemplo, las tiendas online de armas: lo evidencian los artículos, descripciones, fotos, comentarios de clientes satisfechos. Lo mismo pasa con las drogas, asegura el portal.

¿Por qué las autoridades no cierran este negocio?, se pregunta el artículo. “Igual porque eso no pasa en el mundo real. No se trata de corrupción. Es mejor solamente controlar a los pequeños comerciantes de este tipo y esperar que aparezca algún comprador grande para revelarlo”, asevera Dimitry Khomak, uno de los fundadores del portal ruso Lukmore.

Sin embargo, en el ‘darknet’ no se pueden encontrar documentos secretos de los servicios de inteligencia o informes de experimentación humana. La red no se ha convertido en la zona de libertad con la que soñaban muchos sino en un lugar que puede interesar solo a la gente que vende o compra artículos ilegales. Se asegura que hasta es posible en ella adquirir esclavos, órganos humanos o el servicio de ‘killers’, aunque el autor del artículo no ha logrado comprobar la existencia de tal ‘oferta’. Las ilusiones de una libertad absoluta se desvanecen al entrar en esta oscura red y conocer su verdadera naturaleza, remata el portal.

No comments yet.

Leave a Comment