Facebook Twitter RSS Reset

La mujer NO existe y el hombre NO es masculino

La mujer NO existe y el hombre NO es masculino!

La mujer NO existe y el hombre NO es masculino

La mujer, la feminidad y el psicoanálisis, se toma de lo escrito en “La histeria y lo Femenino”, así que si quedan dudas relean la entrada y revisen algunas de las ideas tratadas allí, puesto que aquí se profundizarán y agregarán algunos conceptos nuevos.

Recomiendo nuevamente al lector que se acerque a estos conceptos abordándolos como una manera de comprender la incógnita de la feminidad y la mujer, una mirada más dentro de tantas que han tratado de explicar estos temas, es decir, como una posible vía explicativa y no como una verdad revelada. Es posible que se traten temas que no son muy digeribles en una primera lectura y que despiertan algunas dudas, sobre todo acerca de su fundamento teórico y empírico, pero me excuso de antemano ante la imposibilidad de explicar aquí estos conceptos desde su origen por una cuestión de tiempo y complejidad.

Una de las cuestiones fundamentales en la constitución del sujeto es el falo, aquel objeto perdido que figura como falta. Esta falta se instaura al momento de la separación de la unidad madre-hijo, lo cual está dado por la intervención paterna (lo que el psicoanálisis denomina “Castración”. Es una falta en tanto el niño se ve forzado a abandonar un estado de satisfacción total, un estado donde el deseo está plenamente satisfecho. En este momento el niño se inserta en la cultura (en el lenguaje diría Lacan), está castrado y de esta forma el deseo se movilizará, ya que ahora el niño intentará volver a ese estado de plenitud, lo que buscará a través de objetos que reemplacen a aquel que perdió y que le permitan llenar la falta. Es esta falta la que nos permite ser en tanto sujetos, cuestión que Lacan explica a partir del lenguaje y del efecto que éste tiene como articulador de la psique, de ahí la famosa frase que explica al inconciente como “estructurado como lenguaje”.

Será en esta búsqueda incesante del falo que el sujeto podrá relacionarse con sus pares (el otro), ahí aparece el goce fálico, la búsqueda de relación en tanto satisfacción del deseo, en tanto forma de llenar la falta. Así, el sujeto se relacionará con el otro de diferente forma, según sea hombre o mujer, pero siempre con la misma meta: la búsqueda del falo. Como colmar el deseo es un imposible, nos relacionaremos una y otra vez con diferentes personas (u otros) a lo largo de nuestra vida en base a este guión invisible e inconciente que es el deseo.

Se entiende de esta manera el papel que el falo tendrá en la constitución de sujeto, podríamos hablar de un “primado del falo” dado el rol que cumple en la forma de relacionarnos con el otro. En este contexto, tomando en consideración la relación infantil entre pene-falo (que determina la forma en la que se conoce la diferencia sexual, lo que a su vez influye en la aparición de las teorías sexuales infantiles), podemos pensar una separación lógica entre mujeres y hombres en relación a “castrados” y “no-castrados” respectivamente. Cabe aclarar que en este contexto, esta denominación entre “castrado” y “no-castrado” es puramente explicativa desde la diferencia sexual, puesto que desde un punto de vista simbólico todos estamos castrados, todos estamos en falta. Esta distinción sólo se realiza en base al imaginario, a la relación entre el pene y el falo como designio de aquel que tiene (hombre) y aquel que no tiene (mujer), es decir, en base a lo que podemos pensar como un más y como un menos. Toda lógica con las identificaciones sexuales y el deseo tiene que ver con cómo se posicionan los sujetos hablantes con el falo:

Hombre: Si cree que está más cerca del falo por tener pene debe cuidarlo y demostrar que lo tiene.

Mujer: Ya que no se lo tiene se aparenta que lo tiene o que lo es.

Por esta razón es que el hombre será asociado a un “falo” y la mujer a un “menos falo”, es decir, alguien que lo tiene y lo defiende, y alguien que no lo tiene, pero que aparenta que lo tiene o que lo es. De esto se desprende que el sujeto femenino se distinga como tal en base a una falta, a algo que no tiene, pero que aparenta tener, por lo tanto no existe un significante femenino que distinga a la mujer como tal, lo femenino se diferencia sólo en base a un “menos”, a estar carente de un elemento que el hombre supuestamente posee, por esta razón Lacan identifica al hombre como el “Uno” y a la mujer como el “Otro”.

Las castradas tendrían como misión de vida apropiarse del falo a través del hijo, siendo esto considerado por Freud como “el destino femenino”. De ahí lo paradójico de la habitualmente pronunciada frase “ahora sé lo que es ser mujer porque tengo un hijo”; al contrario, dice el psicoanálisis, la que es madre ahora sabe lo que es ser hombre, lo que es lo fálico, la sensación de plenitud y la necesidad de defender aquello que satisface su deseo y la colma. Tomándose de lo anterior y a diferencia de Freud, Lacan plantea que una mujer es esa que no es madre, la que no pone siempre por delante a sus hijos o al deseo de tenerlos, porque, se entenderá, el deseo del hijo es el deseo del falo, y es, por tanto, un goce fálico, un goce que no la identifica como mujer, no la identifica a lo femenino.

Ninguna mujer puede escapar a la lógica fálica, eso está claro, pero hay algo en ella que escapa a esto, un “no-toda ella está castrada” que abre la incógnita de lo que es ser mujer, donde aparece lo que Lacan denominó el “goce otro”, un goce que no es sexual y que no está determinado por lo fálico, puesto que en la mujer toda castración está ya consumada. Hay algo que escapa a la lógica del falo y que provoca que exista una diferencia entre hombres y mujeres en su relación con el goce. Es aquí donde se abre la incógnita de la feminidad en el psicoanálisis, ¿qué es lo propio de lo femenino?.

“La mujer no existe”, dice Lacan, el falo no es propio de ella y sólo lo puede aparentar. Es en este momento crucial del psicoanálisis donde la Histeria toma un papel de vital importancia, puesto que son ellas las que se cuestionan incesantemente por su rol femenino, la sexualidad y el falo. El estudio de las histéricas y su relación con lo masculino es absolutamente fascinante, así que la próxima entrada será sobre ellas. Recomiendo ver “Intimos Desconocidos” (“Confidences trop Intimes”, ahí aparece un caso de histeria que tuve el deber y suerte de analizar, cuyo resultado espero poder publicar aquí con el afán de ejemplificar un caso de histeria y el análisis (desde la perspectiva psicoanalítica) que se puede realizar de él.



* NOTA: Lacan distingue tres ejes o “ámbitos” que están íntimamente relacionados entre sí, el imaginario (las relaciones con los pares, las identificaciones); el simbólico (el lenguaje, el deseo, este guión inconciente en base al cual nos relacionamos con los otros) y el real (la carne, lo palpable, el cuerpo, lo que no puede ser simbolizado, lo innominado).

No comments yet.

Leave a Comment