Facebook Twitter RSS Reset

¿La mortadela esta echa de caballo?

La mortadela, este rico chacinado originario de Italia ha tomado una creciente importancia en las picadas de los argentinos. Pero, muy pocos consumidores saben de qué tipo de carne está fabricada. Muchos asocian la mortadela con carne de caballo. Pero, ¿será verdad que este embutido cocido está preparado con carne de caballo?

¿La mortadela esta echa de caballo?

Podemos afirmar que sí, pero sólo las importadas, por ejemplo las provenientes de Italia. Las mortadelas nacionales no porque según el artículo número 346 del Código Alimentario Argentino (CAA) se define mortadela al “embutido, elaborado sobre la base de carne de cerdo y vacuno, con el agregado o no de tocino, azúcar, salitre, productos amiláceos, leche en polvo y especias. La mezcla se embute en bolsitas de plástico aprobado a tal fin, tripas secas cosidas, vejigas y esófagos cosidos. Cuando no se trate de vejigas, se colocarán en moldes de acuerdo con la forma que se desee obtener”.

De esto surge que las mortadelas nacionales son producidas con carne vacuna o porcina, o por un mix de ambas. Nunca con carne equina.

Sabemos que la Argentina es considerada uno de los pueblos más carnívoros del mundo. Además de vacas, en los últimos años ha crecido el consumo de otros animales, como el pollo, el cerdo y el cordero. Pero la afición de los argentinos por la carne tiene sus límites.

La mayoría rechaza el consumo de algunos animales que se comen popularmente en otras partes del mundo. A nadie se le ocurriría, por ejemplo, pedir perro o gato en una “parrilla” argentina, como sí podría consumirse en algunos restaurantes asiáticos. Los argentinos tampoco comen carne de caballo, otro alimento codiciado por algunas ciudades europeas.

Por eso, el único destino que tiene la carne de caballo que se faena en la Argentina es la exportación. Por muchos años, el país ha liderado la exportación mundial de esta carne. Dirigiendo las ventas hacia Rusia, Holanda, Francia, Italia, Japón, Bélgica y Alemania. Siendo el mercado ruso, por lejos, el principal comprador, ya que absorbe más de la mitad de la producción argentina.

Cabe recordar que, en Argentina, la producción de carne de caballo comenzó a tomar vuelo a partir de 1995, año en el que se promulgó una ley que reguló la actividad. Antes de eso, la faena de caballos para consumo doméstico estuvo prohibida por muchos años.

No comments yet.

Leave a Comment