Facebook Twitter RSS Reset

La maquinaria más poderosa de la Segunda Guerra Mundial

La maquinaria más poderosa de la Segunda Guerra MundialGIF

La maquinaria más poderosa de la Segunda Guerra Mundial

La maquinaria más poderosa de la Segunda Guerra MundialMucho antes del día D, cuando los soldados estaban masticando tierra y pólvora en las trincheras, algunas de las mejores mentes detrás de los ejércitos trataban de adelantarse a sus enemigos con algún arma definitiva que no hubiese sido concebida hasta entonces, y que les permitiese dar ese paso decisivo hacia el final de la guerra.

Fueron muchos los bocetos propuestos, y más de un ingeniero quiso marcarse un “DaVinci”, diseñando la maquinaria de guerra perfecta. Sin embargo, unas veces por el presupuesto y otras por la poca viabilidad de los prototipos, muy pocos de estos inventos llegaron a ver la luz.

De todos los que sí lo hicieron, os traemos una selección de los más potentes.

Por supuesto, y como pasa siempre que hacemos una lista, aparecerá algún experto para decirnos que nos hemos dejado un elemento muy importante fuera de la lista. Pues decid sin miedo, que le echaremos un vistazo y lo añadiremos a la lista.

De momento, echad un ojo a los aparatos de romper cosas que hemos recopilado para vosotros, e id imaginando lo que podrían hacer con vuestro edificio de oficinas.

10º LCVP

La maquinaria más poderosa de la Segunda Guerra MundialPara abrir nuestra lista de maquinas de guerra comenzamos con un vehículo, nada de cañones ni de bombas gigantes. Se trata de un vehículo acuático, llamado LCVP o Higgins Boat, el barco de Higgins, por su creador, Andrew Higgins.

De este barco se construyeron un total de 22.492 unidades durante 15 años, a lo largo de la Segunda Guerra Mundial. Estaba pensado para llevar tropas a tierra, pero a costas ocupadas por el enemigo en las que los soldados no recibirían ningún tipo de apoyo. Es decir, el barco tendría que llegar a tierra y volver mar adentro rápidamente.

Así que lo que hacía esta embarcación especialmente útil era el hecho de que podía transportar 36 soldados perfectamente equipados, moverse a una velocidad de 17 km/h (9 nudos). Además estaba fabricado con maderas baratas y con una estructura sencilla, con lo que no se encontró con ningún problema en el área presupuestaria.