Facebook Twitter RSS Reset

La lucha por contener al dólar

Las elecciones le dieron un vuelco al mercado. El gobierno salió a tirar agua fría sobre un mercado caliente. La semana próxima será decisiva, con o sin toma de ganancias, hay que comprar.

La lucha por contener al dólar




En un corto período de tiempo el gobierno toma una serie de medidas muy audaces para contener al tipo de cambio.

1) Sube la tasa de corto plazo, para tomar dinero vía letras de tesorería. Esta tasa se ubica en el 29,5% anual. Suponiendo una inflación anualizada del 25% anual, nos da una tasa real positiva del 4% anual. Con esto busca sacar pesos del mercado, y competir contra el dólar blue.

2) Baja las compras de dólares por parte de las empresas, a solo U$S 75.000. Con esto se cierra la canilla para comprar pasajes al exterior a un año de plazo en cuotas fijas sin interés. El que no compro, se la perdió.

3) Invita a las empresas asegurados a vender su posición de bonos en dólares, que no son más de U$S 4.000 millones, pero para este gobierno, es una inmensidad de dinero. Con esto busca bajar el dólar bolsa, a costa de descapitalizar al sector asegurador.

Con estas tres medidas, el gobierno busca enfriar un mercado, que se calentó ante un resultado electoral que le favorece. Las acciones y bonos votaron por el cambio, ya que subieron buscando valores muy elevados e irreconocibles para muchos.

El mercado presume que en la segunda vuelta ganaría Mauricio Macri. Esto abre las puertas a innumerables especulaciones, sin embargo, la más certera es que volveríamos a los mercados financieros internacionales.

El Bonar 2017 ya rinde el 7% anual, y el Bonar 2024 el 9% anual. Son valores bajos para el pasado reciente, pero altos si Argentina normaliza su relación con los mercados financieros internacionales. Podrían subir cómodos un 15% adicional.

Las acciones también pegaron un salto impresionante, el tridente ofensivo de exportadoras, bancarias y energéticas, vio la exuberancia irracional de los precios en las empresas bancarias. Vino un posicionamiento fuerte desde el exterior en estas entidades, que ante un cambio de gobierno, serían las más favorecidas.

Hoy observamos un escenario dual en el mercado.



Por un lado, la algarabía de la primera semana después de un resultado electoral positivo para los hombres de las finanzas.

Por otro lado, la represión que el gobierno ejerce sobre el mercado del dólar. Limitado compra, generando oferta de bonos, y pagando una elevada tasa de interés.

El resultado de esta batalla, dimensionará el viento de cambio que existe en el mercado. A prima facie, creemos que la semana próxima debería darse una toma de ganancias. Las acciones y los bonos subieron demasiado, no todos los problemas están resueltos en el país, y seria saludable un retroceso. Si esto sucede, hay que comprar, porque a futuro hay que estar posicionado en activos dolarizados o cuya cotización dependa del dólar.

Si la semana próxima, con todas las medidas que tomo el gobierno, el mercado sigue a la suba, deberemos pensar que no hay viento de cambio, hay un huracán de frente que se lleva todo lo que pasa, al precio que sea.

Las próximas tres semanas serán determinante para la vida futura del mercado de capitales. En el mercado de futuros y opciones hay vendido U$S 12.300 millones, que vencen mayoritariamente en el primer semestre del año próximo. La posición más negociada es marzo de 2016 a $ 10,75.

En la calle se habla mucho del dólar oficial. Si gana Daniel Scioli podría estar en torno de $ 11,00, pero bajarían muchos tributos. Alfonso Prat Gay dijo que un dólar oficial de $ 16,0 sería carísimo. Carlos Melconian, dice que hay que devaluar fuerte para recuperar la competitividad perdida. El candidato presidencial del PRO no suelta prenda de quien será su Ministro de Economía.

Quedan muchos interrogantes por saldar en el mercado. La verdad es la única realidad, aquellos que compraron antes de las elecciones, ganaron mucho dinero en apenas 15 días, daría la impresión que una toma de ganancias sería saludable. Hay mucha gente afuera esperando entrar, no hay que tirar mucho de la piola, si baja comprar y acopiar. No somos fanáticos del cupón PBI, dicho bono no pagaría renta hasta diciembre del 2018, antes de invertir en dicho instrumento, nos parece mejor bonos de largo plazo o acciones.

No comments yet.

Leave a Comment