Facebook Twitter RSS Reset

La inflación como herramienta para violar la ley de trabajo

Se ha hablado mucho sobre inflación estos años, sobre todo por la sorprendente actitud del gobierno nacional en desconocerla y minimizarla. No es ninguna novedad que al gobierno le conviene y le es útil en su forma caótica y desprolija de gobernar, razón por la cual no solo no hizo ningún intento serio por controlarla o reducirla, sino que la fomenta. Pero no me voy a enfocar en la parte política del tema, que ya se habló mucho sin llegar a ningún lado, sino en la que más nos importa a todos, que es como nos afecta.

Hace un tiempo que vengo pensando algo de lo que poco se habla. Quizás estoy equivocado en mi razonamiento, pero no me doy cuenta en que, así que pensé en compartirlo a ver que les parece.

Hay una ley, la 20.744 (http://www.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/25000-29999/25552/texact.htm) más conocida como la “Ley de contrato de trabajo“. En ella se regula la relación entre empleador y empleado. En ella podemos encontrar un artículo que habla sobre la prohibición de reducir el sueldo:

El Art. 119. —Prohibición de abonar salarios inferiores.

Por ninguna causa podrán abonarse salarios inferiores a los que se fijen de conformidad al presente capítulo, salvo los que resulten de reducciones para aprendices o para trabajadores que cumplan jornadas de trabajo reducida, no impuesta por la calificación, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 200.

Después nos dice que ese artículo fue sustituído por este otro:

ARTICULO 5º — Sustitúyase el artículo 119 de la Ley 20.744, el que quedará redactado de la siguiente manera:

Artículo 119: Prohibición de abonar salarios inferiores. Por ninguna causa podrán abonarse salarios inferiores a los que se fijen de conformidad al presente capítulo, salvo los que resulten de reducciones para aprendices o para trabajadores que cumplan jornadas de trabajo reducida, no impuesta por la calificación, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 200.

Yo, al menos, no le encuentro la diferencia…

Ya que menciona el articulo 200, lo cito también, aunque no tiene mucho que aportar a mi idea:

Art. 200. —Trabajo nocturno e insalubre.

La jornada de trabajo integramente nocturna no podrá exceder de siete (7) horas, entendiéndose por tal la que se cumpla entre la hora veintiuna de un día y la hora seis del siguiente.

Esta limitación no tendrá vigencia cuando se apliquen los horarios rotativos del régimen de trabajo por equipos. Cuando se alternen horas diurnas con nocturnas se reducirá proporcionalmente la jornada en ocho (8) minutos por cada hora nocturna trabajada o se pagarán los ocho (8) minutos de exceso como tiempo suplementario según las pautas del artículo 201.

En caso de que la autoridad de aplicación constatara el desempeño de tareas en condiciones de insalubridad, intimará previamente al empleador a adecuar ambientalmente el lugar, establecimiento o actividad para que el trabajo se desarrolle en condiciones de salubridad dentro del plazo razonable que a tal efecto determine.

Si el empleador no cumpliera en tiempo y forma la intimación practicada, la autoridad de aplicación procederá a calificar las tareas o condiciones ambientales del lugar de que se trate.

La jornada de trabajo en tareas o condiciones declaradas insalubres no podrá exceder de seis (6) horas diarias o treinta y seis (36) semanales. La insalubridad no existirá sin declaración previa de la autoridad de aplicación, con fundamento en dictámenes médicos de rigor científico y sólo podrá ser dejado sin efecto por la misma autoridad si desaparecieran las circunstancias determinantes de la insalubridad. La reducción de jornada no importará disminución de las remuneraciones.

Agotada la vía administrativa, toda declaración de insalubridad, o la que deniegue dejarla sin efecto, será recurrible en los términos, formas y procedimientos que rijan para la apelación de sentencias en la jurisdicción judicial laboral de la Capital Federal. Al fundar este recurso el apelante podrá proponer nuevas pruebas.

Por ley nacional se fijarán las jornadas reducidas que correspondan para tareas penosas, mortificantes o riesgosas, con indicación precisa e individualizada de las mismas.

Ahora bien, la ley de trabajo les da un derecho a los trabajadores de que los empleadores no pueden bajarles el sueldo porque se les da la gana, ya que si esto fuese posible no haría falta echar a nadie, solo bastaría con ir reduciéndole el sueldo periódicamente hasta que renunciara y así perdería el derecho de indemnización.

El problema es que la ley de contrato de trabajo no prevé la inflación. Y no dice nada sobre como deberían ser los aumentos por inflación, con lo cual esto queda a criterio de cada empleador, dándole la posibilidad de no aumentar el sueldo de ninguna manera, y en la práctica lo está reduciendo. No en términos nominales, pero sí en términos reales.

Con lo cual creo que los empleadores que no aumentan los sueldos como mínimo a la par de la inflación oficial (ya que no hay otra que se pueda usar como parámetro legal) están violando una ley implícita. La de reducir el salario (real). Y para que no haya lugar a interpretaciones incorrectas deberíamos exigir que en épocas de inflación el salario no se reduzca en términos reales, no solo nominales.

Las paritarias hacen lo suyo para intentar compensar este problema, pero no todos los trabajadores están incluidos en ellas, y a veces arreglan por debajo de la inflación. Las paritarias deberían discutir los puntos por encima de la inflación que quieren de aumento, como mecanismo de redistribución de ingresos, pero el aumento al mismo nivel de la inflación debería estar garantizado por ley, para todos los trabajadores, de la misma forma que está garantizado que no se puede reducir el salario.

Por todo esto pareciera que la inflación ayuda a violar la ley.

Que piensan ustedes?

No comments yet.

Leave a Comment