Facebook Twitter RSS Reset

La historia oculta del tirador del microcentro

De Sebastián Forza a Monzer Al Kassar pasando por cuevas financieras y la Contaduría General del Ejército
La historia oculta del tirador del microcentro

“Podía terminar así. Vivía extorsionando gente. Estaba paranoico”. Así describió, un ex socio de Silvio Guillermo Martinero a Infobae, su forma de vida. El hombre pidió absoluta reserva por temor a represalias. El autor del disparo de una Glock, en pleno microcentro porteño que le costase la vida al cerrajero Daniel De Negris (56) cuando caminaba por la calle San Martín al 500 rumbo a su trabajo, no era un abogado cualquiera. Se trataba de uno de los personajes más temidos de la city porteña.

Al “milico“, tal como lo llamaban al abogado y ex militar, Silvio Martinero, se lo conocía por sus métodos cuasi mafiosos para cobrar dinero. En el juicio oral del triple crimen de General Rodríguez, Solange Bellone, viuda de Sebastián Forza, recordó que su difunto esposo le temía. El propio “justiciero” aseguró que realizó gestiones para cobrar dinero del financista prófugo Esteban Ibar Pérez Corradi.

Pero su ex socio aportó nueva información a Infobae: “Desde el 2001, Martinero giraba cheques desde la Contaduría General del Ejército hacia cuevas financieras del microcentro porteño, después afianzó relación con el círculo más íntimo de César Milani y también con gente de la ex SIDE”.



Uno de los lugares que frecuentaba Martinero era la financiera Corgut génesis de lo que sería Propyme, la financiera que el 19 de diciembre del 2013, Norberto Oyarbide, frenó su allanamiento. El tirador del microcentro también frecuentaba “Monetización” y a varios de los empresarios vinculados con la mafia de los medicamentos.

La relación del “cobrador” era con Emilio Mauro Gutiérrez, ex presidente de Propyme y agente de bolsa durante los años ´90. “Se conocieron porque ambos estaban vinculados o pertenecieron a las Fuerzas Armadas” recuerda la fuente. Otra persona que conoce a ambos personajes asegura que la relación se cortó “hace 4 años” y que “se entendieron rápidamente porque uno era militar y el otro estuvo en el Liceo Militar”.