Facebook Twitter RSS Reset

La historia del mundo de Warcraft – 7ma. parte

Hola! sean Bienvenidos a mi post.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Hoy les traigo la septima parte de la historia del mundo de Warcraft. Les agradesco nuevamente a todos los que siguen la historia por sus comentarios y su buena onda.

Espero la disfruten.

Y para los que no vieron mis post anteriores:

http://www.taringa.net/posts/info/18829853/Asi-empieza-la-historia-del-mundo-de-Warcraft.html#comment-1436521

http://www.taringa.net/post/info/18837259/La-historia-del-mundo-de-Warcraft—2da-parte.html?notification=#last

http://www.taringa.net/post/info/18847814/La-historia-del-mundo-de-Warcraft—3ra-parte.html?notification=#last

http://www.taringa.net/posts/info/18857363/La-historia-del-mundo-de-Warcraft—4ta-parte.html?notification#comment-1451057

http://www.taringa.net/posts/info/18871402/La-historia-del-mundo-de-Warcraft—5ta-parte.html?notification#last

http://www.taringa.net/posts/info/18883171/La-historia-del-mundo-de-Warcraft—6ta-parte.html?notification#comment-1452240

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Gnomos y Goblins –

Mas alla del Portal Oscuro – El Rey Exanime –

El Señor de los Clanes – La plaga, Kel’thuzad y el culto de los malditos

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Aproximadamente 200 años antes de la primer guerra, un explorador enano encontró una pequeña villa escondida en lo profundo de la montañas de Khaz Modan. Esta era habitada por una diminuta y simpática raza de pequeños humanoides que al igual que los enanos vivian bajo tierra.

Estas pequeñas criaturas serian conocidos como Gnomos.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

No se conoce mucho de su historia (ni siquiera ellos mismos recuerdan mucho de ella), debido que, a diferencia de los enanos, no son muy dados a inquirir en el pasado. Pero con el tiempo se sabria que al igual que los enanos, los gnomos son desendientes de una antigua raza titanica llamada Meca-gnomos, a los que la antigua Maldicion de la Carne los afecto de igual manera que a los enanos.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Los pequeños gnomos demostraron ser una raza muy inteligente, aun antes de que los enanos supieran de su existencia estos ya habían descubierto la pólvora, y habían logrado automatizar toda la villa y habían creado innovaciones tan sorprendentes (y algunas, ridículas) como las gallinas mecánicas.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Pronto iniciaron los intercambios comerciales y tecnológicos entre ambas razas, que fueron creciendo en amistad y cooperación, hasta que los enanos ofrecieron a los gnomos construirles una ciudad capital en las faldas de la montaña Forjaz, que los gnomos posteriormente se encargaron de “acondicionar” con todas sus creaciones y adelantos tecnológicos. Fue así como nació Gnomeregan.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Casi inmediatamente a la finalización de la construcción de Gnomeregan, inició la Guerra de los Tres Martillos. Gnomeregan fue el centro de la actividad de los gnomos a partir de ese momento. En ella, los gnomos elaboraron complicados y maravillosos adelantos que retaban la imaginación, cada uno superado solamente por el siguiente adelanto surgido de la mente brillante de un inventor o ingeniero.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Finalizada la Guerra de los Tres Martillos, los Gnomos volvieron a tener contacto con los nuevos gobernantes de Forjaz, el clan Barbabronze. Como compartían con los enanos su amor por la ingeniería y los designios mecánicos, rápidamente los enanos entraron en contacto con las invenciones de los gnomos. Cuando estalló la Segunda Guerra entre la Horda y la Alianza, los Gnomos ingresaron en la coalición aliada junto a sus amigos los Enanos, y construyeron vehículos de guerra y de transporte de aire, mar y tierra (entre ellos, tanques de vapor, submarinos y los asombrosos girocópteros), que rivalizaban en calidad y poder con los destructivos inventos de sus rivales, los Goblins, aliados con la Horda…

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Miles de años antes de la aparicion de los pequeños gnomos los goblin habitaban la Isla de Kezan, pero estos no eran muy inteligentes. Durante mucho tiempo vivieron libres en la pequeña isla, hasta la llegada de un pequeño grupo troll de la jungla que habian quedado a la deriva en el mar, luego del gran cataclismo provocado por la explosión del Pozo de la Eternidad.

Con el tiempo los trolls esclavizaron a los pobres goblin, obligandolos a explotar las minas en las entrañas volcánicas del Monte Kajaro. Su pequeño tamaño era ideal para llegar a los lugares más recónditos y peligrosos donde los trolls se negaban a ir. Allí se encontraba un extraño mineral llamado kaja’mite, que los trolls utilizaban para sus rituales vudú.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Sin embargo el constante contacto con la kaja’mita generó una nueva perspicacia e inteligencia en la raza goblin. Tras crear sus propios y poderosos artefactos de ingeniería y alquimia en secreto, los goblin pronto derrocaron a sus opresores y reclamaron Kezan como suya, y declararon Undermine como su capital.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Los goblin expandieron rápidamente sus conocimientos sobre tecnología creando las primeras máquinas de vapor de Azeroth. Los rumores apuntaban a que su tecnología era más avanzada que la de los enanos. Surgieron entonces maestros que se especializaron y comenzaron a vender sus bienes en grandes mercados.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Sin embargo sus artefactos no servían de mucho sin el poder del kaja’mite que rápidamente fue agotándose en su localización original y llegó a un punto en que su escasez se volvió crítica. Desesperados, los goblin se expandieron por todos los rincones del mundo buscando nuevos depósitos de mineral. Desafortunadamente, durante los siguientes cientos de años su búsqueda resultó infructuosa y sin kaja’mite, la inteligencia de los goblin empezó a resentirse, siendo incapaces de producir su brillante tecnología o siquiera de mantenerla en buen estado.

Su trabajo empezó a degenerar hasta alcanzar el punto de inestabilidad que presentan hoy día.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

El mundo empezó a tener miedo de usar sus máquinas ya que frecuentemente explotaban, por lo que sus ventas se resintieron. Dado que a los goblins siempre les había gustado el dinero, no dudaron en reinventar el concepto de negocio de venta y, doscientos años antes de la Primera Guerra se crearon las Flotas comerciales que partían de Kezan hacia el resto de Azeroth.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Los goblin encontraron una oportunidad perfecta de hacer negocio y levantar su emporio comercial durante la Primera Guerra debido a las necesidades creadas a raíz de la escasez producida desde entonces. En la Segunda Guerra, los goblin ya se habían establecido como los principales agentes comerciales de Azeroth. Fue entonces cuando se convirtieron en proveedores exclusivos de la antigua Horda a los que ayudaron directamente realizando misiones suicidas atándose un cinturón de explosivos mientras flotaban con la ayuda de una vejiga de una oveja inflada por detrás de las líneas enemigas.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Comercialmente, a través de un embajador orco que se reunió con el lider de los goblins el principe mercante Steamwheedle, se cerró un trato que inclúia máquinas de guerra por oro y tesoros saqueados. El trato parecía perfecto, durante un tiempo, el príncipe mercante pensó que los orcos iban a ganar la guerra así que le pareció natural aliarse con la parte vencedora.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

A medida que los beneficios inundaban Undermine, los cofres donde guardaban el oro se iban quedando pequeños. Pronto ampliaron su actividad hacia el tráfico de esclavos lo que provocó la repulsa de ciertos goblin que prefirieron mantener su antigua neutralidad y dejar de proveer exclusivamente a la Horda.

Finalmente, el príncipe mercante se dio cuenta de su error y abandonó las relaciones con la Horda lo que provocó que la raza haya permanecido neutral durante mucho años.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

—————————————————————–

A medida que los enfrentamientos de la Segunda Guerra iban terminando, la Alianza daba grandes pasos para contener la amenaza orca. En el sur de Lordaeron se construyeron gran cantidad de campos de internamiento, pensados para ser el hogar de los prisioneros orcos.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Vigilados tanto por los paladines como por los soldados veteranos de la Alianza, los campos demostraron ser un gran éxito. Aunque los orcos prisioneros estaban tensos y ansiosos por volver a luchar, los distintos guardianes de los campos mantenían la paz y el orden. La base principal fue la fortaleza-pricion de Durnholde, en las Laderas de Trabalomas.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Sin embargo, en el infernal mundo de Draenor, un nuevo ejército orco se preparaba para atacar a la desprevenida Alianza. Ner’zhul, el antiguo mentor de Gul’dan, había reunido al resto de clanes orcos bajo su oscuro estandarte. Ayudado por el clan Sombraluna, el anciano chamán planeaba abrir una serie de portales en Draenor que llevarían a la Horda a nuevos mundos para saquearlos.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Para dar energía a sus nuevos portales, necesitaba una serie de artefactos encantados de Azeroth. Para obtenerlos, Ner’zhul reabrió el Portal Oscuro a partir de una pequeña fisura interdimensional que habia quedado cerca de los restos del primer portal, y envío a sus feroces sirvientes a través de él.

La nueva Horda, liderada por jefes veteranos como Grom Grito Infernal y Kilrogg Mortojo (Deadeye) del clan Foso Sangrante (Bleeding Hollow), sorprendieron a las fuerzas de defensa de la Alianza y arrasaron los campos. Bajo las precisas ordenes de Ner´zhul, los orcos rápidamente obtuvieron los artefactos que necesitaban y volvieron a la seguridad de Draenor. Luego de robar el Bastón Enjoyado de Sargeras, la Horda batalló contra el reino de Alterac por el Libro de Medivh, y tambien robó el Ojo de Dalaran.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

El rey Terenas de Lordaeron, convencido de que los orcos estaban preparando una nueva invasión de Azeroth, reunió a sus tenientes de más confianza. Ordenó al general Turalyon y al archimago Khadgar que preparasen una expedición para cruzar el Portal Oscuro y poner fin a la amenaza orca de una vez por todas.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Las fuerzas de ambos marcharon hacia Draenor y se enfrentaron sobre la arrasada Península Fuego Infernal a los clanes de Ner’zhul, los Grito de Guerra, los Foso Sangrante y los Mano Destrozada (Shatterend Hand), éste último al mando del jefe Garrafilada (Bladefist) .

Incluso con la ayuda de la elfa noble Alleria Brisaveloz (Windrunner), el enano Kurdran Martillo Salvaje (Wildhammer) y el soldado veterano Danath Aterratrols (Trollbane), Khadgar fue incapaz de evitar que Ner’zhul abriera sus portales a otros mundos.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Éste finalmente abrió sus portales a otros mundos, pero no pudo prever el terrible precio que iba a pagar. Las tremendas energías de los portales comenzaron a partir en pedazos el mismo tejido de Draenor. Mientras las fuerzas de Turalyon luchaban desesperadamente para volver a su hogar en Azeroth, el mundo de Draenor comenzó a colapsarse sobre sí mismo.

Grom Grito Infernal y Kilrogg Mortojo, dándose cuenta de que los planes de Ner’zhul condenarían a toda su raza, reunieron al resto de los orcos y escaparon de vuelta a la relativa seguridad de Azeroth.

En Draenor, Turalyon y Khadgar aceptaron realizar el sacrificio definitivo: destruir el Portal Oscuro desde su lado. Aunque les costaría sus vidas y las de sus compañeros, sabían que era la única forma de asegurar la supervivencia de Azeroth. Gracias a la ayuda del ogro Mogor, jefe del Clan de la Calavera, logran recuperar el Libro de Medivh y pasarlo al otro lado con unos pocos sobrevivientes.

Y Mientras Grom Grito Infernal y Kilrogg Mortojo se abrían paso a hachazos por entre las filas humanas en una búsqueda desesperada por la libertad, el Portal Oscuro explotó tras ellos.

Para ellos y para el resto de orcos en Azeroth, no había vuelta atrás…

Para Turalyon, Alleria y los demas, tampoco…

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Ner’zhul y su leal clan Sombraluna cruzaron el mayor de los portales recién creados, mientras enormes erupciones volcánicas comenzaron a destrozar los continentes de Draenor. Mares de fuego se alzaron y arrasaron el destrozado paisaje mientras el torturado mundo era finalmente consumido en una enorme explosión apocalíptica.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Ner’zhul y sus seguidores entraron en el Vacío Abisal, el plano etéreo que conecta a todos los mundos repartidos por la Gran Oscuridad. Por desgracia, Kil’jaeden y sus demoníacos sirvientes los estaban esperando. Kil’jaeden, que había jurado vengarse de Ner’zhul por su orgulloso desafío, partió en pedazos el cuerpo del viejo chamán, poco a poco.

Mantuvo su espíritu vivo e intacto para que fuera dolorosamente consciente del terrible desmembramiento de su cuerpo.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Aunque Ner’zhul le rogó al demonio que liberase su espíritu y le dejara morir, el demonio le respondió cruelmente que el Pacto de Sangre que habían hecho hace mucho todavía los vinculaba y que todavía tenía un propósito al que servir.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

El fracaso de los orcos al conquistar el mundo para la Legión Ardiente obligó a Kil’jaeden a crear un nuevo ejército para sembrar el caos por los reinos de Azeroth. Este nuevo ejército no caería presa de las mismas absurdas rivalidades y luchas internas que habían plagado a la Horda. Deberían ser implacables y solo pensar en su misión. Esta vez, Kil’jaeden no podía permitirse fracasar.

Manteniendo vivo al espíritu de Ner’zhul, Kil’jaeden le dio una última oportunidad para servir a la Legión o sufrir el tormento eterno. Una vez más, Ner’zhul aceptó, temerariamente, el pacto con el demonio. Su espíritu fue colocado en un bloque de hielo duro como el diamante recogido en los lejanos confines del Vacío Abisal y particularmente tallado. Encerrado dentro de su congelado cascarón, Ner’zhul sintió cómo su conciencia se extendía diez mil veces. Alterado por los poderes caóticos del demonio, se convirtió en un ser espectral de poder incalculable. En ese momento, el orco conocido como Ner’zhul fue destrozado para siempre y nació asi el Rey Exánime.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Los caballeros de la muerte y los seguidores Sombraluna leales a Ner’zhul también fueron transformados por las caóticas energías demoniacas. Estos fueron destrozados y reconstruidos como exánimes esqueléticos. Los demonios se querían asegurar de que incluso muertos, los seguidores de Ner’zhul le seguirían sirviendo sin cuestionarlo.

Cuando el momento fue el adecuado, Kil’jaeden explicó la misión para la que había creado al Rey Exánime. Ner’zhul debía extender una plaga de muerte y terror a lo largo de Azeroth que borraría para siempre a la civilización humana.

Todos aquellos que murieran por la terrible plaga se alzarían como no-muertos y sus espíritus estarían unidos a la férrea voluntad de Ner’zhul para siempre. El demonio le prometió al antiguo chamán que si tenía éxito en la oscura misión de eliminar a la humanidad del mundo, quedaría libre de su maldición y recibiría un nuevo cuerpo, sano, para habitarlo.

Aunque Ner’zhul estuvo de acuerdo y parecía ansioso por jugar su papel, Kil’jaeden aun dudaba de su lealtad. Manteniendo al rey Exánime sin cuerpo y atrapado dentro del caparazón de cristal se aseguraba su buena conducta a corto plazo, pero el demonio sabía que necesitaba mantener una atenta vigilancia. Para este fin, Kil’jaeden llamó a su guardia de demonios de élite, los vampíricos Señores del Terror, para controlar a Ner’zhul y asegurarse de que cumplía su terrible tarea.

Tichondrius, el más poderoso y astuto de los Señores del Terror, se interesó ante el desafío; le fascinaba la gravedad de la plaga y el ilimitado potencial para el genocidio del rey Exánime.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Kil’jaeden envío al helado cascarón de Ner’zhul de vuelta al mundo de Azeroth. El cristal endurecido pasó como un rayo sobre el cielo nocturno y se estrelló en el inhóspito continente ártico de Rasganorte, enterrándose profundamente en el glaciar Corona de Hielo. El cristal helado, retorcido y cubierto de cicatrices por su violento descenso, se parecía a un trono, que se lo conoceria como Trono Helado y el vengativo espíritu de Ner’zhul pronto comenzó a agitarse en su interior.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Desde los confines del Trono Helado, Ner’zhul comenzó a extender su enorme conciencia y a tocar las mentes de los habitantes nativos de Rasganorte. Con escaso esfuerzo, esclavizó las mentes de muchas criaturas indígenas, incluyendo los trols de hielo y los fieros wendigo, y atrajo a sus malvados congéneres a su creciente sombra.

Sus poderes psíquicos demostraron ser prácticamente ilimitados y los utilizó para crear a un pequeño ejército al que albergó dentro de los retorcidos laberintos de Corona de Hielo. Mientras dominaba sus crecientes facultades bajo la constante vigilancia de los señores del terror, descubrió un lejano asentamiento humano en la frontera con Cementerio de Dragones. Ner’zhul decidió, por un capricho, probar sus poderes en los desprevenidos humanos.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Lanzó una peste de los no-muertos, que se originó en las profundidades del Trono Helado, hacia el erial ártico. Controlando la plaga únicamente con su voluntad, la llevó directamente a la aldea humana. En tres días, todos los del asentamiento estaban muertos, pero poco tiempo después, los aldeanos muertos comenzaron a alzarse como cadáveres zombis. Ner’zhul podía sentir sus espíritus individuales y pensamientos como si fueran los suyos. La rugiente cacofonía de su mente le hizo ser incluso más poderoso, como si los espíritus le proporcionaran un alimento que necesitaba desesperadamente. Descubrió que controlar las acciones de los zombis y obligarlos a hacer lo que quisiera era un juego de niños.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

En los meses siguientes, siguió experimentando con su peste de los no-muertos subyugando a cada habitante humano de Rasganorte. Con su ejército de no-muertos creciendo cada día, sabía que el momento para su verdadera prueba se estaba acercando.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Mientras tanto, en las tierras asoladas por la guerra del sur, los dispersos restos de la Horda luchaban por su propia supervivencia. Aunque Grom Hellscream y su clan Grito de Guerra lograron evitar la captura, Kilrogg Mortojo y su clan Foso Sangrante fueron atrapados y enviados a campos de internamiento en Lordaeron. A pesar de estos costosos alzamientos, los guardias de los campos pronto reestablecieron el control sobre sus brutales presos.

Sin embargo, y sin que la Alianza lo supiera, una gran fuerza de orcos todavía vagaba libre por los terrenos baldíos al norte de Khaz Modan.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

El clan Faucedraco (Dragonmaw), liderado por el infame brujo Nekros Aplastacraneos, estaba utilizando un antiguo artefacto conocido como el Alma Demoníaca para controlar mentalmente a la reina de los Dragones: Alexstrasza.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Con su ayuda Nekros creó un ejército secreto en el interior de la fortaleza abandonada (algunos dicen que maldita) de los Martillo Salvaje, Grim Batol. Planeando liberar sus fuerzas y a los poderosos dragones rojos sobre la Alianza, Nekros esperaba reunir a la Horda y continuar su conquista de Azeroth. Pero su visión nunca se volvió real: un pequeño grupo de guerreros de la resistencia, liderados por el mago humano Rhonin, lograron destruir el Alma Demoníaca y liberar a la reina de los Dragones del control de Nekros.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Llenos de furia, los dragones de Alexstrasza arrasaron Grim Batol hasta los cimientos e incineraron a la mayoría del clan Faucedraco. Los grandes planes de Nekros de reunificación se vinieron abajo mientras las tropas de la Alianza atrapaban a los orcos que habían sobrevivido y los arrojaban a los campos de internamiento.

La derrota del clan Faucedraco señalaba el final de la Horda y el final de la furiosa sed de sangre orca.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Pasaron meses, y más prisioneros orcos fueron capturados y enviados a los campos de internamiento. A medida que los campos comenzaban a llenarse, la Alianza se vio obligada a construir nuevos campos en las llanuras al sur de las Montañas de Alterac.

Para mantener adecuadamente y suministrar al creciente número de campos, el rey Terenas creó un nuevo impuesto para las naciones de la Alianza. Este impuesto, junto a las crecientes tensiones políticas por disputas de fronteras creó un malestar general. El pacto que había unido a las naciones humanas en su hora más oscura podia romperse en cualquier momento.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

En mitad de este caos político, muchos de los guardias de los campos comenzaron a notar un cambio inquietante en sus prisioneros orcos. Los esfuerzos de éstos por escapar o incluso las peleas entre ellos se habían reducido mucho con el paso del tiempo. Los orcos se estaban volviendo letárgicos y distantes. Aunque era difícil de creer, los orcos, la raza más agresiva que jamás se hubiera visto en Azeroth, habían perdido toda su voluntad de luchar. El extraño letargo confundió a los líderes de la Alianza y siguió cobrándose su precio en los orcos, que se debilitaban rápidamente.

Algunos creían que la causante del desconcertante letargo era una extraña enfermedad, que solo podían contraer los orcos. Pero el archimago Antonidas de Dalaran propuso una hipótesis diferente. Estudiando lo poco que pudo encontrar de la historia de los orcos, averiguó que éstos habían estado bajo la lacerante influencia de los poderes demoníacos durante generaciones. Supuso que los orcos ya habían sido corrompidos por estos poderes incluso antes de su primera invasión a Azeroth. Claramente, los demonios habían manchado la sangre de los orcos, y los brutos habían obtenido una fuerza, resistencia y agresividad antinaturalmente elevadas.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Antonidas teorizó que el letargo general de los orcos no era una enfermedad, sino una consecuencia del alejamiento racial de las brujerías que los habían convertido en esos guerreros temibles y sedientos de sangre. Aunque los síntomas eran claros, Antonidas no fue capaz de encontrar una cura para la condición actual de los orcos. Pero ante eso, muchos de sus camaradas magos y algunos notables líderes de la Alianza pensaron que encontrar una cura para los orcos podría ser algo muy imprudente.

Pudiendo solo pensar en la misteriosa condición de los orcos, la conclusión de Antonidas fue que la cura debería ser espiritual.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

El jefe de los guardianes de los campos de internamiento, Aedelas Lodonegro (Blackmoore), vigilaba a los orcos prisioneros desde su fortaleza-prisión, Durnholde. Un orco en particular siempre había despertado su interés: el niño huérfano que había encontrado hacía casi dieciocho años.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Lodonegro crió al joven como a un esclavo favorecido y lo llamó Thrall. Le enseñó táctica, filosofía y a combatir. Fue entrenado incluso como gladiador, ya que el corrupto alcalde quería moldear al orco como un arma, con el que ganar fama y dinero.

Fue entrenado y golpeado por muchos, pero una mujer humana, Taretha Foxton, esposa del general Blackmoore, se convirtió en su enfermera y su mejor amiga. Mientras Blackmoore lo torturaba dentro del ring, Taretha comenzó a escribirle cartas en secreto a su prisión, y él se las contestaba, pues ella le había enseñado (secretamente) a leer y escribir. Ella le enseño todo lo que Blackmoore le negaba: el amor, el respeto, y el honor.

Thrall se convirtió en un erudito. Conocía historia del arte, poesía, literatura. La joven chica humana había desarrollado un gran cariño por aquel bebe orco que había llegado luego de que su hermano recién nacido, Faralyn Foxton, muriera por una terrible fiebre, dias antes de la llegada de Thrall.

Por esto, Taretha lo cuidaba como si fuera su propio hermano.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

A pesar de su dura educación, el joven Thrall se convirtió en un orco fuerte y de mente ágil, que en su corazón sabía que la vida de esclavo no era para él. Mientras crecía y maduraba, aprendió cosas sobre su pueblo, los orcos, a los que nunca había conocido: después de su derrota, habían enviado a la mayoría a campos de internamiento.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Los rumores decían que Orgrim Martillo Maldito (Doomhammer), el líder orco, había escapado de Lordaeron y se estaba escondiendo. Solo un clan oculto operaba en secreto, intentando evitar los vigilantes ojos de la Alianza.

Con la ayuda de la joven Taretha, el inexperto pero lleno de recursos Thrall decidió escapar de la fortaleza de Blackmoore y buscar a otros de su raza.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Durante sus viajes, visitó los campos de internamiento y descubrió que la antaño poderosa raza se había vuelto, extrañamente, letárgica y depresiva. Al no encontrar a los orgullosos guerreros que esperaba descubrir, Thrall partió para encontrar al último jefe orco que no había sido derrotado: Grom Grito Infernal.

Perseguido constantemente por los humanos, Grito Infernal conservaba sin duda alguna la imparable voluntad de luchar de la Horda. Ayudado solo por su propio clan Grito de Guerra, Grom seguía luchando una guerra oculta contra la opresión de su acosado pueblo. Por desgracia, Grito Infernal nunca pudo encontrar una forma de sacar de su estupor a los orcos capturados. El joven Thrall, inspirado por el idealismo de Grom, desarrolló una fuerte empatía por la Horda y sus tradiciones guerreras.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Buscando la verdad de sus propios orígenes, Thrall viajó al norte para encontrar al legendario clan Lobo Gelido (Frostwolf). Aprendió que Gul’dan había exiliado a los Lobo Gelido durante los primeros días de la Primera Guerra. También descubrió que él era el hijo y heredero del héroe orco Durotan, el jefe de los Lobo Gelido, quien junto a su madre Draka, habían sido salvajemente asesinados hacia más de veinte años.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Bajo la tutela del venerable chamán Drek’Thar, Thrall estudió la antigua cultura chamánica de su pueblo, que había caído en el olvido bajo el malvado gobierno de Gul’dan.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Con el paso del tiempo, Thrall se convirtió en un poderoso chamán y tomó el puesto que le pertenecía por derecho: jefe de los exiliados Lobo Gelido. Fortalecido por los propios elementos y empujado a descubrir su destino, Thrall se lanzó a liberar a los clanes cautivos y curar a su raza de la corrupción demoníaca.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Durante sus viajes, Thrall encontró al anciano Jefe de Guerra, Orgrim Martillo Maldito (Doomhammer), que había estado viviendo como un ermitaño durante muchos años. Martillo Maldito, que había sido un gran amigo del padre de Thrall, decidió seguir al joven visionario orco para ayudarle a liberar a los clanes cautivos. Apoyado por muchos de los jefes veteranos, Thrall finalmente consiguió revitalizar a la Horda y darle a su pueblo una nueva identidad espiritual.

Para simbolizar el renacimiento de su pueblo, Thrall volvió a la fortaleza de de Durnholde y puso un final decisivo a los planes de su antiguo maestro asediando los campos de internamiento. Pero la victoria tuvo un precio: durante la liberación de un campo, Martillo Maldito cayó en la batalla.

Thrall recogió su legendario martillo de guerra y vistió su armadura de placas negra para convertirse en el nuevo Jefe de guerra de la Horda.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Durante los siguientes meses, la pequeña pero volátil Horda de Thrall echó abajo los campos de internamiento y bloqueó los mejores esfuerzos de la Alianza para contrarrestar sus astutas estrategias.

Animado por su mejor amigo y mentor, Grom Grito Infernal, Thrall trabajó para asegurarse de que su pueblo jamás volviera a ser esclavizado.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

—————————————————————–

Mientras Thrall liberaba a sus congéneres en Lordaeron, Ner’zhul seguía construyendo su base de poder en Rasganorte. Se erigió una gran ciudadela sobre el Glaciar de Corona de Hielo y su personal eran las crecientes legiones de no-muertos. Pero mientras el Rey Exánime extendía su influencia sobre la tierra, un imperio sombrío se alzaba contra su poder. El antiguo reino subterráneo de Azjol-Nerub, que había sido fundado por una raza de siniestras arañas humanoides, envío a su guardia de guerreros de élite para atacar Corona de Hielo y acabar con el loco sueño de dominación del rey Exánime.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Para su frustración, Ner’zhul descubrió que los malvados nerubianos no solo eran inmunes a la peste, sino también a su dominación telepática.

Los señores de las arañas nerubianos, descendientes de los insectoides Azil’Aqir, dirigían grandes fuerzas y tenían una red subterránea que se extendía hasta casi la mitad de Rasganorte. Sus tácticas de atacar y correr contra las fortalezas del rey Exánime bloqueaban sus esfuerzos para acabar con ellos de una vez.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Finalmente, la guerra de Ner’zhul contra los nerubianos fue ganada por el desgaste. Con la ayuda de los siniestros Señores del Terror e innumerables guerreros no-muertos, el rey Exánime invadió Azjol-Nerub e hizo que sus templos subterráneos cayeran sobre la cabeza de sus señores.

Aprovechando la existencia cercana del Cementerio de los Dragones Azules, Ner’zhul utilizó sus poderes de nigromancia para animar los esqueletos de los Dragones, a los que llamó Vermis de Escarcha (Ice Wyrms), sus mascotas favoritas, y los lanzó en un inmenso ataque aéreo sobre Azjol-Nerub.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Finalmente, montó un terrible asedio sobre la Fortaleza de Draktharon, donde el último de los Reyes Nerubian, Anub’Arak el Inmisericorde, había atrincherado sus fuerzas. Durante el ataque, el gran Anub’Arak cayó mortalmente herido. Su cuerpo fue momificado y enterrado en un sarcófago bajo un Ziggurat, según la tradición nerubian. Como los nerubian eran inmunes a la plaga, Ner´zhul utilizó sus poderes de nigromancia para levantar los cuerpos de los guerreros araña y aliarlos a él. Estos serían conocidos como Demonios de la Cripta. Astutamente, el Rey Exánime levantó también al caído rey Anub’Arak, y lo designó general de su ejército.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Aunque los nerubianos eran inmunes a su peste, los crecientes poderes necrománticos de Ner’zhul le permitían volver a levantar los cadáveres de las arañas-guerreras y doblegarlas a su voluntad.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Como testamento de su tenacidad, Ner’zhul adoptó el típico estilo arquitectónico de los nerubianos llamados Ziggurat para su propia fortaleza y estructuras.

Pudiendo gobernar su reino sin oposición, el rey Exánime comenzó a prepararse para su verdadera misión en el mundo. Llegando hasta las tierras humanas con su enorme conciencia, el rey Exánime llamó a cualquier alma oscura que quisiera escucharlo…

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Un puñado de individuos poderosos repartidos por el mundo escucharon las llamadas mentales del rey Exánime para acudir a Rasganorte. El más notable de ellos era el archimago de Dalaran, Kel’Thuzad, que fue uno de los miembros importantes del Kirin Tor, el consejo que gobernaba Dalaran.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Había sido considerado un inconformista durante años debido a su insistencia en estudiar las artes prohibidas de la necromancia. Decidido a aprender todo lo que pudiera del mundo mágico y sus sombrías maravillas, se sentía frustrado por los preceptos de sus compañeros, a los que veía como caducos y faltos de imaginación. Cuando escuchó las poderosas llamadas de Rasganorte, el archimago volcó toda su enorme voluntad en comunicarse con la voz misteriosa.

Seguro de que el Kirin Tor era demasiado remilgado para hacerse con el poder y conocimiento inherente a las artes oscuras, decidió aprender todo lo que pudiera del inmensamente poderoso rey Exánime.

Dejando atrás su fortuna y prestigiosa posición política, Kel’Thuzad abandonó los preceptos del Kirin Tor y a Dalaran para siempre. Aguijoneado por la persistente voz del rey Exánime en su mente, vendió sus numerosas posesiones y escondió sus fortunas. Viajó solo durante muchas leguas, tanto por mar como por tierra, y finalmente llegó a las heladas costas de Rasganorte.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

En su larga travesía, el archimago cruzó las asoladas y destrozadas ruinas de Azjol-Nerub. Kel’Thuzad vio de primera mano el alcance y ferocidad del poder de Ner’zhul. Asi comenzó a darse cuenta de que aliarse con el misterioso rey Exánime podía ser algo inteligente y potencialmente fructífero.

Luego de largos meses de viajar por las árticas y desoladas tierras, Kel´thuzad finalmente llegó al oscuro glaciar de Corona de Hielo. Cuidadosamente se acercó a la ciudadela y se quedó asombrado al observar como los silenciosos guardias muertos vivientes le dejaron pasar.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Kel´thuzad descendió profundamente en la fría tierra y encontró un camino hacia el corazón del glaciar. Allí, en la profunda caverna de hielo y sombras, se postró delante del Trono Helado y ofreció su alma al oscuro señor de los muertos.

El rey Exánime estaba satisfecho con su último recluta. Le prometió inmortalidad y gran poder a cambio de lealtad y obediencia. Ansioso de poder y sabiduría oscura, Kel’Thuzad aceptó su primera gran misión: ir al mundo de los hombres y fundar una nueva religión que adoraría al rey Exánime como un dios.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Para ayudar al archimago a completar su misión, Ner’zhul dejó su humanidad intacta. El anciano pero todavía carismático mago recibió la orden de usar sus poderes de ilusión y persuasión para llevar a las oprimidas y discriminadas masas de Lordaeron a un estado de confianza y fe. Entonces, una vez que tuviera su atención, les ofrecería una nueva visión de cómo debía ser la sociedad y una nueva figura a la que llamar su rey.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Kel’Thuzad volvió a Lordaeron disfrazado, y a lo largo de tres años, uso su fortuna e inteligencia para reunir una hermandad clandestina de hombres y mujeres que pensaban de forma parecida. La hermandad, a la que llamó Culto de los Malditos, prometía a sus acólitos igualdad social y vida eterna en Azeroth a cambio de su servicio y obediencia a Ner’zhul.

A medida que pasaban los meses, Kel’Thuzad encontró muchos voluntarios ansiosos de unirse a su nuevo culto entre los agotados y explotados trabajadores de Lordaeron. Cumplir su objetivo fue sorprendentemente fácil: básicamente, cambiar la fe de la gente en la Luz Sagrada por fe en la sombra oscura de Ner’zhul.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

A medida que el Culto de los Malditos crecía en tamaño e influencia, Kel’Thuzad se iba asegurando de ocultar sus actos a las autoridades de Lordaeron.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Con el éxito de su sirviente en Lordaeron, el rey Exánime hizo los preparativos finales para su asalto a la civilización humana. Colocando sus energías de la peste en un número de artefactos portátiles, llamados calderas de la peste, Ner’zhul ordenó a Kel’Thuzad que las llevase a Lordaeron, donde las escondería en varias aldeas controladas por el culto. Las calderas, protegidas por fieles, actuarían como generadores de peste, enviándola hacia las desprevenidas tierras de cultivo y ciudades del norte de Lordaeron.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

El plan del rey Exánime funcionó a la perfección. Muchas de las aldeas del norte de Lordaeron fueron contaminadas casi de inmediato. Al igual que en Rasganorte, los ciudadanos que contraían la peste morían y se alzaban como esclavos voluntarios del rey Exánime.

Los fieles de Kel’Thuzad estaban ansiosos por morir y volver a levantarse al servicio de su señor oscuro. Se regocijaban con la idea de la inmortalidad mediante la no-muerte. A medida que la peste se extendía, más y más zombis aparecían en las tierras del norte.

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Kel’Thuzad contempló al creciente ejército del rey Exánime y lo llamó la Plaga… porque pronto marcharía contra las puertas de Lordaeron y borraría a la humanidad de la faz de la tierra…

—————————————————————–

—————————————————————–

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Bueno gente, hasta aca la septima parte, espero les haya gustado. Como ven ya estamos llegando a la historia que la mayoria conocemos del Warcraft 3, y poco a poco los personajes mas conocidos empiezan a aparecer en la historia.

Arthas y su Agonia de Escarcha los esperan en el proximo post. Gracias por pasar!

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte
“No… soy digno… pero lo dare todo, por la Horda”

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

La historia del mundo de Warcraft - 7ma. parte

Saludos!!

No comments yet.

Leave a Comment