Facebook Twitter RSS Reset

La guerra Polaco-Soviética | “El Milagro polaco”

La guerra Polaco-Soviética | GIF

La guerra Polaco-Soviética |

La guerra Polaco-Soviética |
(“¡A las armas! ¡Salva nuestra Patria! Ten en cuenta su destino.” )

La guerra Polaco-Soviética |

La guerra Polaco-Soviética (1919 – 1921)

FECHA:

Febrero de 1919 – Marzo de 1921

LUGAR:

Centro y Este de Europa

RESULTADO:

Victoria polaca – Paz de Riga.

FUERZAS EN COMBATE:

La guerra Polaco-Soviética |

360.000 combatientes

738.000 reservas

La guerra Polaco-Soviética |

950.000 combatientes

5.000.000 reservas

BAJAS:

Estrategia

60.000 muertos

General

~100.000 – 150.000 muertos

Causas:

La Guerra Polaco-Soviética fue un conflicto armado que enfrentó a la Rusia Soviética y la Segunda República Polaca desde febrero de 1919 hasta marzo de 1921.

La guerra fue el resultado de las tentativas expansionistas por parte de ambos bandos: Polonia pretendía recuperar los territorios perdidos a finales del siglo XVIII, y los soviéticos, aquéllos que habían pertenecido al Imperio ruso antes de la Primera Guerra Mundial.

Las fronteras entre Polonia y la Rusia soviética no habían sido definidas en el Tratado de Versalles, y posteriormente se tornaron más caóticas tras la retirada de las Potencias Centrales en el frente oriental, la Revolución rusa de 1917, la Guerra Civil Rusa, la desintegración del Imperio ruso, el Imperio alemán y el Imperio austrohúngaro, y las ambiciones de Ucrania y de Bielorrusia para establecer su independencia…

El líder polaco, Józef Piłsudski, creyó conveniente ampliar las fronteras de Polonia hacia el este, a la vez que consideraba factible crear una Federación Polaca (Międzymorze) que englobase el resto de los Estados de la Europa centro-oriental, como un baluarte contra la aparición potencial del imperialismo alemán y soviético. Hacia 1919, las fuerzas polacas controlaban la mayor parte de Ucrania occidental, ganando el conflicto con la república nacional ucraniana del oeste que intentó crear un Estado ucraniano en los territorios que reclamaban tanto polacos como ucranianos.

Mientras tanto, los soviéticos comenzaban a ganar la guerra civil rusa y avanzaban hacia el oeste, hacia los territorios disputados, y para finales de 1919 se había formado un claro frente bélico. Los enfrentamientos fronterizos desembocaron entonces en una guerra abierta tras el avance hacia el este de Ucrania de Piłsudski en abril de 1920, el cual fue detenido por un contraataque del Ejército Rojo, inicialmente exitoso. La operación soviética empujó a los polacos de regreso hacia el oeste, hacia la capital polaca, Varsovia.

Mientras tanto, Occidente temía que las tropas soviéticas llegaran a las fronteras alemanas, y se incrementó el interés de las Potencias Occidentales en la guerra.

La guerra Polaco-Soviética |

Inicios de la Guerra:

El ejército polaco, con unos efectivos de unos 120.000 hombres, invadió Ucrania en apoyo del gobierno autónomo ucraniano frente al Ejército Rojo, que alineaba en el frente occidental más de 200.000 soldados. El 7 de Mayo de 1920 los polacos se apoderaron de Kiev, pero su ejército, menos numeroso que el ruso y débilmente equipado, se encontraba en una posición poco sólida, pues su flanco izquierdo no disponia de fuerzas suficientes para cubrir adecuadamente el vasto frente que se extendia al norte de las marismas Pripet.

Así lo comprendió el general soviético Tujacheski, quien no dejó de apreciar la debilidad del ala izquierda polaca en la zona norte de las marismas Pripet. En vista de ello, lanzó un fuerte ataque que estuvo a punto de deshacer a las fuerzas polacas. Antes de que Pilsudski pudiera reforzar el sector amenazado, un nuevo ataque, esta vez en Ucrania a cargo de las divisiones de caballeria del general Budyenni penetró limpiamente en las lineas defensivas polacas al norte y sur de Kiev. La caballeria roja avanzó libremente por la retaguardia polaca, de modo que Pilsudski no tuvo más remedio que ordenar la retirada general en medio de una oleada de pánico que se extendía entre sus tropas, constantemente hostigadas por las fuerzas montadas rusas.

La guerra Polaco-Soviética |
(Exitosa expansión polaca hacia junio de 1920)

A finales de Junio, los polacos habían abandonado el territorio ocupado en suelo ruso.

Tujacheski, tras reorganizar sus fuerzas se preparó para invadir Polonia, esperando que la presencia del ER en territorio polaco prenderia la mecha de la revolución bolchevique entre los obreros polacos. Las fuerzas rusas organizadas en 4 ejércitos, sumaban 200.000 combatientes y un número similar de auxiliares, frente a los 120.000 polacos. El 4 de julio los rusos se lanzaron al ataque, con el eje principal de avance situado en la zona de Brest Litovsk. Con una superioridad numérica aplastante, especialmente en caballeria, los rusos hicieron retroceder a los polacos a lo largo de todo el frente.

El dia 11 caia Vilna, la capital lituana, y el ejército lituano se pasaba a los rusos.

La subsiguiente retirada general polaca facilitó el avance de la caballería rusa, que bajo el mando de Gay Khan al norte y de Budyenni en el sur se internó profundamente en Polonia, siendo su avance imparable durante el mes de julio. Entre el 22-23 de ese mes, los rusos sobrepasaron el Rio Bug, donde Pilsudski trató en vano de establecer una linea defensiva. Tras el cruce del Bug, el camino hacia el interior de Polonia quedaba abierto para las fuerzas sovieticas.

A principios de agosto, la caida de Varsovia y la derrota polaca parecían seguras, tanto es así que el gobierno sovietico hizo una oferta de paz bastante gravosa para Polonia. Pilsudski sabedor de que aceptar dicha oferta significaba la bolchevización de Polonia, se negó a aceptarla.

La guerra Polaco-Soviética |
(Exitoso avance soviético hacia fines de agosto de 1920)

El 2 de agosto Pilsudski llegó a Varsovia para tomar el mando directo de las operaciones, casi al mismo tiempo que Francia enviaba una misión militar de asesores, encabezada por el general Weygand.

La situación militar, con la ciudad casi cercada por su extremo norte, era extremadamente delicada, pero en esos críticos momentos, Pilsudski iba a tener una intuición genial que salvó a Polonia del desastre.

La Batalla de Varsovia:

Como vimos, a principios de agosto de 1920 las fuerzas del Ejército Rojo habían penetrado profundamente en Polonia y avanzaban a lo largo de todo el frente liderados por las agresivas unidades de caballeria cosacas. En el sector norte, las avanzadas rusas había llegado a los arrabales de Varsovia, la capital polaca, que parecía fruta madura dispuesta a caer en manos rusas.

El 2 de agosto un atribulado Pilsudski se hacia cargo directo de la situación militar. En los días siguientes todos los generales de su Estado Mayor, así como los asesores de la misión militar francesa, pasaron largas horas discuentiendo la necesidad de lanzar un potente contraataque en las afueras de Varsovia. Pilsudski asistía a estas reuniones silencioso y cavilante. “Lanzar ese contraataque –comentaria después- habría significado atacar precisamente en el sector más fuerte del frente enemigo, donde se concentraban sus unidades más poderosas”.

Pilsudski sabía que había que buscar otra solución, y se retiró a su residencia en el Palacio Belvedere a meditarla. Entre el 4-5 de agosto, el comandante polaco tuvo una inspiración trascendental. Estudiando los mapas apreció que el rápido avance ruso había abierto una brecha entre los ejércitos del Norte, que atacaban Varsovia, y los del sur, que se dirigían a la ciudad de Lemberg. Entre ellos, había una enorme brecha solo cubierta parcialmente por un débil grupo de caballería ruso, el Grupo Mozyr, que según intuyó acertadamente Pilsudski, no estaba en condiciones de repeler un ataque concentrado.

La guerra Polaco-Soviética |
(General polaco Józef Pilsudski)

Inmediatamente, Pilsudski dio órdenes de que las posiciones en torno a Varsovia se defendiran a toda costa, mientras concentraba 5 divisiones del 5º ejército polaco del general Sikorski, al norte la capital, con órdenes de atacar desde esa direccion cuando fuera posible.

Pilsudski, por su parte, se puso personalmente al mando de los restos del 4º ejército, trasladado desde el sur, con la misión de entablar contacto con el Grupo Mozyr, ponerlo en fuga, para avanzar luego hacia el norte y caer sobre la retaguardia de las tropas rusas que sitiaban la capital.

Cuando Pilsudski comunicó su plan al Estado Mayor y los asesores franceses, muchos de ellos lo calificaron como un enorme error estratégico, y trataron de disuadirlo de llevarlo a cabo, pero Pilsudski estaba decidido a seguir adelante con la contraofensiva y no cedió lo más mínimo de su idea.

El dia 13, mientras los rusos asaltaban Varsovia, Pilsudski recorrió las posiciones de su ejército, unos 100 kilómetros al sur de la capital, tratando de levantar la moral de sus tropas.

La guerra Polaco-Soviética |
(Defensas polacas en las afueras de Varsovia)

El 14 de Agosto parecía que Tujachesvki estaba estrechando definitvamente el cerco en torno a Varsovia, pues en ese momento las avanzadas rusas se hallaban a poco más de 10 kilómetros de la ciudad.

En realidad, los rusos habían caido en la trampa de Pilsudski, y este iba a descargar un golpe contra el flanco sur sovietico, únicamente guarnecido por el Grupo Mozyr, una heterogenea unidad que contaba con menos de 8.000 hombres y que guardaba el ala izquierda de los ejércitos rusos. Tujachevsky no había dejado de advertir esta debilidad de su ala izquierda, por lo que había ordenado repetidamente que las unidades de caballeria del general Budyenni, que marchaban más al sur, se le unieran para reforzar su flanco meridional.

Pero en este punto entró en juego la doblez y falta de escrupulos del comisario político del Frente Sudoriental, que no era otro que Stalin. Este, envidioso de los éxitos de Tujachesvki en el frente norte, no estaba dispuesto a dejar toda la gloria en manos ajenas, sino que por el contrario, instó a Budyenni a que desoyera las órdenes de Tujachesvki. El objetivo de Stalin era la importante ciudad de Lemberg, y no estaba dispuesto a desviarse del mismo para ayudar a Tujachevski. Esa injerencia de Stalin en la dirección militar de las operaciones resultó providencial para los polacos y catatrófica para los rusos, sellando la suerte de la batalla.

El 16 de Agosto, Pilsudski lanzó a sus 5 divisiones desde el Rio Wieprz contra las dispersas fuerzas del Grupo Mozyr. Prácticamente sin oposición, las fuerzas polacas avanzaron libremente hacia el norte, encontrando solo una débil e incoherente resistencia rusa. Pilsudski suspiró de alivio al comprobar que su plan estaba teniendo éxito. Las unidades polacas avanzaron más de 70 kilómetros en menos de 48 horas y apuntaron directamente hacia la retaguardia de las tropas rusas que sitiaban Varsovia. Pese a que los mandos rusos sobre el terreno no le dieron mucha importancia a la maniobra polaca, Tujachesvki, que dirigia las operaciones desde Minsk, a más de 400 kilómetros de distancia del frente, no dejó de advertir el peligro que entrañaba el contraataque ruso, y envió órdenes desesperadas para volver sus fuerzas cara al sur pero ya era demasiado tarde para reaccionar.

Sorprendido por la rapidez del avance de las fuerzas de Pilsudski, el 16º ejército ruso quedó atrapados entre las fuerzas de Pilsudski y las del 5º ejército polaco, resultando prácticamente aniquilado en Byalistok.

La maniobra polaca causó tal consternación en el bando sovietico que sus unidades se desbandaron y empredieron la huida hacia el este. El 15º ejército ruso, la única unidad que mantuvo el orden de combate, fue rodeado y destruido por las tropas polacas el 19 de Agosto.

Este segundo “Marne” o “Milagro del Vístula” había salvado a Polonia de la extinción como nación independiente. Pilsudski consiguió con su contraataque una de las mayores hazañas militares del S. XX.

La guerra Polaco-Soviética |
(El gral. Pilsudski lidera un contraataque paralelo a la defensa de Varsovia)

Consecuencias:

Analizados los hechos militares, podemos analizar someramente las consecuencias políticas de este conflicto las cuales, como apuntaba al principio de hilo, fueron de una importancia tan grande y de tan largo alcance, que parece mentira que esta guerra haya sido casi soslayada por la Historiografía.

Para empezar, la derrota de Tujachevski a las puertas de Varsovia, salvó a Europa del bolchevismo.

Si bien es cierto que no había un peligro inminente de revolución comunista en Europa Occidental, la propaganda de Lenin mostrando a la URSS como una Arcadia feliz del proletariado, había calado en importantes sectores de los trabajadores alemanes, y a una derrota polaca posiblemente habría favorecido el ascenso comunista en Alemania, y de allí, al resto de Europa.

Naturalmente, de haber ocurrido esto, Hitler no habría accedido al poder, ni hubiera dado lugar al estallido de la II GM. Toda la historia de Europa habría sido radicalmente distinta de no haber sido derrotados los rusos en la batalla de Varsovia. Por ello, no es exagerado afirmar que Pilsudski y sus 5 divisiones polacas decididieron el curso de la futura historia Europea.

La guerra Polaco-Soviética |
(Húsares polacos)

Pilsudski


La guerra Polaco-Soviética |

General

La guerra Polaco-Soviética |

Fin del Post,

espero que lo hayas disfrutado

si te gusto, sigueme y veras mis proximas actualizaciones.

No te defraudare.

Hasta la proxima

No comments yet.

Leave a Comment