Facebook Twitter RSS Reset

¿La escuela de tenis australiana no enseña buenos modales?

Como todos sabemos, el tenis siempre fue considerado un deporte de caballeros, en deporte dentro del cual resaltaba la ética, la honestidad y la escala de valores. Cualidades hoy olvidadas por una juventud talentosa y arrogante que aparece en el foco de atención, mas por sus actitudes extra deportivas que por su talento dentro de la cancha.

Los tenistas, y el público, dejaron hace ya mucho tiempo la imagen de señorito ingles que parecía vender este deporte. Ahora se festejan los errores del rival, se simulan lesiones buscando beneficios, se discute con los jueces y se pelean entre los deportistas. Se perdió el respeto.

El “deporte blanco” entró, hace ya un tiempo, en una nueva etapa. Lejos quedan las actitudes esperadas según las reglas aprobadas por el Consejo de la AAT el 26 de Julio de 1923.

La competencia y el show se adueñan del tenis y sus buenas costumbres. Hay que ganar partidos o vender entradas.

Uno de los países mas sobresalientes por generar grandes jugadores, pero con muy mal carácter, es Australia. Una potencia tenistica que nos ha dado grades figuras y promesas para el futuro. Tenistas que nos brindas muy agradables espectáculos dentro de las canchas, pero que a su ves se opacan a si mismos con sus comportamientos y malas actitudes.

En la actualidad uno de los principales tenistas australianos problemáticos, es el siempre impredecible Nick Kyrgios.

¿La escuela de tenis australiana no enseña buenos modales?

La ATP se esfuerza en encontrar la manera de conectarse con las nuevas generaciones y que su público no envejezca al ritmo de sus figuras. Pero no deja de tener problemas con el jugador que tal vez mejor representa a esa audiencia: Nick Kyrgios. El tenista australiano atraviesa el circuito sumando sanciones por mal comportamiento.

Una de las primeras polémicas del joven Australiano fue el 29 de Junio de 2015, en uno de los torneos mas prestigiosos del circuito, Wimbledon.

En primera ronda del torneo, Kyrgios enfrentaba al argentino Diego Schwartzman, en un partido que gano sin muchas complicaciones en tres sets, en el cual Nick amenazó con dejar de jugar tras discrepar con el réferi por una pelota del trasandino que él consideró out.