Facebook Twitter RSS Reset

La enfermedad del beso

Este virus, primo del herpes, se contagia usualmente por contacto con la saliva. Su vigencia es de por vida, aunque sus efectos son menores

La enfermedad del beso

Una de las consecuencias físicas al dar o recibir un beso es el inminente contacto con la saliva. Cuando el beso es en la boca, es casi inevitable que este fluido no nos alcance.

La carga cultural del beso es demasiado fuerte como para evadirla con motivos sanitarios, o al menos así lo prueban los números.

Es un virus muy común, primo del herpes, llamado Epstein-Barr (VEB). La manera más común en que este virus se contagia es por contacto salival, pero también puede pasarse por la sangre u órganos trasplantados; su nombre más común es “la enfermedad del beso“.

Los efectos de esta enfermedad son curiosamente visibles, como la esplenomegalia (agrandamiento del bazo) y exantema (erupción cutánea).

Este virus tiene una incubación de 30 a 50 días, y su vigencia en el cuerpo es de por vida. Evidentemente, no tiene efectos mortales, pero su presencia en un inicio causa fiebre de baja intensidad, astenia (fatiga), cefalea y náuseas. ¿Soportar estos pormenores por un beso? Seguro que sí.

No comments yet.

Leave a Comment