Facebook Twitter RSS Reset

La batalla mas extraña de la Segunda Guerra Mundial

La batalla por el Castillo Itter fue una batalla de los últimos días de la Segunda Guerra Mundial en Europa, que tuvo lugar cinco días después del suicidio de Adolf Hitler. El 23.er Batallón Blindado de la 12.ª División Blindada de los EE. UU., comandado por el teniente John C. «Jack» Lee Jr., soldados alemanes antinazis de la Wehrmacht y altas personalidades francesas que se encontraban prisioneros en el castillo lo defendieron ante la 17.ª División de Granaderos Panzer de las Waffen-SS. Entre los prisioneros franceses se contaban antiguos primeros ministros, generales y un tenista famoso. Estos hechos hacen que se la conozca como la batalla más extraña de la Segunda Guerra Mundial, ya que fue la única en la que estadounidenses y alemanes pelearon como aliados.

La batalla mas extraña de la Segunda Guerra Mundial
soldados norteamericanos y alemanes socializando después de la batalla

El castillo de Itter es un pequeño castillo situado en lo alto de una colina cerca del pueblo de Itter en Austria. Después de que Alemania se anexionara este país, el Gobierno alemán alquiló el castillo a su propietario, Franz Grüner, a finales de 1940.

El teniente general de las SS Oswald Pohl expropió la fortaleza a Grüner el 7 de febrero de 1943, por orden de Heinrich Himmler. La transformación del castillo en un campo de prisioneros se completó el 25 de abril de 1943 y sus instalaciones pasaron a depender de la administración del Campo de concentración de Dachau.

La batalla mas extraña de la Segunda Guerra Mundial
la 17 division de las SS ”Götz von Berlichingen” traducido como hombre de la mano de hierro era la que aun se encontraba defendiendo el castillo con sus ultimas fuerzas, esta division era una de las que estaba en la lista negra por los crimenes de guerra cometidos en territorios ocupados

La prisión fue construida para albergar prisioneros de alto valor para el Reich. Entre los prisioneros se encontraban la estrella de tenis Jean Borotra, y diversas personalidades francesas como el antiguo primer ministro Édouard Daladier, la hermana mayor de Charles de Gaulle, Marie-Agnès Cailliau,7 el antiguo comandante en jefe del Ejército Maxime Weygand, el antiguo primer ministro Paul Reynaud,9 el antiguo comandante en jefe Maurice Gamelin, el dirigente conservador François de La Rocque y el líder socialista Léon Jouhaux

La batalla mas extraña de la Segunda Guerra Mundial

La estrella de tenis Jean Borotra, uno de los prisioneros de la fortaleza.

La Batalla

La batalla mas extraña de la Segunda Guerra Mundial
El comandante de la prisión, Sebastian Wimmer, huyó el 4 de mayo después del suicidio de Eduard Weiter, el último comandante de Dachau. Los guardias de las SS abandonaron el castillo poco después. Los prisioneros tomaron el control de la fortaleza y se armaron con las armas que encontraron en el edificio.

La batalla mas extraña de la Segunda Guerra Mundial
La batalla mas extraña de la Segunda Guerra Mundial
Josef Gangl un oficial de la Wehrmacht y uno de los elementos mas importantes de la batalla

Zvonimir Čučković, miembro de la resistencia alemana prisionero en Itter,1dejó la prisión dos días antes de la huida de Weiter para recabar la ayuda de los Aliados. Encontró a la 103.ª División de Infantería estadounidense cerca de Innsbruck y les informó sobre los prisioneros encerrados en el castillo.El mayor Josef Gangl, al frente de una unidad de soldados de la Wehrmacht, había planeado liberar a los prisioneros, pero prefirió rendirse a los estadounidenses.

La batalla mas extraña de la Segunda Guerra Mundial

El rescate de los prisioneros de Itter quedó a cargo del teniente Lee, que se presentó voluntario para dirigir la misión, en la que participaron también los soldados de Gangl. Sus fuerzas estaban formadas por catorce soldados estadounidenses, dos tanques Sherman, un Volkswagen Kübelwagen y un camión que transportaba a diez soldados alemanes. Los prisioneros franceses agradecieron el rescate, pero quedaron decepcionados con el reducido tamaño de la unidad. Una pequeña fuerza de las Waffen SS empezó a atacar el castillo poco después, la madrugada del 5 de mayo. Lee había ordenado que los prisioneros franceses se escondieran, pero permanecieron fuera y pelearon junto a los estadounidenses y los alemanes. Más tarde llegó el 142.ª Regimiento de Infantería estadounidense, que derrotó a las SS.

La batalla mas extraña de la Segunda Guerra Mundial

Soldados alemanes armados con lanzacohetes panzershrek y panzefaust , las ss y las wehrmacht al final de la guerra estaban lejos de volver a ser el ejercito de élite que fueron en su momento cumbre, debido al desespero el entrenamiento de las unidades se vio mermado , concentrándose mas en el masaje ideológico a los soldados que el entrenamiento militar, también con la acogida de soldados de razas anteriormente consideradas ”no aptas”

Relevancia Histórica

Por su desempeño en la defensa del castillo, Lee recibió la Cruz de Servicios Distinguidos. Gangl falleció durante los combates alcanzado por un francotirador, pero fue nombrado héroe nacional en Austria y una calle de Wörgl recibió su nombre en su honor. Se la ha denominado la batalla más extraña del conflicto, ya que fue la única en la que estadounidenses y alemanes lucharon como aliados y la única batalla en toda la historia de Estados Unidos en la que defendieron un castillo medieval.

La batalla mas extraña de la Segunda Guerra Mundial
tanques avanzando hacia la batalla

La batalla mas extraña de la Segunda Guerra Mundial

soldados posando para la cámara

La batalla mas extraña de la Segunda Guerra Mundial
el Castillo Itter hoy dia

Gracias por visitar!

No comments yet.

Leave a Comment