Facebook Twitter RSS Reset

La alianza de boda

Las alianzas de boda, historia y significado



La alianza de boda
La alianza de boda es el símbolo más importante de una unión que se espera que sea para toda la vida. Aunque en la actualidad conocemos alianzas de toda clase, las más comunes siguen siendo las de oro o plata y constituyen el sello final del ritual del matrimonio, sea este religioso o civil.

Lo curioso de esta tradición es que viene de antiguo, al menos desde la época del Egipto de los faraones, pero con las modificaciones pertinentes, ha llegado hasta nuestros días como representación del amor imperecedero entre la pareja
.

Historia de las alianzas de boda



La alianza de boda
Aunque se tienen indicios de que el uso de alianzas para sellar matrimonios es más antiguo, la primera referencia en el tiempo que se conserva data de la época de los faraones en Egipto. En aquellos tiempos, se considera que la simbología tenía ciertas connotaciones sexuales, representadas en la colocación del anillo en el dedo, así como un efecto “protector” para asegurar el amor para siempre. De ahí la elección del anillo, como figura circular que simboliza el infinito.

La alianza de boda
Alianzas de boda en la mano de los novios

En aquellos tiempos, las alianzas solían ser de tela y se renovaban cada año en una ceremonia, aunque también existían de metales preciosos, para las clases pudientes. Esta tradición fue recogida por los romanos, que cambiaron la tela por el hierro, excepto en el caso de magistrados y senadores, que tenían la exclusiva de usar anillos de oro.

La alianza de boda
Con la llegada del cristianismo, la tradición se mantuvo aunque en principio las autoridades religiosas lo veían como un ritual pagano y no estaban por la labor de introducirlo en su propia ceremonia, aunque al final fue adoptada por el uso de la costumbre en el siglo IX, por iniciativa del papa Nicolás I.

La alianza de boda
De hecho, se cree que fue la Iglesia la que influyó en que las alianzas fuesen siempre de oro, ya que al ser un material caro, se minimizaba el riesgo de que la boda fuese cosa de capricho del momento.

Fuera de la cultura occidental, también hay referencias al uso de anillos matrimoniales, como por ejemplo en la India, alrededor del año 1500 antes de Cristo, aunque en lugar de en el dedo anular se llevaban en el pulgar. Asimismo, en ese mismo periodo hay constancia de su uso en rituales hebreos, que tampoco colocaban el anillo en el anular, sino en el índice.


La alianza de boda

Anillos para novios

El motivo de llevarlo en el anular tiene dos posibles orígenes: porque en la antigüedad se creía que era el dedo cuya vena iba directa al corazón (con lo que se reforzaba la simbología de amor eterno) y, ya en tiempos cristianos, porque el ritual incluía una bendición del “Padre, Hijo y Espíritu Santo”, comenzando por el dedo índice y terminando en el anular, donde se acababa introduciendo el anillo.

La alianza de boda
Otra de las razones que se esgrime para explicar la permanencia a lo largo de al menos cinco milenios de esta tradición es que, en la primera época cristiana, el anillo que se intercambiaba era el que llevaba el sello de la casa, ese con el que se cerraban cartas y se firmaban papeles oficiales, en las familias con cierto poder social. Con ese intercambio, del marido hacia la esposa, se hacía simbolizar la confianza depositada en la mujer para hacerse cargo del día a día del nuevo hogar.

Hoy en día, lo cierto es que no hay boda que no finalice con el intercambio de anillos que, por lo general, cada uno llevará puesto durante el resto de su vida, con el nombre de su pareja grabado en el interior. Así que conviene elegirlos bien, buscar algo elegante pero sencillo, pero con la calidad suficiente para durar hasta que la muerte nos separe.

La alianza de boda
Ahora ya sabéis un poco más sobre las alianzas de boda. ¿Habéis elegido ya las vuestras?



La alianza de boda

No comments yet.

Leave a Comment