Facebook Twitter RSS Reset

Jose Maria Jauregui

Jose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria JaureguiJose Maria Jauregui

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Don José María Jáuregui, hombre de visión y fecundas iniciativas, con la instalación de un molino harinero en la zona y sin imaginarlo siquiera, puso en marcha la hermosa historia que a partir de ese momento, se desarrollaría en ambas márgenes del Río Luján, en tierras bendecidas por la Virgen.

La Municipalidad de Luján lo autorizó el 14 de julio de 1862 y al mismo tiempo concedió el permiso para la construcción de un “tajamar” que enviaba el agua del río por gravitación a través de un canal, como energía para el funcionamiento del molino hidráulico.

El molino, se edificó en terrenos de su propiedad sobre la margen izquierda del río Luján, donde actualmente se encuentra el edificio de la “ex Algodonera Flandria”. Contaba de 5 pisos con un total de 15 metros. Todavía se encuentra en pie la vieja chimenea del molino, como fiel testigo de aquellas épocas.

En el año 1883, don José María Jáuregui inicia los trámites para el establecimiento de una ESTACIÓN DE TRENES para pasajeros, encomiendas y cargas, entre los km 75 y 76, próxima al molino. Como se estilaba en aquellos tiempos, el Ferrocarril del Oeste exigía la donación del terreno y el pago de $ 114.000 por adelantado para la construcción de la estación.

El 2 de mayo de 1884, se habilitó el servicio de pasajeros, encomiendas y cargas. La estación del FCO recibió el nombre de Jáuregui y el diario La Nación de Buenos Aires entre otros, registró la noticia. Por tal motivo esta fecha quedó marcada como “hito fundacional” del pueblo, ya que desde entonces este cuartel segundo del Partido de Luján, comenzó a llamarse Jáuregui.

Desde la puesta en marcha de la Estación Jáuregui el pueblo avanzó en forma vigorosa, estableciéndose los primeros vecinos, grasería, saladero y chacras.

Don José María Jáuregui, participó en el primer plano de política municipal de Luján ocupando el cargo de tesorero de la Primera Junta. A su vez,, su hijo Vicente en 1895 fue intendente de la ciudad de Luján.

En 1885 Jáuregui regresa a España dejando el molino bajo la dirección de su hermano Pedro y su hijo Vicente. En 1915 Vicente Jáuregui cerró el molino que le dejara su padre y que había funcionado durante 53 años.

Durante los años 1862/1928 se instalaron en la localidad cuatro empresas: el “Molino harinero Ntra. Sra. de Luján” de J. M. Jáuregui”, que cerró en 1915; en 1882 el establecimiento que se llamó “saladero y grasería La Estrella”, instalado por el cotizado vecino de Luján, Juan Francisco Font, en terrenos donde hoy se sitúa el destacamento de policía; en 1921 las instalaciones del molino, fueron alquiladas a una fábrica textil de casimires y de lanas peinadas, perteneciente a los alemanes Strasser y Keggi, que cerró en 1923; en 1928 se instala en Jáuregui la empresa textil “Algodonera Flandria SA”, que cerró en 1995.

El 27 de enero de 1928 el industrial Belga don Julio A. Steverlynck se radica en Jáuregui y compra las edificaciones del molino y la hermosa casa construida cercana al mismo, donde vivió hasta que se trasladó a la estancia “Santa Elena”. Sobre la base del edificio del molino fue realizando algunas refacciones e instalando luego su gran empresa textil “Algodonera Flandria S.A.”. Posteriormente, don Julio Steverlynck creará también las empresas “Linera Bonaerense ” y “Frabril Linera .”, desarrollando una obra progresista, social y urbanística, cuyo importante legado aún perdura hasta nuestros días.

¿Conoce mi Pueblo?te invtito

ESPERO QUE TE GUSTE MI POST

TONY

No comments yet.

Leave a Comment