Facebook Twitter RSS Reset

Isaias 5 “cada quien quiere lo que quiere creer”

Por casi dos mil años, los cristianos han intentado convencer a los judios de que tienen la razón. Después de todo, Jesús era un judío, y parece extraño que su propio pueblo se rehusara a aceptarlo. Una de las estratagemas favoritas de los misioneros consiste en intentar usar la Biblia Judía para probar que Jesús fue el Mesías de los Judíos. Es una gran audacia de estos “outsiders” decirnos cómo interpretar nuestra Biblia, escrita en nuestro lenguaje. Los judíos también saben cómo leer la Biblia. Fue dada originalmente en hebreo, nuestra lengua. Cuando los cristianos tradujeron la Biblia, a menudo acomodaron sus traducciones para satisfacer sus propias necesidades y propósitos. Una mirada cercana al hebreo original es suficiente para destruir una buena porción de sus “pruebas”. En muchas situaciones, no tenemos siquiera que ir al Hebreo original. Simplemente tomando los pasajes en su contexto se refutan tales “pruebas”.

Uno de los profetas mas usados para tratar de darle validez a su doctrina es Isaías, ya que de aquí sacan que supuestamente la idea que el mesías judío nacería de una mujer virgen, por cierto la creencia de que mujeres vírgenes dan a luz de manera milagrosa ha sido muy frecuente en las culturas paganas antiguas.

Lo que realmente habla el profeta es que una Almá, que es una palabra hebrea que significa mujer joven, daría a luz un hijo…los primeros cristianos de la iglesia primitiva tradujeron forsozamente esta palabra como virgen cuando virgen en hebreo se dice Betulá… luego la versión del King james y versiones recientes de las biblias han corregido este error, pero igual la doctrina cristiana sigue fundamentándose en este error.

Otro aspecto importante que le permite al cristiano creer en lo que el piensa es verdad, es la ignorancia completa de la historia y los contextos en los que los profetas estaban dando la profecía, por ejemplo en este versículo de la mujer “virgen” Fue dirigida al Rey Ajaz y conforme a la mayoría de los comentadores bíblicos, habla del nacimiento del Rey Ezequías antes que del Mesías

Otro escrito del profeta de Isaias que ha servido de base para satisfacer el ego cristiano sintiéndose los “nuevos elegidos” es el llamado de atención que el profeta isaias hace al pueblo en la época del primer templo, pero antes de explicarlo es bueno aclarar que si bien la Biblia Judia deja claro que el pueblo judío es el pueblo elegido, esto solo indica que es elegido para una función específica pero esto no nos hace superiores a ningún otro, solo diferentes… si el creador le provee alimento a todas sus criaturas incluyendo los animales, porque no habría de hacerlo con las otras naciones no judías???…entonces el concepto de elegido que tenemos en el judaísmo es muy diferente al que tienen las religiones creadas por roma y las que descienden de esta.

Volviendo a nuestro profeta, el cual fue enviado para exhortar al pueblo judío y llamarlos al arrepentimiento de las acciones como idolatría en las que había caído la mayoría pueblo judío, tenían por objetivo evitar la destrucción del primer templo sagrado si estos volvían a cumplir la ley entregada en el sinai.

Tras la inauguración del Beit Hamikdash, Dios se reveló al rey Salomón a través de un sueño y le dijo: “He escuchado tu plegaria y tu ruego… y si marchas por mi senda… íntegra y rectamente… mantendré eternamente tu reino en Israel”. Mas Hashem le aclaró qué sucederla si ellos y sus descendientes si no cuidaban los mandamientos y las leyes: “Y arrancaré al pueblo de Israel de sobre esta tierra y también esta Casa destruiré. Y entonces todos preguntarán: ¿Por qué Hashem hizo tales actos con esta tierra y esta Casa?”.

Este fue el mensaje divino revelado al rey Salomón. Y ciertamente, durante la época del rey Salomón, el pueblo cuidó estrictamente las mitzvot (preceptos), e Israel mereció vivir una etapa brillante de paz y tranquilidad. El reino de Salomón logró estabilidad y cada cual pudo sentarse calmamente “bajo su viña y bajo su higuera”.

El Beit Hamikdash permaneció en pie durante 410 años. Mas el pueblo de Israel se apartó del camino indicado por Hashem y marchó tras otros dioses, y ya en los días de Rejavam, hijo de Salomón, el reino de David fue dividido. Diez tribus de Israel proclamaron por rey a Ierovam ben Navat, conformando el reino de Israel y estableciendo a Shomrón por capital. Por otra parte, las tribus de Iehudá y Biniamin proclamaron por rey a Rejavam, hijo de Salomón, continuando con el reino de Iehudá y aceptando a Jerusalén por capital.

A partir de entonces el reino de Israel quedó separado en dos reinos, generando entre ellos una gran disputa hasta el punto de provocar la guerra entre los mismos hermanos. Por desgracia, tanto la tribu de Iehudá como las diez restantes continuaron pecando. Rendían culto a dioses extraños, colocaron altares en cada montaña y debajo de cada árbol, y siguieron el camino de las demás naciones. Mas Hashem no los castigó inmediatamente. Durante cien años les envió profetas que advirtieron al pueblo y les rogaron que se arrepintieran. Sin embargo todo fue en vano. Ellos no se arrepintieron y continuaron pecando y transgrediendo.

En especial continuó pecando el reino de Israel, hasta que la copa se rebasó. Hashem envió a Shomrón a Shalmaneser, el rey de Ashur, quien exilió a las diez tribus y al rey Hoshea ben Ela a la tierra de Ashur, y hasta nuestros dias nadie conoce su exacto paradero. En la Tierra de Israel sólo quedaron los miembros de la tribu de Iehudá. En aquellos dias reinaba Jizkiahu, quien siguió rectamente el camino de Hashem, tal tomo lo hiciera el rey David. Fortificó y profundizó en el pueblo el estudio de la Torá y el cumplimiento de las mitzvot; terminó con los altares y destruyó los ídolos a los que el pueblo servía. Así, el rey logró el arrepentimiento y la recomposición de su generación. Mas al morir ascendió al trono su hijo Menashé, y nuevamente volvió a apartarse del buen camino. Hizo, rotundamente, lo malo para el Creador. Construyó nuevamente los altares de culto al Baal, y dentro mismo de los patios del Beit Hamikdash construyó altares para servir a todas las constelaciones celestiales. Colocó un ídolo dentro del Beit Hamikdash, y renovó el culto a Molej. Durante su reinado también fue derramada la sangre de muchos hombres justos e inocentes.

Los actos de Menashé terminaron por colmar la paciencia divina en referencia al reino de Iehudá. Hashem les envió a los profetas Najum y Jabakuk, quienes profetizaron sobre el final de Jerusalén y el reino de Iehudá. Por medio de tanta dura profecía era advertido el pueblo, mas sin resultado alguno. También el hijo de Menashé, Amón, siguió los pasos de su padre y arrastró al pecado al pueblo entero.

Sin embargo tras la muerte de Amón, ascendió Ioshiahu al trono de Iehudá, e hizo lo recto ante el Creador, quemando y terminando con todos los ídolos. Mas ya se había establecido el decreto divino y no alcanzó a calmar la ira divina provocada por las transgresiones de Menashé. Durante la vida de Ioshiahu no acaecieron calamidades, y gracias a su justicia el reino de Iehudá se mantuvo seguro y el Beit Hamikdash no perdió su estabilidad. Solo después de su muerte comenzaron los primeros signos de destrucción en Jerusalén y Iehudá.

Entonces con esta reseña histórica, tenemos claro que si bien este capitulo de isaias es un llamado de atención y donde manifiesta que “mi pueblo perecio por falta de conocimiento”, se refiere a que se habían alejado del estudio de la sagrada Torá o ley como la llaman en el libro cristiano.

Y cuando dice el profeta “ Alzará pendón a naciones lejanas, y silbará al que está en el extremo de la tierra; y he aquí que vendrá pronto y velozmente.” Vemos que Dios a través del profeta advierte la consecuencia del no arrepentimiento del pueblo judío, como ya nos muestra la historia no hubo arrepentimiento por parte de todo el pueblo y esto llevo a que Dios usara a otras naciones para destruir el primer templo tal como se lo había dicho a Salomon el dia de la inauguración del templo.

Después de lo anteriormente expresado podemos terminas con una corta, simple pero muy diciente conclusión:

1. Las naciones cristianas se empeñan en asegurar que el pueblo con el cual Hashem hizo un pacto ETERNO.. fue rechazado, parece ser entonces que aparentemente Hashem no cumple sus pactos…cosa que es obviamente imposible.

2. En vista de que un cristiano se empeña en decir que ellos son ahora los elegidos, pues que mejores pasajes para argumentar su creencia que las exhortaciones que el profeta Isaias hace al pueblo judío??… hacen ver que entre ellos y el profeta hay un enemigo en común: el pueblo judío… NO hay cosa mas errada, que pensar tal cosa.

Pero el profeta solo estaba hablando de un futuro inmediato que era la destrucción de este primer templo. Ojala tomaran aquellas partes de la biblia que Hablan claramente del pacto eterno que hizo el creador con el, por ejemplo génesis 17:4-8 que dice:

—Éste es el pacto que establezco contigo: Tú serás el padre de una multitud de naciones. 5 Ya no te llamarás Abram, sino que de ahora en adelante tu nombre será Abraham, porque te he confirmado como padre de una multitud de naciones. 6 Te haré tan fecundo que de ti saldrán reyes y naciones. 7 Estableceré mi pacto contigo y con tu descendencia, como PACTO PERPETUO, por todas las generaciones. Yo seré tu Dios, y el Dios de tus descendientes. 8 A ti y a tu descendencia les daré, en posesión perpetua, toda la tierra de Canaán, donde ahora andan peregrinando. Y yo seré su Dios.

Otros ejemplos son génesis 13;14-15 entre otros.

Dios solo le hizo ver al pueblo en Deuteronomio 11 del 22 al 32 que si guardaban sus leyes las “Dios echará de delante de vosotros a todas estas naciones, y desposeeréis naciones grandes y más poderosas que vosotros”

Solo les mostro las consecuencias de no seguir las leyes entregadas en el sinai, pero jamás dijo que si no las cumplían borraría el pacto hecho con Abraham ya que a Abraham le dijo que era pacto perpetuo.

Finalizo con la siguiente frase sacada del libro el verdadero mesias del rabino Arye Kaplan:

Entonces, para el judío, la mayor refutación al cristianismo era el hecho de que el Judaísmo mismo permaneció vivo y vital. El judío ha encontrado que puede tanto existir como florecer sin tener que aceptar las creencias cristianas. El cree que el Mesías está todavía por venir y que, al mismo tiempo, la verdad se conocerá y será justificada ante el mundo.

No comments yet.

Leave a Comment