Facebook Twitter RSS Reset

Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano

Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano
Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano
Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano

Su biografía y su legado científico
Isaac Newton (1643 -1727) fue un físico, matemático, inventor, astrónomo, teólogo y filósofo cristiano de nacionalidad inglesa. Es considerado uno de los mayores científicos que ha habido en toda la historia, y posiblemente, el físico-matemático que dejó el legado más valioso e influyente de todos los tiempos.

El padre de Newton murió tres meses antes de que él naciera, por lo que fue criado en un principio por su madre, quien pensó en un futuro de granjero para su hijo, por considerarlo un estudiante no muy bueno; sin embargo, en la granja donde trabajaba, Isaac se pasaba el tiempo estudiando y meditando sobre la vida. De pequeño, Newton diseñó un carro de cuatro ruedas impulsado por una manivela que se accionaba desde su interior.

Cuando cumplió 18 años se le permitió estudiar en Trinity College (hoy Cambridge). Newton se interesó muchísimo por las matemáticas y se graduó en 1665. En ese año, según un relató suyo, fue inspirado para desarrollar la teoría de la gravedad al ver caer una manzana en su jardín de Woolsthorpe, donde había nacido. 4 años más tarde se hizo profesor.

Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano
A lo largo de su vida, Newton se interesó también por aspectos de la química, medicina, la semiótica, la metalurgia, la filosofía, la mecánica clásica, la aritmética y la geometría analítica, haciendo aportaciones trascendentales en la física y las matemáticas y muchas de sus sub-áreas como la teoría del binomio.

En 1671 se hizo miembro de la Royal Society (Sociedad Real) en Inglaterra de la cuál se convertiría presidente más tarde. En 1672 presentó a la Royal Society el primer telescopio reflector (telescopio newtoniano), el cuál tendría una utilidad práctica que trascendería enormemente el desarrollo de la Astronomía.

Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano

Newton describió las leyes de la mecánica, en su obra Philosophiæ Naturalis Principia Mathematica (1687), donde enunció la Ley de la Gravitación Universal, estudió la fuerza existente entre la Tierra y la Luna y describió las tres leyes físicas que rigen el movimiento de los cuerpos: las leyes de la dinámica: la ley de la inercia, la ley de la interacción y la fuerza y la ley de acción y reacción.
En su obra Opticks (1704) formuló la teoría de la naturaleza de la luz, la cual decía que la luz está formada por partículas (corpúsculos) y demostraba que la luz blanca estaba formada por una banda de colores (rojo, naranja, amarillo, verde, cian, azul y violeta) que podían separarse por medio de un prisma. También presentaba los principios de la óptica y la teoría del color. Además realizó estudios detallados sobre fenómenos ópticos como la refracción, la reflexión y la dispersión de la luz.
Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano
Desarrolló el método de cálculo de flexiones, y así mismo, a la par de Leibniz y de forma independiente, inventó y desarrolló el cálculo diferencial e integral durante 1665 -1666.

Hoy en día, otros de sus inminentes legados en la ciencia incluyen las leyes de Newton, el Newton (N) (la unidad de fuerza), el disco de Newton, el binomio de Newton, el polígono de Newton, la serie de Newton, la notación de Newton en las derivadas, entre muchas otras.

Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano

Isaac Newton creía que tanto la Biblia, como el Universo mismo, eran un “criptograma establecido por el Todopoderoso”.Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano Algunos de sus manuscritos, que eran principalmente narrados en latín, estaban firmados con la frase “Jehová Sanctus Unus”:, que significa Jehová Dios Único.

También se ha dicho que Isaac Newton dedicó más tiempo al estudio de la Biblia que al de la ciencia. Incluso Albert Einstein, revisó sus estudios teológicos junto a Abraham Shalom Yahuda de la Universidad de Israel. Einstein escribiría:

“Los escritos de Newton sobre temas bíblicos, me parecen especialmente interesantes, porque revelan un profundo conocimiento del carácter espiritual y el método de trabajo de este hombre significante.Para Newton, el origen divino de la Biblia es incondicionalmente seguro… de esta creencia surge la firme convicción de que las partes de la Biblia que aparecen oscuras debe contener revelaciones importantes, que requieren sólo la decodificación del lenguaje simbólico utilizada en ellas a fin de ser iluminadas. Newton intenta esta decodificación o interpretación por medio de su pensamiento agudo, sistemático, en el que cuidadosamente hace uso de todas las fuentes disponibles para él … Estos escritos, son en su mayoría inéditos, con lo que proporcionan una visión muy interesante en el taller espiritual de este pensador único” (Albert Einstein, septiembre 1940, en Lake Saranac).Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano

Los padres de Newton eran puritanos (buscaban la pureza de la Iglesia Cristiana), pero su padre había muerto dos meses antes de que él naciera, por lo que el pequeño Newton fue criado con su abuela en una sociedad de ambiente anglicano. No obstante, al crecer Newton no estaba de acuerdo con todas las denominaciones, ni con la teología ortodoxa enseñada por clérigos en muchas organizaciones. Tal como lo enseña la Biblia, Newton reconocía a la Iglesia como “los verdaderos creyentes”, no las organizaciones religiosas.

Por décadas, prefirió él mismo pasar gran parte de su vida estudiando las Escrituras Bíblicas. De hecho se dice que dedicó los últimos 50 a 60 años de su vida a esto y hay numerosos estudios teológicos que llevó a cabo. Su interés por las escrituras, lo llevó a buscar códigos matemáticos en ellas, que pensaba que podría descifrar. Aprendió lo suficiente del idioma hebreo y griego para poder interpretar los manuscritos originales y revisar él mismo los textos antiguos.

Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano

También trató de hacer una reconstrucción gráfica del templo del Rey Salomón, y estudió detalladamente la historia del pueblo judío de Israel.

Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano
A menudo se refería a la Iglesia Católica Romana, la institución del papal, de ser Babilonia La Grande, la Gran Ramera del Ap. 17 y Ap. 18; y no es de sorprenderse que por lo tanto varios de sus escritos teológicos fueron y son rechazados por la iglesia católica, considerándolo un hereje protestante.Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano Newton señaló que los sacerdotes habían corrompido las escrituras haciendo traducciones que no guardaban la veracidad del texto original.

Así mismo, Newton estaba particularmente interesado en las profecías bíblicas, en la Segunda Venida de Cristo (el regreso de Jesús a la tierra) en el Día del Juicio, y realizó diversos escritos en los que exponía sus estudios bíblicos basados en el Libro de Daniel y Apocalipsis. Algunos de sus tratados teológicos incluyen los siguientes títulos:

.”Observations upon the Prophecies of Daniel and the Apocalypse of St. John”.

.”Of the Times of the Birth and Passion Of Christ”,

.”Historical Account of Notable Corruption of Scriptures”

.”Of the Prophecy of the Seventy Weeks”

.”Of the Prophetic Language”

y “Chronology of Ancient Kingdoms Amended”
(Traducidos al español):
.”Observaciones de las Profecías de Daniel y el Apocalipsis de San Juan”

.”Acerca de los tiempos de nacimiento y la Pasión de Cristo”

.”Recuento histórico de la notable corrupción de la Escritura”

.”Sobre la Profecía de las Siete Semanas”

.”Del lenguaje profético”

.”Cronología de Reinos Antiguos Modificados”
Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano
Estos son solo algunos de sus trabajos que exploran su fe y sus estudios bíblicos, de los cuales, algunos se preservan actualmente en la Universidad Hebrea de Israel.

Newton estudió con mucho detenimiento las profecías de los profetas bíblicos, particularmente las profecías del libro de Daniel, y trató de realizar cálculos matemáticos estimando las épocas en las que podría suceder el batalla de Armagedón y el Día del Juicio Final. Según sus cálculos, sugirió que él creía que estos eventos no sucederían antes del año 2060. Estos cálculos tomaban en cuenta la culminación de 1,260 años de apostasía en curso, situando el comienzo de la cuenta en el año 800 D.C., año en que Carlo Magno fuera coronado Rey del Sacro Imperio Romano y nació la iglesia Católica, (más de 700 años después de que la resurrección de Cristo).

Algunas personas han esparcido esto como el rumor de que Newton era una especie de “profeta” y que marcó la fecha de 2060 marcó como el día del Apocalipsis. Tales afirmaciones, sin embargo, son falsas, y han sido malinterpretadas y han sacado las palabras de contexto. Él mismísimo Newton negó eso aclarando que su intención era solamente estimar con sus estudios bíblicos, pero que el no quería establecer fechas para las profecías, algo que él rechazaba:

“Los tiempos de hora y media no finalizan antes del 2060….. Puede terminar más tarde, pero no veo ninguna razón para que su final antes.

Menciono este período, no para afirmar el tiempo del fin, sino sólo para demostrar que hay pocas razones para esperar que sea antes, y con ello poner un alto a la racha de intérpretes y conjeturas precipitadas de hombres fantasiosos que con frecuencia asignan fechas a los tiempos finales, y por hacerlo, traen descrédito a la sagrada profecía, pues las suyas frecuentemente fallan.

Cristo viene como un ladrón en la noche, y no nos toca a nosotros saber los tiempos y las sazones que Dios ha puesto en su propia potestad.” (Newton, en “An Historical Account of Two Notable Corruptions of Scripture”. 1704.)

Como se puede notar, el comentario que hizo implica que los falsos profetas ya eran frecuentes desde el siglo XVI y por ello el científico reconoció que a pesar de todo, Jesucristo nos llama a estar preparados para su regreso, y a tener cuidado con los falsos profetas; como está escrito: “nadie sabe el día ni la hora”, y aludió numerosos versículos bíblicos, entre ellos: 2 Pedro 3:10 , Jeremías 23:32, Romanos 2:24, Hechos 1:7,

Con base a sus análisis e interpretación de la Biblia, el Isaac Newton también pensaba que los judíos volverían a Tierra Santa en el siglo XX, y dijo que creía que muchos incrédulos se harían creyentes en la misma época en que Israel volviera a convertirse en una nación.

Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano

Además señaló que en las revelaciones a Daniel se presentaba claramente la profecía viva y clara del Mesías como Jesucristo y Señor:

“La visión de la imagen compuesta de cuatro metales fue dada a Nabucodonosor, y luego a Daniel en un sueño: y Daniel comenzó luego a ser celebrado revelar los secretos, Ez. XXVIII. 3. La visión de los cuatro seres vivientes, y del Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, también fue dada a Daniel en un sueño. La del carnero y el macho cabrío se le apareció en el día, cuando estaba por la orilla del río Ulay, y se le explicó por medio del el ángel Gabriel. Se refiere al Príncipe de los Ejércitos, y al Príncipe de los Príncipes: y entonces en el primer año de Darío el Medo sobre Babilonia, el Ángel profético se le aparece a Daniel de nuevo, y le explica lo que significa el Hijo del hombre, Príncipe de los Ejércitos, y al Príncipe de los Príncipes. La profecía del Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo se refiere a la segunda venida de Cristo, la del Príncipe de los Ejércitos se refiere a su primera venida y esta profecía del Mesías, en la explicación de ellos, se refiere a los dos venidas, y asigna los tiempos de los mismos por tanto.” [Vol. I, Cap. 10: Of the Prophecy of the Seventy Weeks]

Así mismo, también habló de la apostasía de las iglesias, que en estos tiempos ya es muy evidente, y es claramente explicada en la Biblia.

Su fe en Dios y sus creencias

Isaac Newton era un gran opositor y enemigo del ateísmo. Él demostró esto muchísimas veces, y advirtió contra el uso de la ley de gravedad como un argumento para ver el universo como una mera máquina. Para él, las leyes de la naturaleza “ciertamente no son mecánicas”, sino establecidas por Dios:

“El principal asunto de la filosofía natural es argumentar a partir de fenómenos, sin fingir hipótesis, y deducir las causas de los efectos, hasta que lleguemos a la primerísima causa, que ciertamente no es mecánica….

¿Qué hay en esos lugares casi vacíos de materia?, y ¿De dónde el Sol y los planetas gravitan unos hacia los otros, sin la densa materia entre ellos? ¿De dónde es esa naturaleza que no hace nada en vano? y ¿De donde surge todo el orden y la belleza que vemos en el mundo?, ¿cuál es el fin que tienen los cometas, y de dónde es que todos los planetas se mueven todos y de una misma forma en orbes concéntricas, mientras los que cometas se mueven de todo tipo de formas en orbes muy excéntricas, y que es lo que impide que las estrellas caigan unas sobre otras? ¿Cómo llegaron los cuerpos de los animales a ser diseñados tan artísticamente?, y ¿Con qué fines fueron sus varias partes?, ¿Fue el ojo diseñado sin destreza óptica, y el oído, sin conocimiento de los sonidos?.

Estas cosas siendo justamente prohibidas a la razón, ¿acaso no se desprenden estos fenómenos de un Ser incorpóreo, vivo, inteligente, omnipresente, que en el espacio infinito, como si fuera su espacio sensorial, ve las cosas en sí íntimamente, y profundamente las percibe y comprende en su totalidad por su presencia inmediata a Él mismo? … y a pesar de que un paso bien dado en esta filosofía Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano, no nos lleva de inmediato al conocimiento de esta causa primera, aún así, nos acerca a Él, y por eso esa consideración debe ser altamente valorada ” [Philosophiæ Naturalis Principia Mathematica, General Scholium (1713).

“La gravedad explica los movimientos de los planetas, pero no puede explicar quien estableció a los planetas en movimiento. Dios gobierna todas las cosas y sabe todo lo que es y lo que puede ser hecho. Este bellísimo sistema del sol, los planetas y los cometas, solo podría proceder del consejo y el dominio de un Ser Inteligente . Y si las estrellas fijas son el centro de otros sistemas; éstos, formados por su sabio consejo, deben estar sujetos todos al dominio de Uno. . . Este Ser gobierna todas las cosas, no como el alma del mundo, sino como Señor por sobre todas las cosas y en consideración a su dominio se le suele llamar Señor Dios, παντοκρατωρ Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano o Gobernador Universal. . . El Dios supremo es un Ser eterno, infinito, absolutamente perfecto. Un ser, que es perfecto, sin dominio, no puede decirse que es el Señor Dios. Y a partir de su dominio real, se deduce que el verdadero Dios es un Ser viviente, Inteligente , y Poderoso, a partir de sus otras perfecciones, que es Supremo, y más perfecto. Él es Eterno e infinito, Omnipotente y Omnisciente; es decir, su duración se extiende desde la eternidad hasta la eternidad; su presencia desde el infinito hasta el infinito, el gobierna todas las cosas, y sabe todas las cosas que son o pueden ser…. lo conocemos por sus invenciones más sabias y excelentes de las cosas, y las causas finales, lo admiramos por sus perfecciones, pero lo reverenciamos y lo adoramos tomando en cuenta su dominio, pues lo adoramos como sus sirvientes.” [Escrito al final de “Principios matemáticos de la filosofía natural” (1687), publicado en su ensayo General Scholium (1713), Citado en Isaac Newton, PediaPress. p. 77]; [Concordancia : Salmos 8:3, Salmos 104:5, Salmos 145Isaac Newton: El Gran Científico CristianoIsaac Newton: El Gran Científico Cristiano13, Salmos 19:1]

Contestando a un ateo en referencia a un juguete mecánico de madera que imitaba al sistema solar, Newton dijo lo siguiente:

“Esto no es sino una imitación insignificante de un sistema mucho mayor cuyas leyes tú conoces, y yo no puedo convencerte de que este simple juguete no tiene diseñador y hacedor; ¡sin embargo, tú afirmas creer que el gran original del cual se tomó este diseño ha llegado a existir sin diseñador o hacedor!” [Iowa State College, The Iowa Engineer, Volúmenes 58-59, 1957, Concordancia: Juan 5:44]
“La oposición a la santidad es el ateísmo en la profesión y la idolatría en la práctica. El ateísmo es tan insensato y odioso para la humanidad que nunca tuvo muchos profesores. ¿Será un accidente que todas las bestias y aves y hombres tienen su lado derecho e izquierdo de la misma forma (excepto en sus entrañas) y sólo dos ojos y no más en ningún lado de la cara y sólo dos orejas en cada lado de la cabeza y una nariz con dos agujeros y no más, entre los ojos, y una boca debajo de la nariz y ya sea dos piernas o dos alas o dos brazos en los hombros y dos piernas o dos piernas bajo la cadera una a cada lado y nada más? ¿De dónde surge esta uniformidad en todas sus formas exteriores, sino de la guía y el artificio de un autor? ¿De dónde es que los ojos de todo tipo de seres vivos son transparentes hasta el fondo y los únicos miembros transparentes en el cuerpo, teniendo en el exterior una piel transparente dura, y con líquidos transparentes y un lente cristalino de por medio y una pupila detrás de la lente, todos ellos tan verdaderamente formados y preparados para la visión, que ningún artista puede comparar? ¿Acaso la mera casualidad concibió lo que fue la luz y lo que fue su refracción y ajustó los ojos de todas las criaturas después de la manera más curiosa para que pudieran hacer uso de ella?

Éstas y otras consideraciones de este tipo siempre han y siempre prevalecerán en el hombre para creer que hay un ser que hizo todas las cosas y tiene toda las cosas en su poder, y que es, por lo tanto, digno de ser temido. Estamos, por tanto, para reconocer a un solo Dios, infinito, eterno, omnipresente, omnisciente, omnipotente, Creador de todas las cosas, el más sabio, el más justo, el más bueno, el más santo. Debemos amarlo, temerle, honrarlo, confiar en Él, orar a Él, darle gracias, alabarlo, santificar su nombre, obedecer sus mandamientos.” [Newton, “A short Schem of the true Religion”; Of Atheism. Keynes Ms. 7. Concordancia: Salmos 14:1, Job 38, Apocalipsis 14:7, Génesis 1:14, Génesis 1:3]
Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano

“A falta de otra prueba, el dedo pulgar por sí solo me convencería de la existencia de Dios.” (Human Nature : An Interdisciplinary Biosocial Perspective, Vol. 1, Issues 7-12 (1978), p. 47)

“Yo no defino el tiempo, el espacio, el lugar ni el movimiento, como bien conocido por todos. Sólo debo observar que la gente común concibe estas cantidades bajo ningún otro concepto, sino el de la relación que tienen con los objetos sensibles. Y de allí surgen ciertos prejuicios, por la eliminación de lo que será conveniente para distinguirlos en absoluto y relativo, verdadero y aparente, matemático y común.” [Philosophiae Naturalis Principia Mathematica (1687), Definitions – Scholium]
Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano

Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano
Isaac Newton: El Gran Científico Cristiano

No comments yet.

Leave a Comment