Facebook Twitter RSS Reset

Increíble historia de amistad de un cocodrilo y su cuidador





 

Chito, sobrenombre de Gilberto Shedden y pescador local de profesión, se encontró en 1989 con un cocodrilo moribundo en la orilla del Río Parismina. Chito descubrió que el cocodrilo había recibido un disparo en el ojo izquierdo por parte de un granjero local que le habría disparado por intentar atacar a su ganado. Lo cuidó y alimentó hasta que volvió a estar sano: durante seis meses, le proporcionó pollo, pescado y medicamentos, dormía con él, le daba besos y abrazos…

Increíble historia de amistad de un cocodrilo y su cuidador
 Increíble historia de amistad de un cocodrilo y su cuidador
“La comida no era suficiente. Necesitaba mi amor para volver a tener ganas de vivir”, ha explicado. Lo escondió en un oscuro estanque debajo de árboles en un bosque hasta que obtuvo los permisos de las autoridades de Costa Rica para poder criarlo legalmente.

Increíble historia de amistad de un cocodrilo y su cuidador
El cocodrilo, al que llamó “Pocho”, mejoró y lo dejó en un río para que volviera a su vida normal, pero a la mañana siguiente Chito se encontró con que el Pocho le había seguido hasta casa, donde estaba durmiendo.

Increíble historia de amistad de un cocodrilo y su cuidador
Fue entonces cuando se convirtió en un nuevo miembro de la familia junto con la segunda mujer de Chito y su hija, pues su primera esposa lo había dejado por pasar mucho tiempo con el cocodrilo. “Podía conseguir otra mujer, pero Pocho era uno en un millón”, explica Chito.

Increíble historia de amistad de un cocodrilo y su cuidador
Pocho medía cuatro metros y pesaba 445 kilos. Durante más de 20 años, Chito nadó con el cocodrilo en el río fuera de su casa, generalmente por la noche. Hablaba con él, jugaba, le abrazaba y le besaba. Cada vez que le decía “Pocho”, el cocodrilo se dirigía hacia él.

Increíble historia de amistad de un cocodrilo y su cuidadorDurante más de 10 años, actuaban el domingo por la tarde en un lago artificial para turistas de todo el mundo. “Si pasábamos una semana sin hacer el espectáculo, se ponía inquieto, porque ya se había acostumbrado a la loquera. Era como un futbolista, si le dejas en el banquillo se quería ir a jugar aunque fuera con el rival. Tras dos o tres años, algo podría pasar, tal vez… pero después de 23 años de queriéndonos el uno al otro, nunca ha pasado nada, y no creo que suceda”.

Increíble historia de amistad de un cocodrilo y su cuidador“Hay una ley de Dios y la naturaleza, válida para todos los seres vivos. Dice que lo que usted da, usted recibe. Pocho me ha dado su cariño a cambio de los cuidados que le ofrecí. Si no hubiera sido feliz, se hubiera ido. La malla que teníamos estaba puesta para los niños, pero si él quería la tiraba abajo. Simplemente estaba a gusto conmigo”, declaró.

Increíble historia de amistad de un cocodrilo y su cuidadorPocho falleció por causas naturales en las aguas fuera de la casa de Chito el 12 de octubre de 2011. Se hizo un funeral y ahora pocho se encuentra en el museo de la ciudad.

 

 

Increíble historia de amistad de un cocodrilo y su cuidador
 

 

 

 

 

 

 

No comments yet.

Leave a Comment