Facebook Twitter RSS Reset

Homosexualidad, tema de actualidad… otra perspectiva

HOMOSEXUALIDAD.Homosexualidad, tema de actualidad... otra perspectivaHomosexualidad, tema de actualidad... otra perspectiva
Definición: relaciones sexuales entre personas del mismo sexo. El término en sí, no hace alusión alguna al deseo sexual o inclinación sexual hacia alguien del mismo sexo.

Desde 1973, año en que la Asociación Americana de Psiquiatría eliminó a la homosexualidad del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, la comunidad científica internacional considera que la homosexualidad no es una enfermedad. Posteriormente, en 1990, haría lo propio la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, aunque en el mundo occidental la aceptación de la homosexualidad es o tiende a ser mayor, la situación legal, social y cultural de las personas que se autodenominan homosexuales varía mucho de una sociedad a otra y frecuentemente es objeto de polémicas. Las relaciones sexuales consentidas entre adultos del mismo sexo se encuentran penadas en el ordenamiento jurídico de al menos 75 estados (la mayoría en África y Asia), de los cuales seis prevén la pena de muerte como castigo para estas conductas a nivel nacional (Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Irán, Mauritania, Sudán y Yemen). De igual manera, otros dos países tipifican esta pena para la homosexualidad en parte de su territorio (el norte de Nigeria y ciertos sectores de Somalia, todos lugares en donde se aplica la sharia). Por otro lado, el matrimonio entre personas del mismo sexo se encuentra permitido en diecisiete países a nivel nacional (la mayoría en América y Europa) así como en otros dos en parte de su territorio (México y el Reino Unido).

Por ejemplo, en Estados Unidos, el ala liberal de cierta iglesia está pidiendo que se reinterpreten las palabras de la Biblia sobre la homosexualidad “a la luz de la sabiduría moderna”. En Brasil, un pastor que contrajo matrimonio con su pareja homosexual recomendó “ver la Biblia con nuevos ojos” a fin de justificar el punto de vista actual de su iglesia. España es el país líder, a nivel mundial, en tolerancia respecto a la homosexualidad. En América, Argentina es el país líder en tolerancia y el primero que legalizo el matrimonio entre personas del mismo sexo. En los 90’s el estado australiano de Queensland los actos homosexuales —hasta en privado por personas que consientan en ello— eran ilegales. Entonces un prominente grupo eclesiástico de ese estado protestó vigorosamente contra esas leyes; deseaba que no se considerara delito la homosexualidad.

Según el periódico The Courier-Mail, este Grupo Eclesiástico Unido Pro Justicia Social está compuesto de miembros de las Iglesias Anglicana, Católica Romana, Luterana, Bautista y de Unión, y Cuáqueros (Sociedad de Amigos). Este grupo, que alega que las leyes existentes contra los homosexuales tienen como base la ignorancia y el prejuicio, declaró: “Apoyamos esta postura porque creemos que ante Dios todas las personas son iguales y deben ser iguales ante la ley. Creemos que el homosexual no es más ni menos humano que la persona heterosexual”.

¡Cómo han cambiado los tiempos! El rotativo canadiense The Toronto Star mencionó que no hace mucho “escandalizaba la sola idea de que los homosexuales o las lesbianas convivieran abiertamente”. Pero como indica Barbara Freemen, profesora de Historia Social en la Universidad de Carleton (Ottawa, Canadá), “hoy la gente dice: ‘Eso es un asunto personal. Nadie tiene por qué entrometerse en mi vida privada’”.

Philip Jensen, deán anglicano de Sydney y uno de los prelados más prominentes de Australia, acusó recientemente al arzobispo de Canterbury de ser “una prostituta teológica que se ganaba sus honorarios con engaños”, informa el periódico australiano The Age. Jensen lo censuró por sus opiniones liberales sobre el tema de la homosexualidad. El mismo rotativo explica: “Existe una profunda división en la Iglesia Anglicana con respecto a los homosexuales. Multitud de diócesis de África y Asia están rompiendo sus relaciones con la Iglesia de Canadá por aprobar las uniones homosexuales y con la de Estados Unidos por nombrar a un obispo que se declara abiertamente homosexual”.

Y en Brasil es interesante el siguiente dato, conformando el hito en la historia… “El otro aspecto de la fiesta” Bajo este título la revista Veja del 14 de marzo de 1984 declaró: “Siempre ha habido homosexuales en el carnaval, pero lo que sucedió esta vez, en el Carnaval Carioca, fue una conquista total de la fiesta. Allí, el mayor festival popular del mundo se transformó en lo que posiblemente pueda definirse como la mayor celebración homosexual de este planeta. Con el evidente apoyo de los patrocinadores del espectáculo, Río de Janeiro ofreció un maratón de casi 20 bailes carnavalescos de homosexuales. Desde los Estados Unidos llegaron en vuelo fletado hasta la puerta del festival, el aeropuerto Galeão, 230 homosexuales listos para cualquier cosa. […] Muchas cosas cambiaron en este lugar, como se puede ver, y, entre ellas, los mismos protagonistas del espectáculo. En realidad, no solo se aceptó abiertamente a los homosexuales: llegaron a ser admirados y, como resultado, solicitados”.

El periodista católico Vittorio Messori hizo este comentario al hablar de los recientes escándalos sexuales que han surgido en el seno del catolicismo en Italia. “Es innegable que la falta de castidad es un problema serio en la Iglesia hoy día.” Luego añadió: “Y para resolverlo no basta con abolir el celibato eclesiástico, pues en el 80% de los casos se trata de homosexuales: sacerdotes con desviaciones que abusan de hombres y niños” (La Stampa).

Mientras tanto, a quienes están en contra de la homosexualidad se les tacha de homofóbicos o discriminadores.

HISTORIA:

En todos los registros de historia, incluso los llamados leyendas, el inicio de la humanidad se dio entre un macho y una hembra, u hombre y mujer. En nuestra cultura judeo-cristiana, tenemos que aceptarlo aun cuando nos declaremos agnósticos o irreligiosos, es más marcado el hecho. Jesús de Nazaret considerado el Cristo, el Maestro, confirmó que los matrimonios y por lo tanto las relaciones sexuales tienen que ser entre “macho y hembra”.

Sin embargo, el comportamiento de la humanidad se dirigió a diferentes caminos en el terreno de la conducta sexual.

Uno de los primeros casos registrado de homosexuales se da en la Biblia, cuando se habla de las legendarias Sodoma y Gomorra. Por sus actos homosexuales fueron destruidas. En la Edad Media la iglesia acuño el termino ‘sodomía’ al acto homosexual. Homosexualidad, tema de actualidad... otra perspectiva
Gilgamesh y Enkidu, del poema sumerio de Gilgamesh escrito el siglo VII antes de JC. Narra las aventuras de este rey que la leyenda sitúa 27 siglos a JC:

La diosa Ishtar, la Astarté bíblica, se enamoró de Gilgamesh, pero éste la rechazó por no abandonar a Enkidu. “Vente para acá, Gilgamesh, y sé mi novio; dame la semilla de tu cuerpo, déjame ser tu novia y tú serás mi esposo”. La deidad,… ofendida, planea cómo matar a su rival. Pide a su padre, el dios del cielo Anu, que castigue la intemperancia de Gilgamesh mandando al Toro del Cielo, que cada cada vez que resopla abre en el suelo un abismo en el que se precipitan los mortales. Pero Gilgamesh y Enkidu matan al toro. Enkidu cae enfermo. Después de grandes sufrimientos durante doce días, Enkidu muere en brazos de Gilgamesh.Homosexualidad, tema de actualidad... otra perspectiva
Egipto… Akhenathon. Este faraón era representado a menudo en las pinturas, grabados y estatuas, con caderas anchas y pechos femeninos. Algunos investigadores atribuyen estos detalles a un intento de su reinado hacia la unificación de lo masculino y lo femenino, propio de un culto monoteísta. Otros sugieren que se trata de una indicación de un desorden glandular, suponen que Akhenaton pudo ser intersexual. Por otra parte, también hay escenas de Akhenaton acariciando a su ahijado Smekhare, lo cual podría indicar una relación homoerótica. En Mesopotamia (actual Irak), Akhenaton permitió que la prostitución masculina y femenina adjunta a los templos y que, en algunos casos, los internos recibieran un salario regular de las arcas públicas. Esta institución causó controversia.Homosexualidad, tema de actualidad... otra perspectiva
En la Grecia antigua, se consideraba normal que un muchacho (entre la pubertad y el crecimiento de la barba) fuera el amante de un hombre mayor, el cual se ocupaba de la educación política, social, científica y moral del amado. Pero se consideraba más extraño que dos hombres adultos mantuviesen una relación amorosa, aunque se ve que era normal en la relación entre Aquiles y Patroclo, o en las parejas de soldados tebanos y hasta en la relación entre Alejandro Magno y Hefestión… Cabe destacar el hecho de que ser «pasivo» no era bien visto socialmente, pues se consideraba que serlo significaba ser intelectualmente inferior y más inexperto que el que asumía un rol «activo». También es destacable que la homosexualidad femenina no estaba bien vista; la máxima griega era, a este respecto, que «la mujer era para la reproducción, pero el hombre para el placer». Se reconocía que era necesario preservar la estirpe, la especie, pero que solamente se podía encontrar placer en la relación íntima con otro hombre, ya que el hombre se consideraba un ser más perfecto que la mujer y, por lo tanto, la unión entre dos hombres sería más perfecta.Homosexualidad, tema de actualidad... otra perspectiva
En la antigua Roma, si bien algunos autores como Tácito o Suetonio contemplaban la homosexualidad como un signo de degeneración moral e incluso de decadencia cívica, era relativamente frecuente que un hombre penetrara a un esclavo o a un joven, mientras que lo contrario era considerado una desgracia. De Julio César, el gran genio militar, creador del Imperio, se decía que era vir omnium mulierum et mulier omnium virorum, esto es, ‘el marido de todas las mujeres y la mujer de todos los maridos’. Tanto a Marco Antonio como a Octavio (este último conocido después como César Augusto) se les señaló que tenían amantes masculinos. De nuevo Suetonio consigna que el emperador Nerón, tomando el rol pasivo con el liberto Doryphorus, imitaba los gritos y gemidos de una mujer joven.

Tiberio Cesar en su villa de Capri, donde pasó los últimos diez años de su vida, se entregó a deseos lascivos y perversos de la clase más degradada con multitud de homosexuales.

También el emperador Galba se sentía atraído por hombres fuertes y experimentados. Y en varias ocasiones se informa que los soldados eran asaltados sexualmente por sus oficiales superiores. Homosexualidad, tema de actualidad... otra perspectivaHomosexualidad, tema de actualidad... otra perspectiva
La “lex scantinia”, aprobada alrededor del año 150 a. C., regulaba los hábitos homosexuales entre los hombres del imperio (aunque su principal papel fue regular las relaciones sexuales entre hombres, el matrimonio entre parejas del mismo sexo nunca fue bien visto por el senado romano). Era penado para un hombre libre (cive romani) mantener una posición pasiva durante las relaciones sexuales con otro hombre, pues se creía que esto representaba una amenaza para la sociedad, catalogándose un rasgo de debilidad suprema. Sólo los cautivos o esclavos (servi) podían mantener este rol sumiso; un soldado, un senador o cualquier hombre considerado libre dentro del imperio, debía mantener siempre una imagen viril y masculina. Durante la lex scantinia había jóvenes que se hacían llamar ‘delicatus per’ (estos eran esclavos), que servían para fines sexuales a los hombres libres. Estos muchachos se castraban desde la infancia para preservar una apariencia femenina y poder ser atractivos para sus dominantes. Aunque esto, con el tiempo, también fue prohibido por el senado con el objetivo de evitar que los amos castraran a sus esclavos en contra de su voluntad con fines lujuriosos. Es curioso cómo los romanos llevaban a cabo esta ley: un hombre libre tenía derecho a violar a un niño esclavo, pero no a un niño cive romani. Más tarde, la lex scantinia fue sustituida por la lex lulia, la que terminó por prohibir las relaciones homosexuales definitivamente. Esta ley se proclamó cuando el cristianismo prohibió todo tipo de excesos carnales entre los ciudadanos, fuera cual fuera su posición social.

El libro “Adán, Eva y la serpiente”, escrito por Elaine Pagels dice “Al crecer el movimiento cristiano dentro del Imperio Romano, también requirió de los paganos que se convertían un cambio de actitudes y comportamiento. Muchos paganos para quienes, por su crianza, el matrimonio era esencialmente un arreglo social y económico, las relaciones homosexuales eran un elemento esperado en la educación de los varones, la prostitución —tanto masculina como femenina— era una práctica común y legal, y el divorcio, el aborto, el control de la natalidad y el abandono [a la muerte] de infantes no deseados eran asuntos de conveniencia práctica, abrazaron, para asombro de sus familias, el mensaje cristiano, que se oponía a estas prácticas.”Homosexualidad, tema de actualidad... otra perspectiva
La homosexualidad también fue conocida, practicada y a veces divinizada en la India antigua. Las representaciones de prácticas homosexuales no son infrecuentes en el arte indio antiguo como esta felación de un monje a un aristócrata, en el templo de Chhapri del siglo XII. En los cultos antiguos se creía que al tener sexo con un dios se atraía la fertilidad. Por eso, cuando un hombre penetraba a otro hombre en el altar, al verter su semen agregaba más poder masculino a los dioses. El tema de la homosexualidad y el hinduismo es complejo y no exento de contradicciones. Por una parte la homosexualidad está presente en textos religiosos y filosóficos vedas, como el Rig Veda y en numerosas esculturas y pinturas, y en ningún texto religioso hay una condena expresa.

En algunas versiones del Krittivasa Ramaiana, el texto bengalí más popular de las aventuras de Ramachandra (una encarnación de Visnú), hay un interesante relato de dos reinas que concibieron un hijo juntas. Cuando murió el más famoso rey de la dinastía solar, Majarash Dilipa, los semidioses se dieron cuenta de que no había tenido un hijo varón que continuara su línea sucesoria. Entonces Shiva se apareció a las dos viudas del rey y les ordenó: «Haced el amor juntas y con mi bendición engendraréis un hermoso hijo».

Las dos esposas, que se tenían gran afecto, cumplieron la orden de Shiva y una de ellas se quedó embarazada. Sin embargo el niño nació sin huesos, pero por medio de la bendición de un sabio, Astavakra (‘ocho articulaciones’, cojo), el niño recobró la salud por completo para continuar la dinastía. Astavakra nombró al niño Bhagiratha, el que nació de dos vulvas (bhaga). Bhagiratha más tarde se convertiría en uno de los más famosos reyes de la India y al que se recompensó su austeridad con la bajada del río Ganges a la TierraHomosexualidad, tema de actualidad... otra perspectiva
En el antiguo lejano oriente, la homosexualidad se practicaba con una tolerancia similar a la de los griegos o la de las civilizaciones precolombinas. Existió entre los chinos y los japoneses -que llamaron “shudo”-. En la China antigua existió una tradición de amor entre hombres conocido como amor masculino. Los burdeles masculinos eran abundantes y escandalizaron terriblemente a los jesuitas que residían en Pekín durante los siglos XVII y XVIII.

En Japón. Según la tradición, Kobo Daichi (774-835), fundador de la secta budista Shingon y a quien la leyenda popular atribuye la creación de la homosexualidad. Creencia que seguramente deriva de lo habitual de las prácticas entre los monjes.

En el Japón secular fue también, hasta 1868, una sociedad muy feudal, en la que los guerreros profesionales de la casta de los samuráis vivían al servicio de su señor. La homosexualidad parece haber sido una práctica corriente entre ellos, aunque no exclusiva para la mayor parte y limitada a la relación entre un samurái mayor y experimentado y uno más joven, si bien también había otros casos. Homosexualidad, tema de actualidad... otra perspectiva
África… Relatos tradicionales de algunas poblaciones africanas, muestran que la homosexualidad era aceptada entre muchachos adolescentes, pero es reprobada en los hombres adultos. En la tribu Fang, en Gabón la conducta homosexual se reserva para ciertos adultos, realizándose en privado. Sin embargo la práctica se extiende a demasiados jóvenes con los que se involucran adultos jugando, o por el gusto de tener una poca de diversión.

E. E. Evans-Pritchard informó de que los guerreros Azande (en el norte del Congo) se casaban rutinariamente con jóvenes muchachos que servían como esposas temporales. Esta práctica se volvió obsoleta a principios del siglo XX, pero se la comunicaron los ancianos del lugar

En la cultura Zulú tradicional, las mujeres encarnaban el espíritu de adivinas. Los hombres que desarrollaran características femeninas, también eran considerados como seres con espíritu de adivinas, y si se daba el caso de que un hombre fuera poseído por un espíritu, entonces ese hombre era considerado mujer.

Las culturas melanesias practican la homosexualidad con frecuencia. Son culturas admiradoras de hombres y comunidades de compañeros. Viven en poblados pequeños, de baja población, con más hombres que mujeres y una baja tasa de fertilidad, factores que pueden estar relacionados con su cultura de la sexualidad.

Las tribus celtas o los vikingos permitían las relaciones homosexuales dentro de sus ejércitos y formaba parte de la instrucción militar. Es interesante notar que los vikingos consideraban que la vejez hacia que el hombre su fuese haciendo argr. Un conocido proverbio dice “Todos se hacen argr cuando llega la vejez”. Esto puede indicar que la sociedad iba mostrando una aprobación creciente de la homosexualidad una vez que el hombre hacia criado una familia y se hacía anciano (Es decir una vez que había cumplido con su aportación social de familia e hijos al grupo).

Entre los mochicas y los quechuas, los aztecas, narrado en las crónicas. Centroamérica, las islas del Caribe y Norteamérica, los homosexuales eran considerados frecuentemente como seres especiales, mágicos, dotados de poderes sobrenaturales cuya cercanía era augurio de buena suerte.

En Sudamérica los caudillos desnudos promovían las relaciones homosexuales entre sus seguidores. Un huaco es una pieza cerámica de factura delicada y de características estéticas notables, producida por alguna cultura precolombina de los Andes centrales. Los Wari, Nazcas y los Mochicas, fueron unos de los mejores trabajadores de huacos, junto a los quienes pasaron a la historia, entre otros, por sus notables trabajos en cerámicas (época precolombina del Perú de 300 a.C.). En Ecuador, los nativos distinguían divinidades masculinas y femeninas y para ser Chaman de una tribu era necesario ser homosexual. En el imperio Azteca algunas tribus permitían que ciertos hombres asumieran el papel de mujer, sin necesidad de tener un esposo. Los Incas tuvieron mucha consideración por las mujeres; sin embargo, parece que en general, la homosexualidad en el incanato no era bien vista.

La homosexualidad tradicionalmente está prohibida por la ley islámica. El Corán, el texto central del Islam que los musulmanes creen que es la revelación de Alá, es muy explícito en su condena de la homosexualidad. El Corán proclama el Islam como la “religión de la Naturaleza,” y santifica y promueve las relaciones sexuales dentro del matrimonio. Los textos específicos en los que se basa la condena son los de la historia de Lot:

Y a Lot. Cuando dijo a su pueblo: “¿Cometéis una indecencia que ninguna criatura ha cometido antes? Ciertamente, por concupiscencia, os llegáis a los hombres en lugar de llegaros a las mujeres. ¡Sí, sois un pueblo inmoderado!”. Lo único que respondió su pueblo fue: “¡Expulsadles de la ciudad! ¡Son gente que se las da de puros!”. Y les salvamos, a él y a su familia, salvo a su mujer, que fue de los que se rezagaron. E hicimos llover sobre ellos una lluvia: ¡Y mira cómo terminaron los pecadores!

— Corán 7:80-84

Cuando el cristianismo en el siglo IV cesa de ser perseguido y contrae una suerte de alianza política con el emperador romano Constantino I El Grande, se transformó de, perseguido en perseguidor, y de víctima en victimario de sus oponentes; de esta manera, comienza la persecución de otros cristianos pecadores, de los paganos y, por supuesto, de los homosexuales.

Durante la Santa Inquisición a lo largo de la Edad Media, la persecución de la homosexualidad por la Iglesia Católica fue constante. En circunstancias normales los nobles y privilegiados eran raramente acusados si practicaban la homosexualidad; los castigos por su práctica, recaían casi enteramente sobre los pobres o las personas poco importantes. Entre los siglos V y XVIII, la tortura y la pena capital, generalmente en la hoguera, eran los suplicios a los que se condenaba en la mayor parte de Europa a los homosexuales acusados del denominado pecado nefando. La homosexualidad, condenada enérgicamente en la Edad Media, fue más o menos tolerada durante el Renacimiento europeo.

HOY

El término homosexual fue empleado por primera vez en 1869 por Karl-Maria Kertbeny, pero fue el libro Psychopathia Sexualis de Richard Freiherr von Krafft-Ebing el que popularizó el concepto en 1886, en un panfleto anónimo que apoyaba la revocación de las leyes contra la «sodomía» en Prusia. Desde entonces, la homosexualidad se ha convertido en objeto de intenso debate y estudio: inicialmente se catalogó como una enfermedad, patología o trastorno que había que curar, pero actualmente es ampliamente entendida como parte integral necesaria para comprender la biología, genética, historia, política, psicología y variaciones culturales de las identidades y prácticas sexuales de los seres humanos

Hoy en día está de moda la creencia de que la homosexualidad es una característica innata y que la orientación sexual del individuo es inmutable. Por ejemplo, la revista Time realizó este espectacular anuncio: “Un nuevo estudio revela diferencias estructurales entre el cerebro del homosexual masculino y el del heterosexual”. Sin embargo, en este estudio se analizaron los cerebros de homosexuales que habían fallecido a consecuencia del sida, por lo que es obvio que no corroboran tal hipótesis.

Otra teoría aduce causas hormonales. Algunos científicos observaron que las ratas de laboratorio privadas de hormonas masculinas manifestaban una conducta de apareamiento “femenina”, y llegaron a la conclusión de que los homosexuales podrían igualmente ser víctimas de un accidente biológico, bien por exceso o bien por defecto de hormonas masculinas antes del nacimiento. Sin embargo, muchos científicos creen que el extraño comportamiento de los roedores es poco más que un reflejo, no una verdadera forma de “homosexualidad”. Además, el ser humano no tiene nada de rata. The Harvard Medical School Mental Health Letter sostiene: “Es sumamente improbable que las hormonas durante el período prenatal […] influyan en la sexualidad humana de la misma manera directa como gobiernan los reflejos que intervienen en el comportamiento sexual de las ratas”.

También se ha prestado mucha atención a los estudios genéticos. Los resultados de una investigación revelaron que aproximadamente la mitad de los gemelos idénticos de hombres y mujeres homosexuales tendían asimismo a la homosexualidad. Puesto que los gemelos idénticos o monocigóticos comparten la misma dotación genética, parecía lógico concluir que un gen misterioso era el causante de la desviación. No obstante, observe que la otra mitad de los gemelos idénticos no eran homosexuales. Si tal inclinación en realidad estuviera programada genéticamente, ¿no la poseerían todos los gemelos? Es cierto que los genes y las hormonas pueden influir hasta cierto grado; sin embargo, la revista Investigación y Ciencia informó sobre los hallazgos de algunos investigadores que prestan “un sólido respaldo a la hipótesis que atribuye al entorno un peso significativo en la inclinación sexual de los individuos”.

FACTORES AMBIENTALES

Examine el ambiente que prevalecía en el mundo griego, donde la homosexualidad hizo furor entre su elite, alentada por los relatos eróticos de sus deidades mitológicas, las obras de algunos filósofos, como Platón, y la cultura del gimnasio, donde los jóvenes hacían ejercicio completamente desnudos. Según el libro Love in Ancient Greece (El amor en la antigua Grecia), “en Creta era una vergüenza que el joven de alta cuna no tuviera un amante”. Ningún gen ni hormona misteriosos provocaron semejante decadencia. Prosperó porque la cultura griega la permitió; es más, la fomentó. Esto ilustra bien cuánta influencia puede tener el medio.

Es innegable que la avalancha de publicidad en favor de la homosexualidad ha contribuido en gran manera a su propagación. La televisión, el cine, la música y las revistas están repletos de alusiones a ella. La televisión por cable ha dado a algunos jóvenes fácil acceso a la pornografía dura. Los estilos de ropa y arreglo personal andróginos, o unisex, se han puesto de moda. Hay expertos que creen que la propaganda de algunas feministas en contra de los hombres ha coadyuvado al aumento del lesbianismo. Los jóvenes también pueden estar expuestos a la mala influencia de los compañeros de colegio que propugnan el modo de vida homosexual.

la gran mayoría de los estudios de relaciones homosexuales de la antigüedad o de culturas, se refiere al final a una conducta aprendida y fomentada.

En América del Norte la homosexualidad no es perseguida legalmente en ningún territorio, pero en la práctica los homosexuales suelen ser objeto de discriminación en diversas zonas, especialmente en los territorios rurales de los Estados Unidos y en México, pues allí se encuentran núcleos ultraconservadores que la ven como una enfermedad y, consecuentemente, tratan de “sanar” a los miembros del colectivo o la persiguen (si bien el maltrato tanto físico como psicológico no se da exclusivamente en estos territorios). En esta misma línea, existen diversos lugares donde los padres de homosexuales envían allí a sus hijos para “curarlos”.

EUROPA OCCIDENTAL

En los últimos años, la homosexualidad en esta región tiene un alto grado de aceptación, aunque pueden presentarse casos aislados de discriminación por parte de una minoría de conservadores, especialmente en los grupos religiosos. Muchos países reconocen la unión civil y Bélgica, España, los Países Bajos, Suecia, Noruega, Dinamarca, Portugal, Islandia, Francia, Luxemburgo, Finlandia, Eslovenia y en tres países constituyentes del Reino Unido como Escocia, Gales e Inglaterra, han equiparado a todos sus ciudadanos al admitir el matrimonio entre personas del mismo sexo con plena igualdad legal. En todos esos países se penaliza la discriminación y el maltrato a las personas por tener una orientación sexual concreta.

En Austria, en Irlanda y en pequeños estados como Mónaco y San Marino la homosexualidad es legal, pero aún no existen leyes específicas.

En Irlanda, sociedad religiosa y católica, mediante un referéndum se votará para que se legalice el matrimonio homosexual, cuando la voz de las encuestas da azul al sí

EUROPA ORIENTAL

En Europa Oriental, a diferencia de la mayoría de los países de la Unión Europea, la homofobia y la discriminación persisten, tanto en los Balcanes, incluyendo Grecia, como en los países bálticos: Estonia, Letonia y Lituania (miembros de la Unión Europea) y otros estados desgajados de la antigua Unión Soviética, en la que durante el régimen comunista la homosexualidad fue condenada y perseguida (desde 1933 hasta después de la desaparición de la U.R.S.S. los homosexuales fueron considerados criminales o enfermos).

Con la caída del comunismo, la homosexualidad fue despenalizada en Rusia y otros países, aunque la situación está muy lejos de ser la de sus vecinos occidentales. En Rusia se ha propuesto claramente volver a la penalización de la homosexualidad, aunque esto no es probable, considerando la pertenencia de Rusia al Consejo de Europa. Sin embargo, la no penalización no impide la homofobia y la discriminación, muy evidentes en ese país.

En cambio, en Croacia, Eslovenia, Hungría y la República Checa, la homofobia ha disminuido, debido a la pertenencia o la cercanía a la Unión Europea. En Croacia y Hungría se permite la unión civil y se sanciona la discriminación por orientación sexual. En la República Checa la unión civil ya es legal y el matrimonio es legal en Eslovenia desde el 2015.

Un caso especial es Rumania: a pesar de ser el único país europeo oriental que derribó con violencia un régimen comunista que penalizó durante muchos años la homosexualidad, su despenalización a regañadientes no evita la homofobia, que es fuerte y persistente, aunque también se atisba una lejana posibilidad de que se pueda reformar el código legal, para extender algunos derechos a las parejas del mismo sexo. Algo similar sucede en su vecina Bulgaria.

UNIONES

No se puede aceptar que los homosexuales (hombre-hombre, mujer-mujer) formen ‘matrimonios’, la raíz etimológica de la palabra matrimonio, que proviene del latín, matri-monium, y significa “unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales”. Este argumento está especialmente orientado en no aceptar que estas uniones sean llamadas matrimonio, sino más bien de otra manera, manteniendo sin embargo la mayor parte de los derechos que eso implica.

RELIGION

Islam: La homosexualidad tiene un estatus legal bastante diferente según los países, pero aún es un delito en muchos países musulmanes, las penas que se imponen son muy dispares, como ya se ha mencionado antes, y pueden suponer incluso la pena de muerte en ejecución pública como en Arabia Saudí o Irán. La mayoría de las organizaciones de derechos humanos, tales como Human Rights Watch y Amnistía Internacional condenan las leyes que consideran las relaciones homosexuales entre adultos un delito. Desde 1994 el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha regulado que tales leyes violan el derecho a la privacidad garantizada por la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Incluso así la mayoría de los países musulmanes mantienen que esas leyes son necesarias para la preservación de la moralidad y virtud islámica. De todas las naciones de mayoría musulmana solo Turquía ha modificado su legislación para legalizar la homosexualidad y solo Bosnia y Herzegovina tiene legislación antidiscriminación. En algunos países no hay una legislación específica para condenar a los homosexuales pero se les condena bajo leyes de moral pública como en Egipto o son víctimas de crímenes de honor como en Jordania. Por otro lado en otros países aunque sigue siendo ilegal la homosexualidad es tolerada si no es pública como en Líbano o Túnez.

Hinduismo

El tercer sexo hinduista:Algunas doctrinas hinduistas tienen el concepto del tercer sexo (tritiya-prakriti, literalmente: ‘tercera naturaleza’) en el que se creen mezcladas las naturalezas masculina y femenina. Esta categoría incluye a un amplio espectro de personas tales como intersexuales, transexuales, homosexuales y bisexuales. En la tradición hinduista estas personas no son consideradas totalmente masculinas o femeninas, sino una combinación de ambas en distintas proporciones. Se considera que se pertenece al tercer sexo por naturaleza, desde el nacimiento, y no se espera que se comporten como los hombres y las mujeres corrientes. En el hinduismo se considera a la creación universal dotada con una diversidad ilimitada y reconoce en el tercer sexo simplemente un aspecto más de esta diversidad.

Se estima que hay medio millón de miembros tercer sexo: travestido, transexual u homosexual, en la India actual, asociados a varias sectas, templos y deidades hinduistas. Aunque se los llame eunucos, a la mayoría de estas personas (91%) no se les ha practicado la castración ni la vaginoplastia aunque se consideren transexuales. Los distintos grupos se crean en torno al culto de diferentes dioses hinduistas:

Aravani o Ali, Jishra, Yogapa y Sakhi-bekhi.

Judaismo

Judaismo: La principal visión del judaísmo es considerar la homosexualidad como algo pecaminoso, al verlo categóricamente prohibido en la Torá. Esta es la visión por ejemplo del judaísmo ortodoxo aunque no del judaísmo reformista ni del judaísmo reconstruccionista. El Judaísmo reformista desde 1977 viene abogando por la aceptación de la homosexualidad y los derechos de las minorías sexuales y el judaísmo reconstruccionista considera que la negativa del gobierno estadounidense a reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo viola el derecho a la libertad de elección religiosa.

El 6 de diciembre de 2006 los rabinos conservadores Kassel Abelson, Elliot Dorff (presidente de la Comisión de ley judía de la Asamblea rabínica o Rabbinical Assembly’s Committee on Jewish Law and Standards), Joel Meyers y Alvin Berkun anunciaron que el Committee on Jewish Law and Standards del movimiento conservador aceptaba como parte de la halajá la ordenación de rabinos y rabinas homosexuales y el matrimonio del mismo sexo. Queda a criterio de cada sinagoga o cada rabino. Actualmente muchas organizaciones tanto reformistas como conservadoras autorizan el matrimonio entre personas del mismo sexo. Se aceptan rabinos y rabinas gays y lesbianas en las escuelas rabínicas.

En Argentina, el país de América Latina con el mayor número de judíos, se encuentra aprobado el matrimonio igualitario desde 2010. Judíos Argentinos Gays (JAG), es una organización que promueve la inclusión y la aceptación de personas homosexuales que profesan el judaísmo en el país.

Budismo

Entre los budistas existe diversidad de opinión sobre la homosexualidad. El budismo enseña que el goce sensual, el deseo en general y la sexualidad en particular son obstáculos para encontrar la iluminación (Nirvana). Las órdenes budistas contemporáneas por lo general prohíben la transexualidad y la sexualidad activa en las ordenaciones religiosas, pero aceptan la homosexualidad entre los laicos. Al aplicar la filosofía budista a la homosexualidad, los budistas occidentales enfatizan la importancia que Buda daba a la tolerancia y la búsqueda de respuestas en uno mismo. Buda hacía hincapié en los valores existentes en la obra completa del budismo más que en el examen específico de algunos pasajes o textos. Como resultado de ello, el budismo occidental es totalmente gay-friendly, especialmente desde la década de 1990. La interpretación de la conducta sexual errónea es una decisión individual y no puede estar sujeta a ninguna autoridad central, punto de vista que acepta a la totalidad de la población. Dentro del colectivo LGBT, personas como Issan Dorsey han sido ordenadas como monjes budistas.

Taoísmo

Es difícil determinar una única posición de la homosexualidad en el taoísmo, ya que el término “taoísmo” se utiliza para describir varias tradiciones religiosas dispares, desde movimientos religiosos organizados como el Quanzhen a la religión tradicional china, e incluso una escuela de filosofía. La gran mayoría de creyentes viven en China y en las diferentes comunidades chinas de todo el mundo, así que la actitud que los taoístas tienen para con la homosexualidad a menudo refleja los valores y las normas sexuales de una más amplia sociedad china asociada con las culturas con las que conviven alrededor del mundo.

La tradición taoísta sostiene que los hombres necesitan la energía de las mujeres, y viceversa, para atraer el equilibrio, la plenitud y la transformación. Se pensaba que estas energías se obtienen mejor en relaciones heterosexuales. Normalmente se desaconseja la expresión apasionada de la homosexualidad porque se cree que no conduce a la plenitud humana. El taoísmo destaca la relación entre el yin y el yang: dos fuerzas opuestas que mantienen la armonía a través del equilibrio. Por ello, se considerar que la heterosexualidad es la realización física y emocional del armonioso balance entre el yin y el yang.

De todas formas, se dice que las monjas taoístas intercambiaban poemas de amor durante la Dinastía Tang.

Sintoísmo

La homosexualidad en el sintoísmo tiene varios períodos de aceptación y rechazo en la historia. Distinta a otras religiones, el sintoísmo es una religión muy descentralizada y carente de dogmatismos por lo que no existen en ella reglas definitivas sobre la homosexualidad. El Shinto y la sociedad japonesa están íntimamente ligadas formándose la una a la otra. Esto, en combinación con la flexibilidad del sintoísmo, ha representado tanto la aceptación como el rechazo de la homosexualidad a través de reflejos de actitudes de la sociedad japonesa. Históricamente, la aprobación de la homosexualidad fue posible especialmente en la clase guerrera japonesa y la clase media. A través del contacto con naciones occidentales en el Siglo XIX, la sociedad japonesa adoptó la forma en que ellos veían a la homosexualidad, como algo incivilizado y que debía ser algo rechazado. Actualmente es aceptado tácitamente.

Cristianismo.

Entre las iglesias cristianas existe una gran diversidad de opiniones y prácticas en relación a las personas homosexuales. La mayoría de las denominaciones cristianas, y muy especialmente las mayores de ellas, la Iglesia católica (dentro del catolicismo, existen colectivos y plataformas que defienden la igualdad de las prácticas homosexuales y heterosexuales a todos los niveles, como Somos Iglesia, o la plataforma Redes Cristianas, La postura oficial del Vaticano es la del rechazo de las prácticas homosexuales y la aceptación de gays y lesbianas siempre y cuando mantengan una conducta de total abstinencia, es decir, casta, Los obispos del mundo mostraron el año pasado una apertura sin precedente para aceptar las vidas reales de muchos católicos contemporáneos, al afirmar que los homosexuales tienen dones que ofrecer a la iglesia, que deberían ser aceptados y que hay aspectos “positivos” en las parejas que conviven sin estar casadas). Y la Iglesia Ortodoxa (23 dic. 2009 el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa (IOR), Kiril, pidió hoy tolerancia con los homosexuales durante una reunión con el secretario general del Consejo de Europa) rechazan de plano la práctica de relaciones homosexuales basándose en la tradición cristiana al respecto, como asimismo en la interpretación tradicional y literal de los textos del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento sobre el tema.Homosexualidad, tema de actualidad... otra perspectivaHomosexualidad, tema de actualidad... otra perspectiva Otras vertientes cristianas también rechazan cualquier aproximación no condenatoria al tema de la homosexualidad, entre ellas destaca la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y las denominaciones evangélicas adheridas al movimiento del fundamentalismo cristiano. Por otra parte existen iglesias, generalmente en el ámbito protestante, que o bien son tolerantes con la homosexualidad o existe un vivo debate dentro de la denominación (la Iglesia Anglicana y algunas iglesias metodistas, bautistas y presbiterianas), o bien aceptan plenamente el hecho y la práctica homosexual e incluso bendicen uniones matrimoniales de este tipo ( congregacionalistas y unitarios universalistas principalmente).Homosexualidad, tema de actualidad... otra perspectiva
Y ¿LA BIBLIA?

Algunos clérigos, historiadores y estudiosos, (tanto del lado cristiano como del lado del judaísmo inclinados hacia la tolerancia a la homosexualidad) hacen notar que algunas traducciones de la Biblia, condenan únicamente el sexo homosexual mientras otras condenan la homosexualidad en sí, o quizá pretendan incluir tanto las relaciones gay como las lesbianas. En otras ocasiones se dice que solo se prohíbe la homosexualidad ritual no la secular. Y presumen o acusan que algunos de los personajes de la Biblia, tanto en el AT como en el NT, fueron homosexuales. Entre ellos: David y Pablo…

Algunos clérigos defienden la homosexualidad arguyendo que Jesús nunca la condenó. Y ¿Es eso cierto? Independientemente de lo que digan los ahora seguidores de Cristo, en los múltiples cultos cristianos que existen ahora, Jesucristo declaró que la Palabra de Dios es la verdad: “Santifícalos por medio de la verdad; tu palabra es la verdad.” (Juan 17:17.) Así que Jesús confirmó la norma de que los cónyuges tienen que ser “macho y hembra”: “En respuesta, él dijo: “¿No leyeron que el que los creó desde el principio los hizo macho y hembra y dijo: ‘Por esto el hombre dejará a su padre y a su madre y se adherirá a su esposa, y los dos serán una sola carne’? De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Por lo tanto, lo que Dios ha unido bajo un yugo, no lo separe ningún hombre” ”. (Mateo 19:4). Ello quiere decir que Cristo apoyaba el parecer de Dios sobre la homosexualidad consignado en Levítico 18:22, donde dice: “No debes acostarte con un varón igual a como te acuestas con una mujer. Es cosa detestable”. Además, Jesús incluyó la fornicación y el adulterio entre las “cosas inicuas Homosexualidad, tema de actualidad... otra perspectiva proceden de dentro y contaminan al hombre”. (Marcos 7:21-23.) La voz griega para fornicación es más abarcadora que el vocablo para adulterio, y alude a todo tipo de relación sexual fuera del matrimonio, incluida la homosexualidad. (Judas 7.) Jesús también advirtió a sus seguidores que no toleraran a ningún supuesto maestro cristiano que minimizara la gravedad de la fornicación. (Apocalipsis 1:1; 2:14, 20.) Así que San Pablo, discípulo de Cristo, dice a los cristianos habitantes de la provincia de Corinto (en su mayoría griegos) y a los cristianos habitantes de Roma (obvio romanos y algunos de la casa del Cesar) lo siguiente:

“¡Qué! ¿No saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se extravíen. Ni fornicadores, ni idólatras, ni adúlteros, ni hombres que se tienen para propósitos contranaturales, ni hombres que se acuestan con hombres, ni ladrones, ni personas dominadas por la avidez, ni borrachos, ni injuriadores, ni los que practican extorsión heredarán el reino de Dios. Y, sin embargo, eso era lo que algunos de ustedes eran. Pero ustedes han sido lavados, pero ustedes han sido santificados, pero ustedes han sido declarados justos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo y con el espíritu de nuestro Dios” (1 Corintios 6:9-11).

“Por lo tanto, en conformidad con los deseos de sus corazones, Dios los entregó a la inmundicia, para que sus cuerpos fueran deshonrados entre sí… Por eso Dios los entregó a apetitos sexuales vergonzosos, porque sus hembras cambiaron el uso natural de sí mismas a uno que es contrario a la naturaleza; y así mismo hasta los varones dejaron el uso natural de la hembra y se encendieron violentamente en su lascivia unos para con otros, varones con varones, obrando lo que es obsceno y recibiendo en sí mismos la recompensa completa, que se les debía por su error.” (Romanos 1:24,26, 27)

Así que, si fue cierto que Pablo era homosexual, tuvo que hacer grandes cambios en su vida para ser admitido en la iglesia primitiva cristiana. Por lo visto la Biblia no entra en el tema de la genética de los homosexuales, aunque sí reconoce que hay características que pueden estar muy arraigadas en una persona: “Sí, entre ellos todos nosotros en un tiempo nos comportamos en armonía con los deseos de nuestra carne, y hacíamos las cosas que eran la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos naturalmente hijos de la ira así como los demás.” (Efesios 2:3; 2 Corintios 10:4, 5). Pero no porque existan personas que tengan cierta inclinación hacia la homosexualidad, deja de condenar esa práctica.

¿Qué opino de los homosexuales?”

No tengo nada en contra de ellos como personas, pero no me parece bien lo que hacen. Yo estoy en contra de la conducta, y no de las personas. También estoy en contra de fumar; me fastidia enorme el olor. Pero si fumas, no te voy a odiar por eso. Y sé que tú tampoco me vas a odiar porque mi opinión sobre el cigarrillo sea diferente a la tuya, ¿verdad? Bueno, lo mismo pasa con la homosexualidad: opinamos diferente. Recuerda que los homosexuales son personas y, como casi todo el mundo, se guían por un código ético. Seguro que hay ciertas prácticas que condenan, como la corrupción, las injusticias o las guerras. Yo también las odio, pero también las prácticas homosexuales. Muchos piensan que la conducta violenta es hereditaria, y que por eso algunos tienden a ser agresivos. Que el alcoholismo es hereditario, si esto fuera cierto, ¿qué objeto tiene legislar o la practica medica luchando contra algo hereditario?… La gente puede cambiar, y desde el siglo primero hasta la fecha muchos lo han hecho…

No comments yet.

Leave a Comment