Facebook Twitter RSS Reset

Homeopatía: cuál es el peligro?

Cuando los críticos señalan a los políticos o reguladores que la homeopatía no está respaldada por ninguna evidencia fehaciente, y que es sólo un placebo, una de las respuestas que reciben es: “Y cuál es el peligro?”

Homeopatía: cuál es el peligro?

En otras palabras, si el efecto del placebo es positivo y los efectos colaterales, iguales a cero, entonces qué hay de malo si las personas quieren gastar un poco de dinero en píldoras de azúcar? Pero es realmente la homeopatía tan segura?

Por desgracia, la homeopatía puede tener sorprendentes y peligrosos efectos secundarios. Sin tener nada que ver, directamente, con algún remedio homeopático en particular, hay resultados indirectos cuando los homeópatas sustituyen a los doctores como fuente de consejo médico. Por ejemplo, muchos homeópatas tienen una actitud negativa hacia la vacunación, por lo que los padres que esten en contacto regular con un homeópata pueden ser menos propensos a vacunar a sus hijos. Para evaluar la magnitud de este problema, Edzard Ernst y Katja Schmidt, de la Universidad de Exeter, realizaron una encuesta reveladora entre los homeópatas del Reino Unido.

Habiendo obtenido las direcciones de correo electrónico de los directorios online, enviaron emails a 168 homeópatas en los que se posicionaban como madres pidiendo consejo sobre si deben o no vacunar a sus hijos, de un año de edad, contra el sarampión, las paperas y la rubéola (SPR). Esto pasó en el 2002, cuando la controversia sobre la MMR estaba decayendo, y la evidencia científica estaba claramente a favor de la vacunación. De las 77 respuestas, sólo dos aconsejaron a la madre la inmunización, lo que deja en claro que la inmensa mayoría de los homeópatas no la alientan.

Quizás el mayor peligro se produce cuando la homeopatía reemplaza un tratamiento convencional. Encontré por primera vez este problema en 2006, cuando traté de averiguar lo que los homeópatas podían ofrecer a un joven viajero en busca de protección contra la malaria. Trabajando con Alice Tuff y la asociación de beneficencia Sense About Science, creamos un argumento en el que Tuff estaría haciendo un viaje de diez semanas por tierra a través de África Occidental, donde hay una alta prevalencia de la cepa más peligrosa de malaria, que puede resultar en la muerte en tres días.

Tuff, una joven graduada, explicaba a los homeópatas que previamente había sufrido los efectos secundarios de pastillas para la malaria convencionales y que se preguntó si no había una alternativa homeopática.

Antes de acercarse a los homeópatas, sin embargo, Tuff visitó una clínica especializada en viajes convencionales con exactamente el mismo argumento, que se tradujo en una larga consulta. El experto en salud explicó que los efectos secundarios no eran inusuales para pastillas contra la malaria, pero que igualmente había una gama de distintas tabletas, alguna de las cuales podría solucionar su inconveniente. Al mismo tiempo, el experto en salud le hizo preguntas detalladas sobre su historia médica y le ofreció un amplio asesoramiento, comentándole, por ejemplo, cómo evitar las picaduras de insectos.

Luego Tuff encontró una gran variedad de homeópatas mediante la búsqueda online, al igual que cualquier joven estudiante puede hacerlo. Entonces, se dedicó a visitar o llamar por teléfono a diez de ellos, principalmente con sede en Londres y sus alrededores. En cada caso, Tuff grabó en secreto las conversaciones con el fin de documentar la consulta. Los resultados fueron impactantes. Siete de los diez homeópatas no preguntaron acerca de la historia clínica del paciente y tampoco ofrecieron ningún consejo general sobre la prevención de las picaduras. Peor aún, diez de cada diez homeópatas están dispuestos a aconsejar a la protección homeopática contra la malaria en lugar del tratamiento convencional, que habría puesto la vida de nuestra supuesta viajera en riesgo.

Los homeópatas cuentan anécdotas para demostrar que la homeopatía es eficaz. Como indicó un profesional, “alguien una vez me contó que fue a África a trabajar, y dijo que las personas que tomaron pastillas para la malaria tuvieron malaria, pese a que probablemente era alguna variedad solapada de la cepa, pero las personas que tomaron medicamentos homeopáticos, no . No se enfermaron en absoluto.” También la advirtieron de que la homeopatía podría proteger contra la fiebre amarilla, disentería y fiebre tifoidea. Otro homeópata trató de explicarle el mecanismo detrás de los remedios: “Los remedios deben reducir tu susceptibilidad, su mecanismo de acción es lograr que tu energía – la energía vital – no tenga algo así como un ‘hueco’ para la malaria. Entonces, los mosquitos de la malaria no podrán ir a llenarlo. Los remedios lo solucionan”.

La investigación se llevó a cabo en el período previo a la temporada de vacaciones de verano, por lo tanto, pasó a formar parte de una campaña para advertir a los viajeros contra los peligros -muy reales- de confiar en la homeopatía para protegerse contra las enfermedades tropicales. Un caso publicado en el British Medical Journal describió cómo una mujer que se había basado en la homeopatía durante un viaje a Togo, en África occidental, terminó en un fuerte ataque de malaria. Esto implicó que haya tenido que soportar dos meses de cuidados intensivos por fallas en diversos sistemas de órganos. En este caso, el efecto placebo no ofreció protección.

Ése es el peligro.

Adaptado de “Truco o Tratamiento? Medicina Alternativa a prueba” de Simon Singh y Edzard Ernst

Simon Singh es partidario de la campaña 10:23.

Es el autor de libros tales como “El último teoría de Fermat” y apoya la campaña para la reforma de la difamación.

Artículo original publicado en 1023.org.uk

No comments yet.

Leave a Comment