Facebook Twitter RSS Reset

Historia del Club Atletico Huracán (Parte 1)

Así nació una pasión. Les voy a contar la historia de un barrio, historia de amor por el fútbol. El Club Atletico Huracán fue ideado por un grupo de pibes. Y fue fundado dos veces, como la misma Buenos Aires.

Nacio en los corrales viejos./ Allá por el año 80/ hijo fue de una milonga/ y un pesao del arrabal…”

Esta podria ser una de las tantas actas de nacimiento del tango; en este caso, salida de la pluma de Miguel A. Camino. Y, por que no, tambien podria ser el paso inicial para el rastreo de la llegada al mundo -y especialmente a esta Ciudad de los Buenos Aires- del Club Atletico Huracan, entidad de pura cepa porteña, con barro chapaleado, casitas bajas, pibes jugando con los potreros, barriletes en el cielo y trompos que giran sobre las calles sin adoquines.

Tanta fue su fuerza, que lo fundaron dos veces. Y como para que sea mas linda la historia, queda documentado en pocos papeles escritos pero, en cambio, en muchas memorias de barrio, un sello cachuzo que ya no existe y un silbido de tangos en las esquinas… Un grupo de pibes que iban al colegio Luppi, de la esquina de Centenera y Tabaré, puesta en el mapa poetico de Buenos Aires por el gran Homerto Manzi -de hecho, tambien el fue alumnodel Luppi- fueron sus fundadores. La esquina pertenece al barrio de Pompeya, donde se podia encontrar, segun Manzi “mas alla, la inundacion”. Tomás Jeansalles fue, se dice, quien decidio fundarlo y, acompañado por sus amigos dieron el primer paso al bautizar al club. “Verde Esperanza y no pierde” o “Verde Esperanza y no se pierde” fueron las opciones. Los pibes se mandaron a una libreria, propiedad de un señor Riccino, en la esquina de Esquiu y Lopez, para hacer por lo menos un sello con el nombre, luego de juntar chirola por chirola la suma de los $ 2,50 que iba a costar el preciado sello… “Al librero le parecio un poco largo el nombre, sobre todo para un sello, asi que les propuso una alternativa”, recuerda hoy el ingeniero Manuel Vila, presidente del Foro de la Memoria de Parque de los Patricios (y socio desde su nacimiento, del Club Atletico Huracan, al que represento en diferentes deportes). Otra versión indica que en realidad, el problema era de presupuesto, porque a nombre mas largo, mas costo.

El caso es que a Riccino se le ocurrio otro nombre.

Uracan quedo en el primer sello, sin la “H”, nombre inspirado en las hazañas del ingeniero Jorge Newbery, el mismo “elegante” que “calzo de cross” a las “patotas bravas”, segun el tango. Newbery era, lo que se dice, todo un “sportman”. Mas allá de la falta de ortografía, quedo el nombre, incorporado finalmente a la creacion oficial del club. O, para ser mas precisos, a la primera fundacion, porque al igual que la Ciudad de Buenos Aires, Huracan fue fundado dos veces.

Lo cierto del caso, es que segun el acta N°1 del libro de Actas, con fecha 12 de noviembre de 1908, dice: “Fundase en Buenos Aires, con fecha 25 de mayo de 1903, el Club Atletico Huracan y reorganizado el dia 1° de noviembre de 1908, con el fin de fomentar el juego atletico, especialmente el football”.

Asi habia nacido el club. La primera sede quedo establecida en la calle Ventana 859. Y la lista de los autenticos y originales fundadores se compone de la siguiente manera… El primer presidente fue A. Caími, mientras que Tomas Jeansalles -que vivia, justamente en la calle Ventana, y cuya familia poseyó la propiedad hasta 1989- fue su primer tesorero.

Secretario, G Brunet. A la lista de los pibes fundadores, hay que agregar: V. Lujan, I. Stefanini, J. Lopez, O. Palacios, Serradell, J. Fariña, A. Cambiasso, A. Villar, (que fue el primer capitan del equipo), E. Verni, V. Chiarante, E. Leroy, E. Dellísola, R. Gurruchaga, A. Salgado, R. Hernandez, J. Spagarino. “Y dos o tres mas que se perdieron el el olvido y que eran casi todos alumnos del colegio Luppi; y otros vecinos de las calles Cachí, Traful, Ancaste y Ventana”, recuerda el ingeniero Vila.

La segunda y definitva fundacion del club tiene entre sus firmantes a Jose Laguna, presidente; y Alberto Rodriguez, secretario. El acta fundacional definitiva corresponde al 1° de Noviembre de 1908: paradojas del destino, ocho dias despues llegaba a la Argentina el globo de Newbery que, por supuesto llevaba el mismo nombre. Era de seda y tenia 800 metros cubicos de capacidad. Mientras el ingeniero Vila comenta la llegada del globo una semana despues de la fundacion, otro serio historiador -y fana del Globo, por si hace falta destacarlo-, Nestor Vicente, afirma: “El acta numero uno no fue redactada ese dia: dice que se usara la camiseta blanca con el distintivo del globo Huracan, pero por entonces, dicho artefacto no existia y recien llego al pais un año mas tarde, en 1909”

El acta N°2 tiene fecha del 20 de Julio de 1910, con las firmas de Laguna como presidente y Brunet como secretario.

Ya en ese momento los primeros rivales que habia tenido Huracan fueron el clb “La Luna”, al que derrotaron 2-1; y El Triunfador, ante quienes cayeron 1-0, entre los años 1902-1905.

Antes de 1908, habian jugado en la Liga Centenario, que tenia su sede en Bolivar y Garay. El primer equipo -segun el historiador Vila- fue el siguiente: Verni al arco; Leroy y Lopez, zagueros centrales; Fariña y Gurruchaga como marcadores y Villar como centre half; y en la delantera, Dellisola (puntero derecho), Salgado (volante derecho), Lujan (centre forward) y Fernandez (half izquierdo) y Cambiasso (wing izquierdo).

En el terreno futbolero, estrictamente hablando, se tomo la decision alla por 1909, de incorporarse a la Liga Amateur. En mayo de 1909, de incorporarse a la Liga Amateur. En mayo de 1911, la Comisión Directiva decidió que Jorge Newbery fuera socio honorario del club; y un tiempo mas tarde, seria tambien presidente honorario de la institucion, a la que el “Sportman” ayudo todo lo que pudo. En una florida carta, Newbery no solamente agradeció al club por la distinción sino que, ademas lo autorizo para que usaran el Globo Huracán como simbolo.

Alla por el año 1909, tras incorporarse a la Liga Amateur, el club también se anoto en la Liga 43, que gano durante cuatro tamporadas. Fue cuando se mudaron de barrio…

Parque de los Patricios albergo entonces, y para siempre, a Huracan, El motivo fue que, al comenzar a competir en torneos mas importantes, era menester una cancha con medidas reglamentarias, Fue asi como justamente Jorge Newbery, que por entonces era el Director del Alumbrado Publico, logro la cesion provisoria de unos terrenos que se encontraban en la avenida Almafuerte entre Pedro Chutro y Los Patos. Dificil es hallar hoy, en ese parque, mencion alguna a aquella primera cancha, cuando la avenida Almafuerte se llamaba Arena.

Si bien el terreno en cuestion ya estaba, faltaba aun que cumpliera algunos requisitos mas como para ser aceptado por la Asociacion Argentina de Football, asi que ahi fue otra vez Jorge Newbery a arreglar las cosas: finalmente y luego de una larga charla con Hugo Wilson, el presidente de la Asosiacion, se logro la tan esperada habilitacion de lo que fue la primera cancha del club…

Un club tan pero tan modesto, que el gran Homero Manzi llego a decir: “Lo llamaban Mate Cocido, porque en lugar del clasico te con el que se recibia a los adversarios les daban la criolla infusion, porque era lo que tenian”.

Con el Globo en el pecho, tras la autorizacion de Newbery quien, sin embargo, les solicito a los players que se comprometieran con el espiritu aventurero y deportivo de aquel globo, Huracan comenzo a escribir su historia.

Para el año 1912, Huracan se inscribe en el campeonato de Tercera Division. Ya tiene una cancha -es una manera de decir, pero al menos esta habilitada oficialmente- y tambien la insignia. ¿Eso es todo? No tanto, porque entre otras carencias, hace falta por lo menos una casilla reglamentaria para que los jugadores puedan cambiarse. Todo se arregla en esta vida, y Eliseo Canton -que en ese entonces, por ser candidato a diputado del partido Union Nacional tenia el peso del comite de la zona- ofrece una posibilidad que no es rechazada: sesenta libretas para una votación, a cambio de la madera para las casillas.

Se cuenta que los dueños de unos secaderos de cueros, los Aldao, tambien dirigentes del club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, colaboran ofreciendo chapas descartadas del club. Fue tambien aquella una forma de devolver una atencion, ya que en 1901, el barrio les habia ofrecido elementos del matadero de los Corrales para que ellos pudieran levantar una tribuna en Palermo. Esas tribunas terminaron destruidas por un incendio y, de los restos, aparecieron las chapas que donaron a Huracan.

El Globo, finalmente, debuto en la Tercera Division de Ascenso y salio campeon, con lo que logro el ascenso a Segunda.

En Chiclana y Avenida La Plata, las inundaciones eran cosa de cada lluvia que caia -y a veces ni siquiera hacia falta que lloviera demasiado-; entre los 300 socios que formaban parte del cuerpo del club comenzo la busqueda y alli instalaron una tribunita y una casilla con los vestuarios. Era llamado el lugar de “Los Puentes”, porque justamente tanto por Chiclana como por Avenida La Plata bajaban, coomo que da dicho, muchas correntadas…”. Habia como lomitas y la gente se instalaba allí para ver los partidos sin pagar entrada” , testimonia un habitante del barrio . “Al menos asi me contaba mi abuela; eso si, cuando llovia era otra cosa…”.

Don Enrique Garcia, vecino de aquellas calles, dejo su testimonio en enero del 2000, cuando tenia ya 98 años: “Las tribunas eran bajas y entonces, como los bolsillos eran flacos, se colocaban bolsas de arpillera para tapar el alambrado externo. Entonces, algunos vecinos muy picaros habian puesto bancos o escaleras para ver el partido apoyandose en la cerca, y mas de una vez, eran tantos los que se trepaban que terminaban yendose al suelo todos; los bancos, las escaleras, la cerca y los curiosos…”.

El estadio se inauguro oficialmente el 2 de agosto de 1914, con una victoria por 1-0 sobre River, con gol de Laguna.

A partir de entonces. Huracan comenzaria a obtener campeonatos y subcampeonatos afirmandose como un equipo grande de verdad. A partir de 1926, se produjo la union de la Asosciacion Amateurs con la Asosciacion Argentina, dandole paso a la Asosciacion Argentina de Football.

Cuando las dos entidades fueron unificadas, el campeonato de ese año 1927 fue ganado por otro equipo vecino: San Lorenzo de Almagro. Huracan fue campeon un año despues, en 1928. Empezaba asi tambien una rivalidad de barrio. La pasion por el Globo se haria mayor todavia. Y como un nostalgico tango silbado en la noche, el viento haria correr sobre los techos pobres de las casas bajas la brisa de un amor de barrio, cristalino y puro, el amor por una divisa. Y por el buen futbol.

Historia del Club Atletico Huracán (Parte 1)

No comments yet.

Leave a Comment