Facebook Twitter RSS Reset

Historia de Linces (propio)

Historia de Linces (propio)GIF

Me encontraba en un bar, solo, pensando y repensando mi vida. El lugar era un antro, paredes despintadas y con manchas de humedad; en una esquina del bar estaba sentado un hombre de unos cuarenta y cinco años que leía el diario, eran las 22:34. Tenía poco dinero encima, apenas me alcanzo para un café y me tenía que volver caminando a mi departamento. Bebí el café apurado, tan apurado que ni siquiera registre el sabor; algo me intrigaba, algo me perseguía en la cabeza y no sabía que era. De la nada comencé a asustarme, respiraba con dificultad y todo comenzó a dar vueltas; me puse de pie como pude, deje dinero y salí afuera, me apoye en un árbol de los pocos que había en la ciudad y comencé a vomitar, me sentía cada vez peor, se me apago la luz.

Abrí los ojos y era de día, estaba con Sofía, una compañera del colegio, que me miraba sonriendo, me atrapo una sensación de bienestar muy grande, ella frente a mis ojos mirándome con una ternura que nunca había experimentado; me tomo las mejillas y comenzó a besarme, mi primer beso. Sus labios eran muy cálidos, una vibración me recorrió el cuerpo, jamás había experimentado eso y me desperté; estaba soñando.

Reaccione del sueño y me costaba enfocar la vista, apenas identifique una luz tenue, que se movía como un vaivén, cuando recupere la totalidad de la visión pude descifrar que era la luz de una vela, estaba a unos diez metros; no comprendía nada. Me acurruque en un rincón muy asustado y grite por ayuda pero nadie contesto. Cerré los ojos y trate de recordar que me había pasado, pero en mi cabeza solo estaba el beso de Sofía, parecía tan real, paso un tiempo y me dormí.

Al despertar, una silla al lado de la vela que ya casi se apagaba y un hombre sentado al que no se le veía la cara, le pregunte: Quien sos?

Lentamente comenzó a levantar la cabeza y cuando hicimos contacto visual el grito: Maiame!!

Una emoción tremenda me invadió y dije: Mi Comandante, está vivo!. El respondió: Si, estoy vivo, he fingido mi muerte, y me he ocultado en las sombras para armar un ejército de linces para volver a hacer que Taringa vuelva a ser lo que era y derrocar al mandato de Obacasaurion!

En el fondo comenzó a sentirse un murmullo, muchas voces que hablaban y el general con un grito marcado dijo: Basta chicos! y desde una habitación se abrió la puerta y los linces comenzaron a aparecer y el orgullo comenzó a aflorar en mi pecho, todos nos abrazamos y lloramos.

Después de tanto afecto se encendió la luz y comenzamos a idear el plan para recuperar Taringa.

El Comandante llevaba la batuta, comenzaron a presentarse de a a uno, aparecían desde las penumbras de la habitación, la primera en presentarse fue Chola Moretz, encargada de enamorar virgos, especialistas en generar faps destructivas y Lic. en Trabajo Social; el siguiente fue un gordo de bigote que se hacia llamar “ El Atendedor”, especialista en frenar boludos que se quisieran hacer los giles y también técnico superior en enfermería geriátrica; después apareció El Gordo Vin, encargado de ir al frente, porque se la bancaba, siempre llevaba un bolso con choripanes porque le pintaba el hambre en cualquier lugar, entre los demás estaban, Putin, Picardia, Nanopene, El Fan de Wanda, unos otakus, un par de ponjas haciendo cosas raras, el perro de Susana Gimenez, dos o tres Robertos y el resto users normales que casi nunca aportan nada, como yo, pero que valoran la Taringa de la buena.

El plan a efectuar era destruir a Obacatrollsaurio y su ejército de trolls inservibles que molestaban en todas partes del planeta, acompañado del destructivo Herni.

Cuando todo estuvo planeado, nos dirigimos entre las sombras, como virgos antisociales al lugar del pleito, de la trifulca, del quilombazo, pero antes de ir nos cagamos de risa viendo los Shouts en T!, luego partimos cantando una canción de Juan Bongiovani, también conocido como Jon Bon Jovi.

Como en toda buena pelea debía haber un árbitro, un réferi, en este caso fueron tres, Néstor Pitana, Roger Federer y Stap! Stap!, este último muy conocido en el mundo del boxeo.

Llegamos a la Arena y los dos ejércitos se enfrentaron, los que defendíamos la Inteligencia Colectiva y los Obacatrollsaurienses que defendían la inminente putrefacción de Taringa, Obaca al medio, al lado Herni y NASA_ miente juntos con unos gilazos mas y nosotros con el Comandante al medio, Chola, Vin y toda la linceada y yo al fondo viendo como de costadito.

Cuando sonó el silbato se largó la pelea, y dada la justa casualidad de que en el predio se encontraba David Jeta puso un temita para ambientar, saco su pendrive extreme power trucholution y le dio play con su poderoso Win Amp! Si señores, de fondo sonaba “2 minutos”… piñas van, piñas vienen”.

Volaba de todo, se tiraban con de todo, como la ArenaMatch era de tierra, el guadal comenzó a dificultar la visión y todos se daban con todos,; dientes, ojos, orejas, bolsas de merca, bitcoins, pitusas, un álbum con fotos de la segunda guerra mundial nunca antes vistas, todo volaba por el aire, era imposible ver lo que pasaba. De repente en el horizonte de una colina cercana al ringside un niño rata fabrico un ventilador gigante con botellas plásticas, latas de gaseosa y con un motor a explosión alimentado con Manaos, el viento producido por el ventilador” Hazlo tú mismo” despejo la cancha de box y entonces el enfrentamiento tomo un rumbo más claro.

Carusso Lombardi del bando de Obaca tiraba pantallas de humo que dificultaban la visión de los Linces del Comandante, los robertos seducían a los virgobacas y cuando los tenían a sus pies, Pum! Justo en la boca!, mas allá Stolbizer, Macri, Massa y Scioli repartían votos, planes, choripanes en medio del descontrol, mientras Del Caño se fumaba un caño junto a mí, que estábamos descansando comiendo unas pitusas. En una orilla apareció Herni con su superpoder de succionador indiscriminado de chotas, a una alta velocidad que no dejaba chota sin aspirar y los linces caían al suelo secos, hasta que se encontró con El Comandante, se pararon frente a frente, en sus ojos había fuego y en una ráfaga de viento El Comandante cayó muerto al suelo(SIN CHOTA), Herni era el títere de Obaca que con sus hilos lo comandaba a distancia, y cuando se dispuso a chupetear a los Linces restantes que estaban anonadados por la segunda muerte del Comandante, apareció la Chola Moretz volando por el aire con sus genitales a la vista de todos los taringueros y se interpuso frente a la boca de Herni provocándole la muerte instantánea al susodicho! La Chola quedo tirada en el suelo con sus signos vitales muy bajos, todos quedaron estupefactos, nadie entendía nada, desolación.

La brisa soplaba, el panorama era desolador, muchas personas muertas, otras heridas, otras haciendo posts de como iba la pelea ACTUALIZABLE, otros sacándose selfies. Un corte y una quebrada en medio del pleito, no había quórum, la extinción de Taringa se olía en el aire, hasta que de pronto un haz de luz en el horizonte ilumino a una persona que se acercaba corriendo, aunque era como si levitara y llego al centro de match, cuando la luz bajo la intensidad todos pudimos ver quien era, si, era el, Claudio Maria Dominguez con una sonrisa falsa pero convincente; en el tumulto se escuchó: Quien te conoce papa?; era El Atendedor que se estaba

morfando un chori con el Gordo Vin y Vladimir que hablaba sobre buques y cosas de guerra.

Claudio Maria con un movimiento de brazos que comenzaba desde sus sienes dijo las palabras mágicas: Tolerancia Colectiva y todo se apagó.

Acá estoy, es el año 2045, estoy casado con Sofía, que termino siendo un Roberto pero me acostumbre, Taringa sigue siendo Taringa, pero todos convivimos en comunidad, tolerando lo que venga, porque el crisol de cosas que encontramos acá nos hace fuertes y un ejército muy fuerte! Chau, me voy a inyectar Manaos, la nueva heroína de la década del 40!…

La Chola al final no murió, y se internó en la Selva y fundó La Rebelion AntiFemiNazi.

Obaca comenzó a laburar en un McRonalds.

Los demás… los demás siguen Taringueando!.

Buenas noches!

Historia de Linces (propio)

No comments yet.

Leave a Comment