Facebook Twitter RSS Reset

Hagamos Top a la Argentina que esta por ganar un Nobel

Una científica cordobesa llamada Gabriela Gonzales presenta hoy uno de los hallazgos más importantes de nuestro tiempo.

Gran expectativa por la detección de las ondas gravitacionales, cuya existencia fue formulada hace cien años por Albert Einstein y permitiría comprender mejor el origen del Universo.

Hagamos Top a la Argentina que esta por ganar un NobelLa comunidad científica está expectante hoy ante el posible anuncio de uno de los descubrimientos científicos más grandes de nuestro tiempo, la detección de las ondas gravitacionales, cuya existencia fue formulada hace cien años por Albert Einstein en la Teoría de la Relatividad General y permitiría comprender mejor el origen del Universo.

La expectativa viene dada por la rueda de prensa convocada hoy por un grupo de científicos del Instituto de Tecnología de California (CALTECH), el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y de la Colaboración Científica LIGO (Observatorio de Interferometría láser de Ondas Gravitacionales) para informar de las investigaciones sobre las ondas gravitacionales.

LIGO son las siglas de un experimento internacional que desde 2004 busca detectar de manera directa estas ondas, de las que ya se tienen indicios indirectos sobre su existencia y con las que se puede estudiar el origen del Universo, consigna la agencia EFE. Precisamente, quien está a cargo de la presentación es Gabriela González, una argentina -cordobesa, para más datos- que conduce (LIGO) Science Collaboration, compuesto por profesionales de 15 países y con más de 1000 científicos que trabajan en el proyecto.

Hagamos Top a la Argentina que esta por ganar un Nobel¿Qué son las ondas gravitacionales?

Las ondas gravitacionales son vibraciones en el espacio-tiempo, el material del que está hecho el universo. En 1916, Albert Einstein reconoció que, según su Teoría General de la Relatividad, los cuerpos más violentos del cosmos liberan parte de su masa en forma de energía a través de estas ondas. El físico alemán pensó que no sería posible detectarlas debido a que se originan demasiado lejos y serían imperceptibles al llegar a la Tierra.

Hagamos Top a la Argentina que esta por ganar un Nobel

Son comparables a las ondas que se mueven en la superficie de un estanque o el sonido en el aire. Las ondas gravitacionales deforman el tiempo y el espacio y, en teoría, viajan a la velocidad de la luz. Su paso puede modificar la distancia entre planetas, aunque de forma muy leve. Como explica Kip Thorne, uno de los pioneros en la búsqueda de estas ondas, estos efectos deben ser especialmente intensos en las proximidades de la fuente, donde se producen “tormentas salvajes” que deforman el espacio y aceleran y desaceleran el tiempo.

¿De dónde vienen?

Las explosiones estelares en supernovas, las parejas de estrellas de neutrones y otros eventos producen ondas gravitacionales que tienen más energía que billones y billones de bombas atómicas. La fusión de dos agujeros negros supermasivos es la fuente más potente de estas ondas que puede haber, pero estos fenómenos no son muy frecuentes y además suceden a millones de años luz del Sistema Solar. Para cuando las ondas llegan a nuestro vecindario son tan débiles que detectarlas supone uno de los mayores retos tecnológicos a los que se ha enfrentado la humanidad.

¿Por qué son importantes?

Abren una nueva era en el conocimiento del universo. Hasta ahora toda la información que tenemos del cosmos (solo conocemos el 5%) es por la luz en sus diferentes longitudes de onda: visible, infrarroja, ondas de radio, rayos X… Las ondas gravitacionales nos dan un sentido más y permiten saber qué está pasando allí donde hasta ahora no veíamos nada, por ejemplo, en un agujero negro. La intensidad y la frecuencia de las ondas permitirá reconstruir qué sucedió en el punto de origen, si las causó una estrella o un agujero negro, qué propiedades tienen esos cuerpos y entender mejor esas tempestades en el espacio-tiempo de las que habla Thorne. También permiten saber si la Teoría General de la Relatividad se mantiene vigente en los rangos de presión y gravedad más intensos que pueden concebirse. Detectar estas ondas por primera vez es un hallazgo histórico que probablemente reciba un premio Nobel de Física.



Hagamos Top a la Argentina que esta por ganar un Nobel

¿Qué pasará a partir de ahora?

La búsqueda de ondas gravitatorias no ha hecho más que empezar. Con la configuración actual, LIGO puede ver a una distancia de unos 1.000 millones de años luz de la Tierra. El equipo va a hacer nuevas mejoras tecnológicas para aumentar su sensibilidad. En otoño de 2016 se espera que comience a funcionar una versión mejorada de VIRGO, el detector europeo que debería captar señales idénticas a LIGO. La Agencia Espacial Europea ya prepara LISA, un observatorio espacial de ondas gravitacionales. A su vez, LIGO alcanzará su máxima potencia en 2020.

No comments yet.

Leave a Comment