Facebook Twitter RSS Reset

Ha nacido “La Paloma de Dios”

Ha nacido
Ha nacido
Ha nacido «Me hablaron de la “Mano de Dios” yo les hablare de “La paloma de Dios”»

Ha nacido

La sorpresa que causó la victoria de Perú sobre Brasil fue una nimiedad si se la compara con la actuación del árbitro del partido, el uruguayo Andrés Cunha. El juego de Brasil fue para el olvido, el de Perú también; la tarea del colegiado, no. A falta de 15 minutos para el cierre del partido, Ruidíaz mandó el balón a la red, tras un pase de Polo. Mientras todos los muchachos de Gareca gritaban el gol, los brasileños le protestaban al árbitro, convencidos de que el peruano había empujado la pelota con la mano. Cunha fue a consultar con su asistente y el partido quedó en suspense. Mientras el colegiado escuchaba por el pinganillo las explicaciones del cuarto árbitro (como si fuese un partido de fútbol americano, solo porque la Copa se jugaba en Estados Unidos), los jugadores de uno y otro equipo se enfurecían cada segundo más y más. Fueron dos minutos de un papelón imborrable.