Facebook Twitter RSS Reset

Gusano que come plástico esperanza contra la contaminación

Una investigación de Standford demostró que los gusanos de la harina son capaces de transformar el 50% del plástico en dióxido de carbono y el resto, en desechos que podrían utilizarse como fertilizantes.

Gusano que come plástico esperanza contra la contaminación

Cada año se producen más de 280 millones de toneladas de plástico y el 10% va a dar al mar. El plástico se recicla poco (en Estados Unidos sólo el 10%) y tarda más de cien años en desintegrarse (a veces, mucho más), por lo que siempre ha sido el karma de los ecologistas y el enemigo número uno del medio ambiente.

Por esta razón hoy en día el tema del reciclaje ha pasado a ser fundamental y forma parte de la educación pre escolar por orden ministerial, un tema importante de RSE en las empresas y un gran capítulo dentro de las promesas de campaña de los candidatos políticos. Y si bien se ha logrado generar un poco de conciencia al respecto, aún queda mucho camino por delante.

Pero al parecer, nos estaríamos acercando a una solución que ayudaría, en parte, a combatir el problema de la contaminación plástica. Un equipo de científicos de la Universidad de Standford lleva años investigando sobre cómo apresurar la desintegración del plástico, y acaba de presentar los resultados de un estudio, cuyos resultados fueron publicados en la revistaEnvironmental Science and Technology,que constató que el diminuto el gusano de la harina (una de las especies más comunes) es capaz de alimentarse de espuma de poliestireno (conocido coloquialmente en Chile como plumavit), un plástico no biodegradable.

Lo que observaron los científicos es que estas larvas transforman el 50% de la espuma que consumen en dióxido de carbono y el otro 50% lo excretan como fragmentos biodegradados, y comprobaron que el consumo de plástico no afectaba la salud de los gusanos, los que pueden sobrevivir en perfectas condiciones alimentándose exclusivamente de espuma de poliestreno, material que se utiliza habitualmente para embalar y para fabricar todo tipo de objetos.

En el experimento, el equipo utilizó 100 gusanos, que comieron entre 34 y 39 miligramos de espuma de poliestireno al día, convirtiendo aproximadamente la mitad en dióxido de carbono, como cualquier otro alimento que consuman. Además, los excrementos producidos se podrían utilizar para fertilizar los cultivos.

¿Cómo lo logran? A diferencia de otros métodos conocidos para tratar el poliestireno, el sistema digestivo del gusano de la harina es capaz de biodegradar el compuesto de una forma rápida y segura. Por esto, el equipo de investigadores está estudiando el procedimiento que siguen las bacterias presentes en el estómago de estas larvas para procesar el material, una información que permitirá gestionar adecuadamente estos residuos yreducir la contaminación producida por el plástico.

Según los responsables de este estudio -en el que colaboraron expertos chinos y cuyos resultados fueron publicados en la revista Environmental Science and Technology- esta es la primera ocasión en la que se obtienen pruebas detalladas de la degradación bacteriana de plástico en el intestino de un animal.

Ahora están investigando qué otros tipos de plástico son capaces de biodegradar estos gusanos.

¿Qué significa este descubrimiento entonces? Que los gusanos de la harina son una potencial arma de tratar residuos plásticos, y como explicó el líder del estudio, Wei Min Wu, “nuestros resultados han abierto una nueva puerta para resolver el problema mundial de la contaminación del plástico”.

No comments yet.

Leave a Comment