Facebook Twitter RSS Reset

Guillermo le hizo sacar los aritos a Osvaldo

Guillermo le hizo sacar los aritos a Osvaldo
Guillermo le hizo sacar los aritos a Osvaldo

Todos tenemos que entender que formamos parte de Boca cuando entrenamos y jugamos un partido, pero también hay que entender que estamos todo el día representando a Boca, ya sea el entrenador o un jugador. Hay que tener cuidado en todo sentido y ser profesionales. Yo confío en los jugadores”.

Guillermo Barros Schelotto, además de ser padre, marido, ex jugador e ídolo en al menos dos clubes, es el técnico del club más grande del país -con todo lo que eso implica. Su visión, valores, reglas y modos se trasladan a la manera de conducir al grupo que integra el vestuario más famoso del fútbol argentino. Se sabe: ser entrenador no se trata simplemente de diagramar entrenamientos, elegir un sistema, a los intérpretes y dar indicaciones desde un costado. Es mucho más que eso. Y, entre otras cosas, saber sacar lo mejor de cada uno de sus jugadores es una de las bases del éxito. Seriedad, intensidad, sacrificio y trabajo son cuatro palabras que nunca faltarán en su diccionario.

Guillermo le hizo sacar los aritos a Osvaldo

No se puede decir que sorprendió, pero sí impactó con sus entrenamientos a puertas abiertas y lo directo de sus mensajes para los jugadores (“Tienen prohibido tirar centros de mierda” ya se convirtió en remera). La contundencia también se extiende a lo buscado fuera de los límites de la Bombonera y el complejo Pedro Pompilio. Daniel Osvaldo es un símbolo. Desde su regreso al club, el jugador bajó el perfil en relación a su primer ciclo. No fue casualidad: fue un pedido de Daniel Angelici que empezó a ser ejecutado por Arruabarrena y su cuerpo técnico. Guillermo, incluso, fue más allá. Le sugirió (por decirlo de alguna manera) que dejara de usar los aritos para entrenarse -de hecho, está prohibido jugar con esos accesorios en los partidos oficiales. Y el 9 cumplió.

Guillermo le hizo sacar los aritos a Osvaldo

“Son distintas las formas, cada uno tiene su manera de pensar y su forma de ser. Nosotros somos jugadores y tenemos que adaptarnos a ellos. Guillermo, el Vasco y todos los entrenadores que he tenido han sido distintos. Uno siempre trata de sacar lo mejor de cada uno. Es una manera de verlo mía, pero coincido con varios de mis compañeros”, analizó Federico Carrizo, el principal recuperado por el nuevo DT. Se refería a las diferencias evidentes en la manera de comunicarse entre un cuerpo técnico y otro. Mientras el Vasco y compañía eran más cercanos al jugador y conciliadores en el mensaje, Guille se caracteriza por la contundencia sin vueltas. Por su forma de ser, el estilo de conducción y la espalda que le da la idolatría máxima.

Javier Valdecantos, preparador físico y pieza clave del cuerpo técnico, trajo un estilo distinto y elevó la vara de exigencia en los entrenamientos. La manera de jugar pretendida necesita de jugadores al 100% de sus posibilidades. “Se lesionó el Cata. Y se van a seguir lesionando, porque los jugadores tienen que estar al límite”, explicó el Melli en La Paz. Clarito.

Las fechas FIFA les permitieron a los Schelotto contar con dos semanas de trabajo completas, necesarias en épocas de un partido tras otro. No habrá soluciones mágicas cuando se reanude el campeonato, está claro. Pero ya están las bases sentadas. A Boca le vino bien que el DT haya parado la bocha.

Guillermo le hizo sacar los aritos a Osvaldo

No comments yet.

Leave a Comment